Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 29 de Agosto, 2007, 12:12

Thomas Hobbes, al discurrir sobre el discurso mental, la secuencia de pensamientos, que es una capacidad humana distintiva, llega a un momento, al final del capítulo III del Leviatán, que coloca de nuevo a la imaginación en su discusión, tema que ya había tratado en el capítulo II. Leemos:

Todo cuanto nos cabe imaginar es finito. En consecuencia, no hay idea o concepto de ninguna cosa que podamos llamar infinito. Ningún hombre puede tener en su mente una imagen de magnitud infinita, ni concebir una velocidad infinita, un tiempo infinito, una fuerza infinita, o un poder infinito. Cuando decimos que ninguna cosa es infinita sólo queremos indicar que no somos capaces de concebir los límites y fronteras de la cosa así llamada; que no tenemos concepto alguno de esa cosa, sino de nuestra propia incapacidad....

Acá disiento. Creo que Hobbes, como en algún momento Berkeley y otros, confunde imagen con concepto. Es más o menos claro que toda imagen que tengamos es finita. Pero nuestras capacidades incluyen no sólo manipular imágenes, sino también conceptos. Por más que a Berkeley le cueste (no sé todavía si a Hobbes le sucede lo mismo), hay conceptos abstractos. Lo que sucedió es que ambos confundieron o fundieron concepto con idea, donde esta última tiene mucho de "imagen", de formarse una imagen de algo que teníamos de otra idea, o de alguna sensación. Creo que Hume también patina de forma similar. A favor de ellos, debemos decir que se refieren siempre a ideas abstractas, y no a conceptos. Pero también en alguna parte, se quedan solamente en las ideas particulares, generales, y no mencionan la posibilidad de un concepto abstracto. A lo más, llegan a alguna forma de nominalismo, como que la palabra triángulo refiere a todos los triángulos, y nada más. Debería igualmente, repasar tanto a Berkeley como a Hume, para no imputarles más de lo que debería.

No es fácil tener conceptos abstractos, y de alguna forma, ideas abstractas, como triángulo. Los manipulamos, pero necesitamos la ayuda de alguna imagen, de un triángulo particular, o de una línea finita que represente a la línea infinita, para poder avanzar. Pero podemos avanzar, podemos manipular lo infinito, y hasta llegar, como ha llegado la matemática, ha considerar abstracciones prácticamente puras, con conceptos abstractos como la estructura de cuerpo y las categorías, por poner dos ejemplos, y hasta manipular el infinito.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía