Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 28 de Marzo, 2006, 14:58

Durante la primera reunión física del curso Los puentes entre el arte, la ciencia y la tecnología, estuvimos comentando la obra de Marcel Duchamp. Confieso que no lo conocía, aunque sí recordaba los objetos "ready-made", prácticamente una expresión totalmente nueva inventada por él.

El bueno de Duchamp (1887-1968) fué un artista francés-americano, que abrevó y pasó por varias escuelas del arte de la pintura y la escultura, pero que a su vez siempre se distinguió por su originalidad. Ha ejercido gran influencia luego de la segunda guerra mundial, curiosamente cuando ya su obra estaba terminada, y él se dedicaba a otro asunto con su pasión característica: el ajedrez.

Al parecer, cantidad de artículos y libros tratan sobre Duchamp, pero él, en las entrevistas que otorgó en vida, agrega más misterio sobre su obra. Según él, el "acto creativo no lo ejecuta solamente el artista; el espectador trae el trabajo artístico al contacto del mundo externo, descrifrando e interpretando sus cualidades internas, contribuyendo así al acto creativo". De ahí la reluctancia de Duchamp a dar interpretaciones concretas de sus obras.

En el curso, nos mostraron algunas de las obras "ready-made" de Duchamp: objetos de todos los días, como muebles o partes de muebles, ruedas de bicicletas. Según un asistente, el primero de todos fue el famoso "Fuente" ("Fountain"), un urinal volteado, que el propio Duchamp arrancó del baño del lugar de exposición, y firmó con un nombre inventado "R.Mutt". Al parecer, quería llamar la atención sobre "qué es el arte". Lo que en su momento fue disfrute de una élite de poder, en estos tiempos es algo exhibido en museos y exposiciones: al estar el urinal en una exposición, era automáticamente nombrado "arte"? Atacaba así el concepto de "gran arte" y "cultura", convirtiendo a los objetos más comunes en algo distinto.

"Fountain"

"Large Glass"

Duchamp tiene ese aire provocador durante toda su producción. Una de sus obras de pintura, es una imitación de la Mona Lisa de Leonardo, pero con bigote y barba de chivo. La tituló L.H.O.O.Q, sigla cuyo sonido en francés se parece a la frase "elle a chaud au cul", algo así como que "ella tiene un culo caliente".

En el curso, se mostró una foto de "Desnudo descendiendo la escalera, No. 2", donde muestra el movimiento, superponiendo imágenes. Junto con otro tema tocado en la primer clase (el arte prehistórico), me hizo recordar a alguna pintura rupestre, donde un jabalí es representado con varias patas, como si estuviera corriendo en una moderna tira de la página final de un diario.

Duchamp, francés, escapó del servicio de la primera guerra, aduciendo una enfermedad cardíaca dudosa, recalando en Estados Unidos, país que abandonó y al que volvió varias veces, y del que se haría ciudadano en 1955.

Salvador Dalí, que conoció a Duchamp, comentar un viaje que hicieron juntos, durante la segunda guerra: "Marcel Duchamp me habló de un nuevo interés en la preparación de la mierda, en el cual las pequeñas excreciones del ombligo' eran las ediciones 'deluxe'. A eso, repliqué que deseaba mierda genuina, del ombligo de Rafael. Hoy, el artista pop Verona vende mierda de artistas dentro de sofisticados presentaciones como un elemento de lujo".

Curiosamente, a toda esta actividad artística, Duchamp la cambió por el ajedrez. A partir de 1923, cada vez le dedicó más tiempo a este juego, llegando a ser Gran Maestro en su país, pero reconociendo que no podía llegar más alto (hubiera querido obtener el título de MI, Maestro Internacional), igualmente no lo abandona, dedicándole siempre tiempo. Descubre más adelante el ajedrez postal, y participa como periodista de ajedrez en columnas semanales de diarios. Le gustaba jugar aperturas hipermodernas (no podría esperar menos de Duchamp). Hasta escribió un libro en colaboración, sobre finales, creo de peones, sobre casillas conjugadas, partiendo de una posición de Lasker-Reichelm (desconozco si fue compuesta por estos dos, o fue resultado de una partida jugada entre Lasker y el otro ajedrecista). Curiosamente, las conclusiones del libro, fueron utilizadas por Samuel Becket en su obra "Endgame" (Final de Juego). Duchamp llega a jugar, en 1968, una partida con John Cage, donde el tablero producía música, provacada por células fotoeléctricas situadas debajo de cada escaque.

En el 2004, su obra "Fuente" fue votada como la pieza de arte con más influencia del siglo XX. El voto fue emitido por 500 personas de las más importantes en el mundo del arte británico.

Más información sobre Duchamp en

http://en.wikipedia.org/wiki/Marcel_Duchamp (principal fuente de consulta utilizada para esta nota)
http://en.wikipedia.org/wiki/Found_art
http://en.wikipedia.org/wiki/Fountain_%28Duchamp%29
http://www.marcel-duchamp.com/
http://www.marcelduchamp.org/
http://www.marcelduchamp.net/
The Creative Art