Angel "Java" Lopez en Blog

Noviembre del 2006


Publicado el 13 de Noviembre, 2006, 13:24

El sábado escuché, despues de veinte años, la canción "Entre lágrimas y euforias". Alejandro Lerner, el autor, se la había dedicado al padre, fallecido. Pero para mí, es el recuerdo de una mujer, con la que escuché esa y otras canciones, allá en los ochenta del siglo pasado.´

Aún me sorprendo recordando tardes con ella, largos viajes en colectivo para ir a verla, el triángulo Quilmes, Lomas de Zamora, Buenos Aires, que eran nuestros lugares de encuentro. Recuerdo la risa, la sonrisa, la alegría de estar con ella, los momentos que vivimos, el sentir su cintura cuando caminábamos por una calle perdida, su perfume. Las promesas, los planes para el futuro, la vida a compartir.

Tantas cosas han pasado. Ella ya no está. Creo que pocas veces me emborraché tanto como la noche en que se casó (con otro). Y ahora, tanto tiempo después, la letra de la canción tiene otro sentido:

Este loco juego de vivir,
Esta nueva aventura de sentir
Te has ido en el medio de mi historia
Entre lagrimas y euforia
Pienso en ti

Aun no he terminado de entender,
Aun no he terminado de crecer
Vida y muerte solo dos palabras,
cual es buena y cual es mala para mi

Solo queda el silencio de tu sombra
Y el eco de mis gritos que te nombra
Intento retenerte en mis recuerdos
Estas demasiado lejos y pienso en ti
Pienso en ti

Solo queda el silencio de tu sombra
Y el eco de mis gritos que te nombra
Intento retenerte en mis recuerdos
Estas demasiado lejos y pienso en ti
Pienso en ti

Aun no he terminado de entender,
Aun no he terminado de crecer
Te has ido en el medio de mi historia
Entre lagrimas y Euforia
Pienso en ti
Por ajlopez, en: General

Publicado el 6 de Noviembre, 2006, 10:13

La gente de www.redtienda.com en su boletín 84 me acerca este interesante artículo de Ken Blanchard:

==================================================

¡Aprende A Decir No!
  -- por Ken Blanchard
  -- http://www.redtienda.com/newsletter84.htm#1

Decir no es simple, pero no siempre fácil para la mayoría
de la gente. He determinado que tú debes tener una
sistemática, filosóficamente-basada aproximación para
decir no. Yo recomiendo tres pasos:

1. CONOCE CUÁLES SON TUS METAS Y PRIORIDADES.

Si tienes un plan para administrar tu trabajo y tiempo,
es más fácil decir no a nuevas actividades que no caben
en tu agenda. Nosotros tenemos un dicho en uno de
nuestros programas que dice, "Una persona que no tiene
metas es usada por alguien que sí tiene."

Sé claro en cuáles son tus prioridades. ¿Qué estás
tratando de alcanzar al momento y para cuándo? ¿Cómo
puedes enfocar tu energía en cosas que se moverán hacia
esas metas? Tú tienes que ser un tanto inflexible. Un
trabajo u oportunidad puede ser una distracción. Sólo
deja que tus metas se vuelvan tu boleto a la realidad.

Para alcanzar estas metas, tú necesitas fijar prioridades
y seguir con ellas. Entonces serás capaz de discernir
mejor si las oportunidades son importantes para ti en
este momento de tu vida.

Todo buen desempeño comienza con metas claras. Sin metas
claras pronto serás una víctima de demasiados compromisos.
No tendrás marco de trabajo en donde tomar decisiones
acerca de dónde deberías o no deberías enfocar tu energía.
Soy mucho mejor diciendo no cuando estoy claro acerca de
cuál es mi enfoque y mis metas.

2. SE REALISTA ACERCA DE LAS CONSECUENCIAS DE HACER UNA COSA MÁS.

Esto es para ti mismo así como para la persona que quiere
tu tiempo. He encontrado que la mejor aproximación es ser
honesto y directo. Por ejemplo, puedes decir, "Si yo hago
esto, no podré hacer las otras cosas a las cuales me he
comprometido," o, "Con las actividades que tengo ahora,
estoy seguro de que no haré un buen trabajo como me gustaría
y ambos estaremos decepcionados."

Cuando una nueva oportunidad viene a mi camino a menudo
hago un cumplido acerca de la idea (si siento que tiene
mérito) y entonces digo, "elijo no involucrarme."

He encontrado que esta es una poderosa aproximación.
Estoy sorprendido de que cuando la uso la gente no dice,
"Bueno, ¿por qué no puede hacerlo?" Ellos simplemente lo
aceptan y dicen, "Gracias."

