Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 29 de Julio, 2007, 0:07

Sigo de mudanza de libros, de Quilmes a Buenos Aires. En esta etapa, me ha tocado organizar, empacar, y espero mudar, una gran cantidad de libros y revistas y papeles (son cerca de cincuenta cajas de archivo), que han habitado en mi infancia y adolescencia (ya me había encargado el año pasado y este mismo año, de traer los materiales de mis últimas décadas, ver Libros y más libros).

Ha sido una grata tarea. Me he reencontrado con libros de mis primeros años de escuela, hasta algunos que marcaron mis preferencias de conocimiento. Por ejemplo, he rescatado un ejemplar de "Cosmos" de Carl Sagan. Y un libro del astrónomo español Comas Sola, que me sirvió para aprender sobre el sistema solar, más allá de lo que daban mis libros de estudio. Es interesante observar cómo Comas Sola escribió influido por sus propios conocimientos y pareceres: llega un momento donde reniega de la explicación de Hubble sobre el corrimiento al rojo, y trata de dar una teoría propia. Y no quiero olvidarme de algún libro de matemáticas, que fue el primero en mostrarme lo que es una matriz cuadrada, su determinante, y el desarrollo del binomio de Newton. Como ven, no me privaba de nada en aquellos años setenta... ;-)

Pero hay tantos otros libros para comentar. Desde viejos libros de historia argentina y mundial, hasta alguna enciclopedia, o la excelente colección de fascículos Tecnirama, unos diez tomos que me fueron regalados en mis años mozos, de escuela primaria. Creo que han sido los textos que más han influido en lo que hoy me gusta. Consisten en una colección de revistas que aparecían creo que semanalmente, donde en cada número se trataban distintos temas, desde Química Inorgánica, a Física, a Astronomía, a Química Orgánica, a Mecánica del automóvil, y así. Excelentes dibujos, de ahí aprendí lo que es la tabla periódica, lo que son los orbitales electrónicos, lo que es una base y un ácido, un alcohol y un azúcar, lo que es teorema de Pitágoras, o la teoría general de la relatividad. En la contratapa, había pequeños artículos sobre temas diversos. Recuerdo uno que influyó poderosamente en mi apreciación de la ciencia: uno donde se deducía el radio del átomo de hidrógeno desde algunas consideraciones plausibles de la teoría de Borh. Me pareció esclarecedor, indicio de lo poderoso que es la investigación científica, que puede, en base a modelos, describir (o aproximarse a alguna descripción de) cómo es el Universo. En esas páginas encontré la primera referencia a la teoría de la expansión del Universo, curiosamente al mismo pie de igualdad que la que se basaba en la creación continua de materia de Fred Hoyle y cía (en aquellos años, no se había impuesto en el ambiente de divulgación el big bang como explicación predominante).

¿Y qué decir de los atlas, mapas e información geográfica de aquellos tiempos? Hay gente mala que dice que tengo tantos años, que en mi infancia solamente había un continente, Pangea. Mentira. Pero encuentro en esos antiguos mapas, en esos casi portulanos, una gran mancha naranja, intitulada Unión Soviética.

Yendo más atrás, encuentro un almanaque, un libro con artículos, consejos, y predicciones meteorológicas, de la década del 50, en medio del peronismo, en mi pais, Argentina. Veo el mapa de mi pais: no existía la provincia del Chaco, sino la Gobernación Presidente Perón. Y alguna provincia de lo que hoy es la Patagonia, estaba dedicada a Evita.

Vuelvo a encontrarme con alguna edición obscena del Martín Fierro, de El Santo de la Espada, con Una excursión a los indios ranqueles, con libros de literatura que creía olvidados, con Selecciones de Reader's Digest de la presidencia de Eisenhower y Kennedy, con revistas como Humor (creo haber visto alguna tapa con Videla y demás militares de la dictadura, retratados por Cascioli), y Humor y Juegos (donde me encontré con los juegos de ingenio, que ya me hiciera conocer Martin Gardner con sus columnas de la Scientific American), con los míticos Parsecs, Minotauro, Toco y Canto, y demás revistas que compraba ya en mi adolescencia tardía.

He rescatado libros que creía perdidos, desde un Platero y Yo, de Giménez, hasta un Shunko, hasta un María de Isaacs, hasta un Metafísica del bueno de Aristóteles. Me he reencontrado con varios libros de ajedrez, como los manuales de Grau, o los tomos de apertura de Pachmann, que deben estar desactualizados. Hasta he encontrado algún tomo de la Enciclopedia Yugoeslava de aperturas, de aquellos años, donde la siciliana cambiaba a cada torneo.

¿Y qué decir de mis libros de texto? Algunos perdidos, como el Fatone de Lógica, o algún Ibañez de Historia universal, o el Psicología de Venturini. Me he llevado una sorpresa, recuperando viejos libros de divulgación infantil, que me dieron tanto para pensar, como alguno de editorial Codex, sobre planetas, otro sobre geología, y otro sobre la historia de la aviación. Libros que he encontrado con las páginas gastadas de años de haberlos escrutado, disfrutado, y ahora vuelven de alguna forma.

He vuelto a encontrar una Biografía de la física, de Gamow, y los artículos de divulgación de Asimov, de los cuales, el que más me hizo pensar es El electrón es zurdo, uno de sus más interesantes artículos.

Pero así como recupero libros, tengo varias pilas de revistas de aquellas épocas, principalmente de computación. Desde viejas Byte, hasta venerables Dr. Dobb's, y las exquisitas Investigación y Ciencia, que me abrieron los ojos a lo que pasaba en esos ámbitos (computación y ciencia) en mis tiernos ochenta del siglo pasado.

De vez en cuando, en el revuelto que resulta de semenjante pila de papel, me encuentro con cuadernos, carpetas, y apuntes míos. Me asombro de la mejor letra manuscrita que tenía entonces.

No quisiera aburrirlos con semejante catálogo, y tantas minucias olvidables. Disculpen tamaño detalle de algo que puede importar poco, tal vez relevante sólo para mí. Pero quería recrearme, en este post, en la alegría de reencontrarme con amigos que me acompañaron, en la soledad, en mis juegos de uno solo, en los primeros años, que me alimentaron y me formaron de alguna forma.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: General