Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 19 de Octubre, 2007, 11:26

Hace ya varios años, cayó en mi manos el clásico libro de Stephen Hawkings, La historia del tiempo. Creo recordar que era Hawkings quien escribió en la introducción que evitó colocar fórmulas matemáticas en el texto, porque el editor le había advertido: cada fórmula que se coloque, reduce a la mitad la venta del libro. Cito de memoria: sea cierto o no, me consta la escasez de fórmulas en libros de divulgación de ciencia.

Creo que es una lástima: si bien al divulgar ciencia no es necesario producir un libro de texto, es conveniente de vez en cuando incorporar alguna información más concreta sobre lo que se habla. Durante años he leido sobre la simetría y los grupos y los cubos de Rubik, cuando se habla de física de partículas, pero sin que nadie se atreva a llegar al final: para qué y cómo se usan los grupos en física. Lo mismo pasa para la cuántica, la termodinámica, y la tan sonada teoría de cuerdas: en divulgación, las explicaciones son metafóricas, y no llegan más que a las dos terceras partes del quid de la cuestión, algo se queda en el camino. Jamás leí una explicación clara de lo que es una transformación gauge, o qué es un número cuántico aditivo o multiplicativo, o un operador en cuántica.

En favor de esas explicaciones, sin fórmulas, puedo agregar para moderar: es importante ver más allá de la fórmula, el concepto que descubrimos, y que tiene algún correlato con la realidad. La desaparición del concepto clásico de partícula va más allá de una fórmula. Pero insisto: cada vez más la ciencia descubre que la realidad es no evidente, y un lenguaje de fórmulas permite poner a prueba nuestros conceptos, y tener una imagen más clara de lo que representan. Por supuesto, ni la metáfora, ni el concepto, ni la fórmula son la realidad: sólo un intento de explicación que manejamos con actitud científica.

Partiendo de esta situación de ausencia de fórmulas, ha sido una gratísima sorpresa encontrarme con el último libro de Roger Penrose: El camino de la realidad. Es un libro donde el bueno de Penrose (con este libro ha vuelto a ser bueno, luego de su La nueva mente del emperador, que tenía, creo, alguna patinada) se despacha en dos temas en los que brilla: matemáticas y física, y su relación.

En los comentarios del libro en:

http://pjorge.com/2006/09/13/el-camino-a-la-realidad-de-roger-penrose/

comentan que es "duro", "durísimo". Pues sí, en algunas partes es duro de leer. Es largo, y hermoso, y sólo en algunas partes duro (también es duro en las tapas, y las más de mil páginas, que hacen del volumen un arma mortal, capaz de ser esgrimido como una piedra de ataque, casi tanto como la Estructura de la teoría de la evolución, del buenísimo de Stephen J. Gould). En ese libro uno se puede sumergir en varios temas, viendo claramente la relación entre algunos desarrollos en matemáticas, y la física. Es interesante cómo Penrose va planteando temas de matemáticas y luego, mucho más adelante, se ve claro su aplicación en física. Siempre ha habido una sinergia entre las dos disciplinas: recordemos el desarrollo del cálculo paralelo al avance en física newtoniana. Y en el último siglo, la topología, una rama que no parecía que tuviera alguna relación con la física, aparece triunfal en tantos temas, desde ideas iniciales de Poincaré hasta la actual teoría de supercuerdas.

Penrose no le escapa a la explicación del concepto, la interpretación, y aún, al tema filosófico de la realidad (leer el principio y el final del libro, si no se tiene paciencia), donde hace una interesante relación entre el mundo físico, mental y el de las ideas abstractas.

Creo que se convertirá en un clásico, por varias razones. Por un lado, Penrose se ha esmerado en su creación y el resultado es magnífico. Luego, no tiene prácticamente competencia en el mundo de los libros. Y para los diletantes de la física y la matemática es EL libro a tener, aunque sea, para presumir de tenerlo. Cualquier estudiante serio de esas ramas de la ciencia, deberá alguna vez hojearlo.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Ciencia