3. OFRECE ALTERNATIVAS Y SOLUCIONES.

Sugiérele a alguien más que sientas que puede hacer un mejor
trabajo o que esté disponible antes para trabajar en la tarea.
Si la petición es de un jefe, sugiere un proyecto o prioridad
que estés haciendo que podría ser abandonado, retrasado, o
dado a alguien más, o pregúntale a él o ella que sugiera un
plan alternativo.

La aproximación que uses, por supuesto, depende de quién esté
solicitando tu compromiso, de lo que la tarea o proyecto sea,
y del marco de tiempo involucrado. Una petición de tu jefe
involucrará más consideración y discusión que una petición
de un asociado o alguien que no conoces.

En una investigación hecha por Charles Garfield sobre gestores
de punta muestra que ellos se enfocan solamente en unas pocas
cosas al mismo tiempo. Peter Drucker asevera que las únicas
personas que realmente consiguen terminar alguna cosa son
monomaníacos--gente que se enfoca intensamente en una cosa
a la vez. Mientras más aceptes, más grande la posibilidad de
que perderás efectividad no solamente en terminar la tarea,
sino muy probablemente en todos los aspectos de tu vida.

Mantén en mente que cuando dices no, no les estás diciendo no
a ellos, solamente a su propuesta. Existe sólo una persona
que puede rechazar a esa persona y son ellos mismos. Eleanor
Roosevelt dijo, "Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu
permiso."

==================================================

Por ajlopez, en: Emprender

Publicado el 6 de Noviembre, 2006, 0:02


Un interesante artículo escrito por el filósofo español Fernando Savater, ha sido publicado el diario Clarín en su edición del domingo 5 de Noviembre. El artículo completo lo pueden encontrar en

La historia no terminó: las ideas siguen levantando trincheras
http://www.clarin.com/suplementos/zona/2006/11/05/z-03901.htm

Aquí, en mi blog, me gustaría comentar algunos párrafos, que me parecen interesantes. Ese interés está provocado, en gran parte, porque el bueno de Savater trata temas sobre los que estoy, estuve o estaré meditando en breve, como el posmodernismo, el fin de la historia, o la opinión en los blogs. Me temo, entonces, que mi revisión y comentario estará sesgada por esos intereses, y seguramente, me perderé alguna idea más suculenta planteada por el autor, por no haberle dedicado algo de atención.

Comienza con su estilo característico, mofándose de las pretensiones sobre el fin de la historia:

Reconozcamos que cuando leyó la noticia de su muerte en el famoso ensayo de Francis Fukuyama, la historia podría haberle contestado a este funcionario lo mismo que Mark Twain al periódico en que apareció anticipadamente su necrológica: "Estoy en posición de asegurarle que se trata de una exageración".

La emprende también contra la posmodernidad, en donde "la Verdad había sido destronada como reina absoluta y sustituida por la presidencia democrática y al alcance de todos los presupuestos de la Interpretación". Es realmente placentero leer en pocas líneas una descripción tan poderosa de semejante movimiento.

Nos recuerda que por más presagio de culminación de la historia, o más gimnasia del pensamiento que la posmodernidad nos ha hecho hacer, sigue siendo éste un mundo complejo, donde aparecen fundamentalismos de varios extremos.

Menciona a la lucha de la ciencia (arma que por lo menos ataca las creencias y no a los creyentes), versus la nueva idea del diseño inteligente, a la que denomina "creacionismo con estudios primarios".

Mas que seguir leyendo éste mi artículo, recomendaría ir a visitar el original, mencionado arriba, donde encontrarán más frases con retruécanos, florituras e ironías. Y donde trata temas como la globalización, y sus oposiciones, como el altermundismo. Nada se escapa a su escrito. Tampoco, me temo, Internet, y los blogs como éste que estáis leyendo. Escribe:

"el vaivén de las Ideas no cesa ni se amortigua. Al contrario, la web y sus blogs innumerables lo han acelerado hasta lo vertiginoso. Como cualquiera puede colgar sus criterios o dicterios en la red, hay una generación que supone que todos valen por igual. La necesidad de argumentar las opiniones es vista como un culpable elitismo: tengo tanto derecho como cualquiera a decir lo que pienso, pero nadie puede exigirme que lo fundamente."

Aplaudo y apoyo, desde este lugar, semejante declaración. Espero no caer en la falta de fundamento en las opiniones que he escrito o que escriba, aunque pueda no librarme de la equivocación. Y espero que los lectores de los blogs, los diarios, los libros, o las publicaciones cualesquiera, no opinen que "valen por igual". Todo escrito debe examinarse con espíritu crítico, como toda idea. Y si alguien opina, debe hacerlo de forma clara, y aportando el argumento necesario para explicar en qué se basa para llegar a sus conclusiones.

Como se imaginarán, ya vendrán por este mi blog personal, artículos sobre Fukuyama, el "sentido" de la historia, hacia donde vamos, y demás yerbas, a las que me atrevo, simplemente de inquieto.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía