Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 17 de Marzo, 2008, 15:12

Me gusta encontrarme con un texto claro, que defina y discuta y plantee preguntas importantes. Leo a Mario Bunge en Capítulo 2 "Diez paradigmas cosmológicos" de su libro "Crisis y reconstrucción de la filosofía":

Tomaré la palabra "cosmología" en su sentido más amplio, como sinónimo de "cosmovisión" o Weltanschauung. En este sentido, una cosmología es una representación sinóptica del mundo, no sólo de la naturaleza, sino también de las personas, la sociedad y quizá aún más. En otras palabras, la cosmología es la rama de la ontología que investiga los componentes y patrones fundamentales del universo.

Me agrada que ponga "representación", como es todo conocimiento humano, y asociado a "sinóptica". Una representación es un modelo, no es "la cosa real". En otro lugar Bunge define ontología (palabra que cada autor toma a su manera), pero no tengo acá la definición, en medio de mi mudanza. Pero creo recordar que se refería a una "concepción del mundo, de la realidad". Encuentro más interesante esa definición de ontología, que otras como "el estudio del ser". Definir ontología como "estudio del ser" es como definir "pitutología" como "estudio del pituto". Sigamos con Bunge

Una cosmología puede ser tosca o refinada, esquemática o detallada, confusa o clara. Puede ser clara o naturalista, religiosa o secular, espiritualista, materialista o dualista.

¿Hay materia? ¿O hay materia y espíritu, o algo distinto de materia? Mi postura es materialista.

Y puede también ser ordinaria o estar orientada científicamente, ser estéril o fértil. Además, las cosmologías no son propiedad privada de filósofos y teólogos. De hecho, todo ser humano posee alguna cosmología, generalmente tácita: la necesitamos para orientarnos en el mundo.

Cierto. Todos tenemos algún "modelo" de cómo es la realidad, con alguna estructura, tal vez con algún mecanismo (algo que explica cómo funciona). Ya sea que invoquemos la presencia de algún dios, o no, nos sirve el modelo para, como dice Bunge, orientarnos de alguna manera, en el mundo, y en la vida.

Y los etólogos nos aseguran que todos los animales poseen una representación o modelo de su entorno inmediato que les permite sobrevivir en él.

Permítaseme poner algo de mi profesión, la informática: en inteligencia artificial, muchas veces se trata que el agente inteligente que construimos, tenga o aprenda y obtenga un modelo, para poder hacer predicciones sobre sus acciones, y trazar planes para conseguir objetivos. Es cuestión a discutir cuántos animales tienen un modelo de ese tipo: muchas conductas animales parecen estar más cableadas, fijas, que ser producto de un modelo que se analiza en el momento.

La diferencia entre las cosmologías imaginadas por los intelectuales y aquellas mantenidas por otras personas consiste en que las primeras son explícitas y, por tanto, son objeto de análisis, crítica y enmienda.

Esa es la gran capacidad humana: tener conciencia y poner "en el tapete" sus propios pensamientos, para analizarlos y discutirlos. Ahora, Bunge enumera qué debería dar una cosmología:

Hay muchas clases de cosmologías, pero toda cosmología razonablemente completa debe contener respuestas a preguntas básicas tales como: ¿Dios existe? Y si existe ¿aún manipula el mundo? ¿Tuvo el mundo un origen y tendrá el final? ¿O es eterno? ¿De qué está hecho el cosmos? ¿Tiene todo un propósito más elevado? ¿Qué son el espacio y el tiempo? ¿Qué son las leyes? ¿Hay acontecimientos no sujetos a leyes? ¿Qué son la causacion, el azar y la finalidad? ¿Es posible la novedad radical? ¿El cosmos es plano o está organizado en capas? ¿Qué es la vida? ¿Qué es la mente? ¿Qué es un ser humano? ¿Qué es una sociedad? ¿Qué hace que las cosas se mantengan unidas? ¿Qué hace que se separen?

Notable enumeración, y para mí, clara como huevo de tero.

Toda cosmología posee a la vez una función conceptual y práctica. La función conceptual consiste en brindar un marco en el que cada parte "tenga sentido" o sea congruente con el resto. La función práctica de una cosmología es suministrar una guía para la vida: ayudar a formular metas, elegir medios, diseñar planes y evaluar todo lo anterior. Si bien sostengo que las filosofías política y moral no tiene sentido a menos que se hallen contenidas por una cosmología explícita y coherente, en este capítulo sólo trataré el aspecto conceptual de la cuestión.

Exactamente. La filosofía también nos ayuda a saber qué hacer, o por lo menos a discutir el tema. La adopción de una cosmología es base para esa discusión. En el resto del capítulo, Bunge presenta, en forma resumida, tal vez parcial a su pensamiento, 10 paradigmas cosmológicos que han aparecido en la historia del pensamiento humano. Espero comentar algunos, en los próximos días (mientras mi particular cosmos de libros se asienta y equilibra, luego de múltiples y catastróficas mudanzas).

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez (durmiendo en otro cubil)
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía