Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 4 de Abril, 2008, 10:59

Hace un tiempo escribí sobre psicoanálisis en

Sobre el psicoanálisis

El bueno de Sebastián, que mantiene el sitio

http://www.clubdelarazon.org

escribió un comentario

"Yo no condenaría algo por no ser científico", es cierto, no tiene nada de malo "no ser cientifico". El problema en realidad es cuando estas disciplinas tienen pretenciones de ser llamadas cientificas cuando no lo son.
Tampoco es protociencia, protociencia podria haber sido hasta principios de siglo (pasado), cuando recien daba sus primeros pasos y construia sus bases teorias y empiricas, pero no se puede permanecer en ese estadio para siempre. A esta altura habria que animarse, como hacemos algunos, a califacarla directamente de pseudociencia

Ciertamente, maese Sebastián. Creo que Freud tuvo la intención de una actitud científica, pero luego, tal vez entusiasmado por su idea, o por éxitos tempranos, o alguna otra causa, dejó de lado la contrastación, la corroboración, el análisis crítico (curiosamente, encuentro el mismo patrón en Bach, el creador de las famosas flores).

Hace un tiempo, encontré el texto de una entrevista al "beato" (más que bueno) Mario Bunge en la web, y ahora la encuentro en el sitio de Sebastián:

Entrevista a Bunge sobre psicoanálisis

Vayan y lean. Un punto a destacar es cómo una disciplina se enseña, y la gente toma sus aparentes conclusiones como verdad revelada, o las critica pero sin salir de los fundamentos y fronteras marcados inicialmente. Así, toda una comunidad se ve aislada de la actitud científica, y hasta rechaza la crítica. El título de este post, está inspirado en el fragmento de ese artículo:

-En la Universidad de Buenos Aires más del 90% de la gente enseña psicoanálisis. Más que enseñar, se adoctrina. En primer año se ve psicoanálisis, en segundo o tercero se ve “psicopatología” que es puro Lacan. No se ve una actitud de apertura...

-Claro. “Macaneo I”, “Macaneo II”, “Macaneo III”..., y ya pueden empezar. Se lanzan sobre la población incauta y pueden ejercer una profesión.

En estos días, me reencontré con un libro de Bunge, "Vistas y entrevistas, opiniones impopulares sobre problemas de actualidad", Ediciones siglo veinte. Ahí presenta entrevistas que le hicieron otros. En la parte III, capítulo 13, tenemos "Diálogos platónicos con Mario Bunge (una reconstrucción racional)", de Alberto Hidalgo Tuñon, de la Universidad de Oviedo. Bunge describe ahí su encuentro, encanto y desencanto con el psicoanálisis (como dato personal, es parecido a lo que me pasó a mí, con diferencias):

Bueno, mi pasión por las ideas y la lectura es casi tan vieja como yo. Data de los 14 años y estuvo relacionada con la política, seguramente por influencia de mi padre, que fue diputado socialista durante veinte años. Tenía a mi disposición una gran biblioteca, en la que había libros no sólo de mi padre, sino también de mi tío Carlos Octavio, que había sido polígrafo y abogado, y de mi abuelo. Así que me topé con libros de filosofía bien pronto. Creo que a los quince años. Desde entonces leí omnívoramente, pero de un modo nada selectivo. Un chico de 15 años se deja impresionar fácilmente y yo, cuando leí cosas sobre el psicoanálisis a esa edad, me convertí pronto en un partidario entusiasta y poco reflexivo. Creo que seguí admirando el psicoanálisis hasta los 17 años por lo menos. La razón me parece sencilla: Cualquiera puede entender el psicoanálisis, incluso un chico de 15 años. Como, por añadidura, es una ideología que todo lo explica y que deja que se le escape nada, posee un gran atractivo para quien busca credos sencillos. Además, el psicoanálisis de Freud es un eficaz sucedáneo de las religiones tradicionales y ese es otro de los motivos de su éxito. Supongo que todo eso influyó en la aceptación del psicoanálisis en un muchacho nada religioso como yo. Ahora, usted me pregunta que por qué he superado esa influencia. Me parece que eso ocurrió genéricamente cuando me tropecé con la física y me di cuenta de que era una ciencia de verdad. A los 17 años leí unas obras de divulgación física de Jeans y Eddington que me fascinaron. Por un lado me abrieron los ojos a las nuevas ideas de la física teórica y la astrofísica y por otro me pusieron en guardia ante las interpretaciones ideológicas y religiosas que tanto James Jeans como Arthur Eddington hacían de esas ideas. Por aquellas fechas decidí estudiar física para poder refutar estas representaciones. Así que a los 18 años ingresé en la Universidad de la Plata, que era la única que disponía de laboratorios y de cursos específicas de física. Desde entonces me he ido persuadiendo de que el psicoanálisis no es una ciencia, pues no ha podido demostrar ni experimental, ni estadísticamente que sus hipótesis son ciertas. Más aún, ha sido y sigue siendo el movimiento psicológico que con más eficacia ha bloqueado el progreso de una auténtica piscología científica. En 80 años de existencia el psicoanálisis sigue estando tan alejado de la biología, en particular de la neurofisiología, como estaba al comienzo. Pero los progresos de la psicología en este siglo han venido precisamente del lado de la psicobiología, de la neurofisiología y de la psicología social, ramas del saber que el psicoanálisis siempre ha ignorado o tergiversado. Hoy sabemos además que como terapia no es eficaz; para casos de fobias, por ejemplo, es mucho más eficaz la terapia de la conducta; para las psicosis es mucho más eficaz también la quimioterapia...

Eso de "cualquiera puede entenderlo", "ideología que lo explica todo", "sucedáneo de las religiones" es una excelente descripción que explica la aceptación del psicoanálisis.

Esta actitud de aceptar una explicación, sin análisis crítico, es típica del ser humano. Muchas veces aceptamos posiciones porque nos parecen coherentes, o porque explican algo, o porque casa con nuestras preconcepciones sobre el tema. Pero no nos detenemos a ver si realmente tienen una base sólida, si lo que afirman está respaldado por lo que pasa en la realidad (como planteo en Los elefantes, la tortuga y el modelo). Los resultados (cuya existencia está muy discutida en psicoanálisis) no aseguran que estemos en el camino correcto (leer El limón adelgaza).

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Ciencia