Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 16 de Julio, 2007, 12:14

Encuentro en la introducción al "Discurso del Método" de Renato Descartes, publicado en 1637, estos párrafos:

El buen sentido es la cosa que mejor repartida está en el mundo, pues todos juzgan que poseen tan buena provisión de él que aun los más difíciles de contentar en otras materias no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos se engañen, sino más bien esto demuestra que la facultad de juzgar bien y de distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es por naturaleza igual en todos los hombres; y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no procede de que unos sean más racionales que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por caminos distintos y no consideramos las mismas cosas. No basta, ciertamente, tener un buen entendimiento: lo principal es aplicarlo bien. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, como de las mayores virtudes; y los que caminan lentamente pueden llegar mucho más lejos, si van siempre por el camino recto, que los que corren, pero se apartan de él.

Vemos que "buen sentido" es "razón", o mejor, la facultad natural para distinguir lo verdadero de lo falso,  para Descartes. Como en otras partes de la filosofía, no siempre una palabra y expresión se usa de la misma manera. Leo en las notas que tengo de esta introducción, que Descartes usa como equivalente a "luz natural" y "facultad de juzgar", mientras que "bons sens" es reemplazado en su latín por "bons mens", en su "Reglas para la dirección del espiritu". Bueno, "bons mens" puede significar "razón", pero en otros contextos, se emplea como "sabiduría", por ejemplo, entre los estoicos.

Hasta la palabra "entendimiento" del párrafo de arriba, es en realidad, una palabra de traductor, porque el original habla de "sprit". El traducotr se justifica porque "en este caso se refiere a ese aspecto del espírtitu". García Morente lo traduce por "ingenio", supone basado en las versiones latinas de las obras de Descartes, donde usa "ingenium".

Pero estos son detalles. En la última frase, ahí, se nota el preludio, el orgullo de la presentación de su método. Indica que ante igualdad en la facultad de razón, se puede llegar más lejos por "el camino recto", que terminará siendo ese método que propone. Francis Bacon, en el "Novum Organum", escribe, en 1620, diecisiete años antes que el Discurso: "El cojo, dentro del camino, adelanta al corredor fuera de él".

Me interesa Descartes: de una y otra manera lo he visto surgir en mis lecturas. Por alguna razón, se lo pone como filósofo bisagra, como un antes y un después, como un fundador de la subjetividad (sea lo que esto signifique), y hasta de la modernidad. Me parece que hay pensadores, más que corrientes. Pero Descartes sigue vigente, desde la crítica de Damasio y su neurociencia, hasta su revisión en varios filósofos del siglo XX, como Husserl, y Ortega y Gasset.

Quisiera terminar que, dejando de lado el empleo de palabras que dependen del contexto histórico, y otros, el bueno de Descartes parece preocuparse por la claridad. También destaco su interés, su trabajo, en pensar por sí mismo (llega un momento de su vida, donde Descartes deja de leer a otros). Y su preocupación por pensar en soledad, en tranquilidad.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía