Angel "Java" Lopez en Blog

8 de Junio, 2007


Publicado el 8 de Junio, 2007, 12:07

Hace un tiempo escribí sobre la necesidad de la claridad en un texto (ver A favor de la claridad). He imaginado un texto, totalmente inventado, que podría escribir alguien que quiera discutir, algunos de los puntos de aquel mensaje mío, quizás en oposición, quizás afirmando que "el lenguaje no existe":

...Nada de lo expuesto hasta ahora, nos libra de la oposición aparente, entre claridad abstrusa y oscuridad creativa, que todo texto posee en el acto hermenéutico del otro, construido desde antes como sujeto. El lenguaje perteneciente a la otridad, inalcanzable con aclaraciones previas (tan fútiles como provisorias), es tan lejano como el lenguaje del propio yo, instanciado como proposición en el acto del mensaje, pero nacido ya muerto o endeble, y al alejarse del emisor original, y de la figura y modelo que representa, se convierte en ficción antes de llegar a un destino, que no lo espera ni desea. La ilusión inalcanzable de la comunicación intersubjetiva, es tan endeble como insoportable, y al realizarse, anula las posibilidades de interpretación mas allá de los participantes, quedando el acto de comunicación, cercenado, inconcluso, perdido en el medio de la lucha, de la angustia de dos opuestos que se buscan y repelen, en la constante dialéctica que nos acompaña, y que llamamos mundo, ilusoriamente compartido.
 
La ausencia de enlaces, de puertas a otras dimensiones, constituye la anulación de esos puentes, la caída de los canales que nos unen con otros universos, tan llenos de modelos arbitrarios como el propio nuestro, tan imaginarios como reales son los actos de visitarlos.
 
La definición es superflua, y hasta anula o ensucia la tautología de todo mensaje analítico. Lo sintético surge, en la vivencia misma, no en el congelamiento de una sarta de relaciones, de objetos/sujetos descriptos. La apelación al uso de ejemplos, solo encubre la necesidad de especímenes inexactos, que acosan y destruyen todo intento de interpretación subjetiva, y en lugar de armar el puente comunicativo tan deseado, lo llenan de obstáculos, que impiden su uso para la comunicación en todas direcciones, o la creación de novedosos rumbos, recien creados caminos y destinos, pues que es el puente, sin extremos, o el camino, sin caminante?

Bueno, espero que nadie se dedique a escribir de este modo. Prefiero la claridad que la floritura, por lo menos para la discusión o la exposición de algo. Hay tantas formas más amables de escribir, que apelar a lo de arriba, a una alambicada exposición, me parece más una moda o una forma de mostrarse.

Pero claro, escribir "en difícil" es más cool, viste?

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía