Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 6 de Enero, 2008, 15:21

Me gustaría comentar aquí un texto de la introducción del excelente libro de Mario Bunge, A la caza de la realidad:

El Sol se hundió más allá del horizonte y toda la vida animal pareció cesar. La pequeña preguntó: ¿realmente el Sol se hundió y todos los animales murieron? Maestro: no, solamente pareció que ocurría eso. Lo que realmente sucedió es que la Tierra continuó su rotación hacia el Este haciendo que perdiésemos de vista al Sol. También ocurrió que, a causa de la consecuente oscuridad, los animales diurnos se fueron a dormir. En suma, la caída del sol, así como su salida, está en los ojos de quien mira: el Sol no se percata de la rotación de la Tierra.

Esto es lo que hoy sabemos, porque tenemos un modelo (Tierra rotando alrededor del Sol, aún considerando lo relativo del movimiento), un mecanismo (gravitación universal, leyes de la física), donde tanto modelo como mecanismo se han puesto a prueba con lo que la realidad nos muestra.

Dicho sea de paso, ¿sabía el lector que los aztecas creían que debían matar personas para asegurar que los dioses hicieran salir el sol la mañana siguiente? ¿Y cree el lector que los aztecas hubiesen abandonado esta costumbre si hubiesen sabido la verdad? Un momento. Antes de responder, permítaseme advertir que alguna gente famosa aún cree que todo lo que podemos saber es cómo se ven las cosas, jamás cómo son realmente.

Esta última postura se puede dividir en dos: algunos que afirman, que ontológicamente, sólo existen los fenómenos. Y otra que afirma que gnoseológicamente, sólo podemos conocer los fenómenos, aunque admitan que hay algo "abajo" de los mismos.

Mi postura, por lo que habrán leído ya por aquí, es: hay fenómenos, pero hay cosa en sí por debajo. Los fenómenos son dependientes del sujeto, de sus modos de percibir y organizar lo percibido. Bunge va un poco más: afirma que los fenómenos existen, en el cerebro del observador, y que éste es parte de la realidad. Yo distinguiría entre realidad (mundo exterior lo llamaría Bunge) y mundo mental. Pero creo que podría también admitir: realidad compuesta de mundo exterior, independiente de los sujetos, observadores, y mundo interior, de cada sujeto. Debería revisar esto, pero parece interesante: esta última postura incluiría como existentes (partes de la realidad) a los pensamientos. Creo que cualquier división como éstas dos:

- Realidad, existen las cosas en sí, no los fenómenos

o

- Realidad, existe un mundo exterior, de cosas en sí, independiente del sujeto, y un mundo interior, con fenómenos, dependientes del sujeto

pueden compatibilizarse, siempre que estemos "aware" de cuál lenguaje estemos adoptando.

El realismo científico estudia los fenómenos, pero los separa de lo que aquí llamo cosa en sí. Más sobre el tema, en próximos post.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía