Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 5 de Octubre, 2007, 11:42

Sigamos comentando textos de Albert Jaquard(ver el anterior La filosofía y la ciencia). Escribe sobre la comunicación con otros:

El otro participa en mi existencia justamente porque no es idéntico a mí. Una carga eléctrica sólo es definible en presencia de otra. Esta coexistencia es el origen de la tensión; inicia una dinámica, la de la comunicación. Comunicar es poner en común; y poner en común es el acto que nos constituye. Si consideramos que este acto es imposible, rechazamos cualquier proyecto humano.

Todavía habremos de superar, por supuesto, las dificultades que convierten en un logro cualquier comunicación. Indudablemente, no es posible alcanzar una autenticidad sinónima de comprensión total. Los medios utilizados para comunicarnos no pueden ser perfectos. La cadena pensamiento - frase dicha para expresarlo - frase escuchadad - pensamiento reconstituido a partir de esa escucha, implica muchas ocasiones de error o imprecisión.

Me gusta que exprese esa cadena: es la que siempre tengo en mente cuando pienso en la comunicación. Hay algo que queremos transmitir, y hay algo que llega a la cabeza del receptor. La comunicación será exitosa en la medida que ambos pensamientos, conceptos, imágenes, sean lo más semejantes posibles. Sigue más adelante:

... cualquier frase, aunque se reduzca a un sujeto, verbo y un complemento, es portadora de un mensaje que la sobrepasa, si se tiene en cuenta el contexto y el modo en que es emitida. Contiene, sin duda, una información, pero participa a la vez en una comunicación, lo cual implica al menos a dos personas y, en consecuencia, la intervención simultánea del emisor y el receptor.

O, por decirlo de otra manera, una palabra sólo tiene sentido en un determinado contexto. Este contexto no puede ser el mismo, por ejemplo, para un joven y para un adulto. Hemos de admitir, pues, que el instrumento de la comunicación es imperfecto. La única receta capaz de remediar sus deficiencias es la conciencia de esta dificultad por ambas partes y la voluntad de superarla no encerrando al interlocutor en las frases pronunciadas por él.

Al menos, podemos esperar que esas dificultades, inherentes al procedimiento de intercambio, no se verán incrementadas por la actitud de las personas implicadas. Si se introduce en el proceso la mentira o la mala fe, no habrá ya intercambio sino manipulación recíproca.

Es interesante que Jacquard destaque el contexto en el problema de comunicación. Es importante al establecer una comunicación, recordar que los otros tienen otros contextos. Creo que en la transmisión de conocimiento o de una opinión, se puede emplear un lenguaje claro, y que disminuya lo más posible el ruido intermedio. Simplemente, con aclaraciones, ejemplos, alguna definición, cualquier exposición gana en riqueza: una comunicación no está en el aire, hay alguien que la va a recibir, y si recibe cualquier cosa, la comunicación fracasa.

Fragmento del primer capítulo de su libro "Pequeña filosofía para no filósofos", Debolsillo, Editorial Sudamericana. Pueden ver un comentario en francés en Nouvelle petite philosophie

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía