Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 26 de Agosto, 2007, 0:09

Ya escribí sobre Thomas Hobbes (1588-1679) en estos días. Ver:

Hobbes y los sentidos
Hobbes y lo artificial

Sigo escribiendo sobre él, para dejar por escrito algunos párrafos que me llaman la atención, y me sirven para aclarar mis propios pensamientos sobre el tema. Veremos más adelante, cómo trata el lenguaje, donde tiene algunas declaraciones que se acercan a mi postura sobre la claridad.

Mientras, sigamos con el capítulo III de su Leviatán, donde aparece una discusión sobre

... serie de pensamientos, entiendo esa sucesión de un pensamiento a otro que se denomina discurso mental (para distinguirlo del discurso verbal).

Hobbes me parece claro e interesante de leer: es uno de los primeros que plantea cómo "funciona" nuestra mente, que se pregunta por los vericuetos de cómo el ser humano opera. Y las respuestas que da, son muy similares a las que encontraríamos hoy, y que de alguna forma, van siendo refrendadas por la investigación científica. No todo lo que discutimos del ser humano ha sido explorado por la ciencia, pero parece que lo que expone el bueno de Hobbes es bastante plausible, dado lo que sabemos por el momento.

El ignorar algo no debe detenernos en la discusión. Solo debemos, como siempre digo, estar "aware", advertidos, percatados de nuestra posición.

Sigamos con Hobbes, más adelante escribe

Esta secuencia de pensamiento o discurto mental es de dos tipos. El primero es sin guía, sin designio e inconstante; allí no hay un pensamiento apasionado que gobierne y dirija hacia sí a los que siguien, como el fin y la intención de algún deseo, o de otra pasión, en cuyo caso los pensamientos se dice que fluctúan y parecen irrelevantes entre sí, como en un sueño....

El segundo tipo es más constante, pues está regulado por algún deseo o designio. Porque la impresión causada por las cosas que deseamos o tememos es fuerte y permamente, y en caso de haber cesado durante cierto tiempo, retorna deprisa. A veces es tan fuerte que puede impedir y romper nuestro sueño....

Como siempre en Hobbes, aparece el concepto de miedo.

Pero el punto que me interesa hoy destacar, es cómo más adelante describe, lo que yo llamaría operar con un modelo mental:

A veces, un hombre desea conocer la secuela de una acción, y piensa en alguna acción pasada similar, y en los eventos derivados de ella uno tras otro, suponiendo qué hechos se seguirán de acciones análogas. Quien prevé qué acontecerá a un criminal, reconstruye lo que ha visto como consecuencia de crímienes semejantes, y su orden de pensamientos comprende el crimen, el funcionario, la prisión, el juez y las galeres.... cuanta más experiencia tenga un hombre de las cosas pasadas tanto más prudente será, y tanto menos le fallarán sus expectativas. El presente sólo tiene su ser en la Naturaleza; las cosas pasadas sólo tienen su ser en la memoria, pero las cosas por venir no tienen ser alguno, pues el futuro no es una ficción de la mente que aplica las consecuencias de acciones pasadas a las acciones presentes, cosa que se hace con tanta mayor seguridad cuanta más experiencia posea una persona....

Justamente, el operar con un modelo, es algo que mencioné en:

Las cosas y la esencia

Yo agregaría al comentario de Hobbes, algo sobre el conocimiento de los mecanismos de las cosas para prever el futuro, mecanismos que descrubrimos en gran parte con el uso de una actitud científica. Sigamos leyendo:

No hay otro acto de la mente humana que yo recuerde, naturalmente implantado en él y que sólo necesite para su ejercicio el hecho de nacer hombre y vivir con el uso de sus cincos sentidos.

Se refiere a esta capacidad de encarar un discurso mental. Es algo que no vemos evidente en los animales, que parecen carecer de esta caracaterística. Tal vez algunos primates, conciban el uso de herramientas en algunos casos, aplicando algún germen primitivo de esta capacidad. Pero hasta donde sabemos, es una capacidad humana.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía