Angel "Java" Lopez en Blog

28 de Febrero, 2008


Publicado el 28 de Febrero, 2008, 14:30

En el libro "El conocimiento humano", Capítulo 12: "Verdad y Falsedad", el bueno de Bertrand Russell investiga la naturaleza de la verdad.

Plantea que hay tres requisitos que busca para descubrir la naturaleza de la verdad:

1) Una teoría de la verdad debe ser tal que admita lo opuesto, la falsedad. Algunas posturas han olvidado este requisito, y luego tienen problemas en explicar cómo un pensamiento o método puede llegar a una conclusión falsa.

2) La verdad o falsedad es de las creencias, no de las cosas y hechos. En un universo donde sólo exista materia, no hay verdad ni falsedad. Estas aparecen con nosotros y nuestras creencias y afirmaciones.

3) Pero, la verdad o falsedad de una creencia o afirmación nuestra, depende siempre de algo que exterior a la creencia misma.

Tal vez discutiría esto último en el caso de opiniones sobre valores y gustos personales. Pero no es a ese tipo de opiniones a los que se refiere Russell con "creencias y afirmaciones": éstas son siempre creencias y afirmaciones sobre hechos.

Alguien podría contraponer contra esta teoría de la verdad como correspondia con hechos, otra teoría basada en la coherencia entre los conocimientos que presente. El problema de esta postura, plantea Russell, es que es posible que un novelista construya todo un mundo coherente y aún ser todo ese mundo un mundo falso. La coherencia no asegura la existencia y correspondencia. Tal vez podamos pedir la coherencia como condición necesaria, pero no suficiente.

Un punto más oscuro, en contra de la coherencia, es, según Russell, que toda idea de coherencia se basa en presuponer la verdad de las leyes lógicas. Escribe

Dos proposiciones son coherentes cuandas ambas pueden ser verdaderas a la vez, e incoherentes cuando una, por lo menos, debe ser falsa. Pero para saber si dos proposiciones pueden ser verdaderas a la vez, debemos conocer verdades como la ley de contradicción. Por ejemplo, las dos proposiciones, "este árbol es un haya" y "este árbol no e sun haya", no son coherentes, a consecuencia de la ley de contradicción. Pero si la ley de contradicción debiera someterse a su vez a la prueba de la coherencia, resultaría que si nos decidiéramos a suponerla falsa, no podría hablarse ya de incoherencia entre diversas cosas. Así, las leyes lógicas proporcionan la armazón o el marco dentro del cual se aplica la prueba de la coherencia, y no pueden a su vez ser establecidas mediante esta prueba.

Por estas dos razones, la coherencia no puede ser aceptada como algo que nos dé el sentido de la verdad, aunque sea con frecuencia una prueba muy importante de la verdad, cuando nos es ya concoida cierta suma de verdad.

Así nos vemos precisados a mantener que la correspondencia conun hecho constituye la naturaleza de la verdad.

Hoy, muchos declaman "no hay hechos sino interpretaciones". Si bien considero saludable tener "awareness" de que todo conocimiento está empapado de algo humano, algo que ponemos nosotros, no veo que esto invalide que detrás de toda creencia, de alguna forma hay un hecho correspondiente, o no, en cuyo caso, la creencia es falsa. No todo es interpretación.

Habría que analizar más en detalle qué es hecho y cuál es esa correspondencia, tema para varios posts.

Concluye el bueno de Russell, cerca del final del capítulo

Como se puede ver, los espíritus no crean la verdad ni la falsedad. Crean las creencias, pero una vez creadas éstas, el espíritu no puede hacerlas verdaderas o falsas, salvo el caso especial en que conciernen a cosas futuras que están en el poder de la persona que cree.... Lo que hace verdadera una creencia es un hecho, y este hecho (salvo en casos excepcionales) no comprende en modo alguno el espíritu de la persona que tiene la creencia.

Como es frecuente, leer a Russell da claridad a mi mente.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía