Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 15 de Octubre, 2006, 20:09

Recuerdo a mi madre, llegando de compras, o limpiando la casa, o revisando mi tarea escolar, y dándome coscorrones en la cabeza, ante alguna equivocación. Tantos días, tardes y noches, cuidándome, viendo cómo crecía, vigilándome en la infancia, guiándome en mis primeros pasos.

Recuerdo su canción de cuna, que nunca más he vuelto a escuchar. Sus retos, provocados por alguna travesura mía. Su alegría, ante algun pequeño logro en mis actividades. Ella me adoptó a mis pocos días de nacer, y junto con mi padre, me hicieron parte de su familia. Fuí, de alguna forma, el niño mimado. Intuyo los esfuerzos hechos, para que pudiera tener una educación formal, para que cada día tuviera todo resuelto, desde la comida, la ropa, los juguetes, los interminables libros de mi años juveniles. Y sobre todo, lo que uno recién llega a apreciar con los años, ese amor incondicional de una madre.

Recuerdo su preocupación cuando enfermaba, sus cuidados de todo el día en esos casos. Cómo me atendía durante horas, dejando de lado todo, como si yo fuera lo único que existiera.

Tuve que asistir a ver cómo una mujer llena de vida, languidecía con una larga y terrible enfermedad. Recuerdo sus últimos días, con alguna sonrisa en su rostro, y luego, meses de vida vegetativa.

Hoy extraño el coscorrón, la canción de cuna, la comida, la sonrisa, y ese sentimiento suyo, que ya no está. Espero que todo lo que hizo, por que tuviera un futuro, sirva de algo. Lo que trato de hacer de bueno en mi vida, poco o mucho, es para justificar, de alguna forma, todo su sacrificio.


Por ajlopez, en: General