Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 11 de Mayo, 2008, 16:38

Encuentro en el libro de artículos sobre:

La evolución y las ciencias

en el articulo de Rosa Liascovich y Alicia Massarini  sobre Genética y Evolución, algo que había ya resumido en ese post mío de hace años, sobre la disputa entre mecanicismo y vitalismo, en la historia de la biología. Quisiera comentarlo más en detalle:

En el siglo XVII el desarrollo de la física sustentó la convicción de que el Universo se somete a una cierta regularidad, a ciertas leyes que ni aun Dios puede cambiar ya que reflejan un cierto orden de la naturaleza. Para descrifrar este orden, el científico debe analizar los fenómenos y encontrar sus leyes. Se produjo así un importante avance en la comprensión del mundo físico, que se expresa en la formulación de las leyes de la mecánica.

Bien, yo hoy ampliaría el mecanicismo a las leyes de la física, no sólo hay movimiento y choques, hay interacciones, como cuando un electrón emite un fotón y éste llega a afectar a otro electrón. Ese es el cambio que yo haría hoy al término mecanicismo. Hecho ese cambio, todo lo que ocurre en biología se puede explicar con mecanicismo, y, no olvidarse, con historia: la biología como ciencia, tiene una vertiente que depende de la historia de la vida.

Fue en ese momento cuando el naturalista sueco Carl von Linneo aportó valiosos elementos que sentaron las bases para la clasificicación de los seres vivos. A través del estudio de las características significativas que permiten delimitar a las especies, se hizo posible clasificarlas en un sistema jerárquico, que las va agrupando en un sistema jerárquico, que las va agrupando en categorías cada vez más inclusivas. Este sistema reposa en la propiedad que tienen los organismos de generar descendientes similares, lo cual garantiza la perpetuación de las especies y expresa la regularidad de la naturaleza.

Notemos que Linneo, aunque vió la similitud entre las especies, nunca llegó a imaginar que hubiera una relación entre ellas mediante algo parecido a la evolución biológica.

Sin embargo, en el contexto de la época, generación no significaba todavía reproducción. El impacto de los conocimientos de la física en la interpretación del mundo viviente resultó muy limitado, ya que los recursos de que dispone el mecanismo resulta insuficientes para desentrañar los complejos fenómenos de la vida. A diferencia de otros proceso biológicos como la circulación de la sangre, que sí pueden analizarse y describirse en términos de volúmenes, flujos y bombas, la reproducción no soportó este tipo de tratamiento. Los organismos entendidos como máquinas pierdn sus características más definitorias: su plasticidad, su complejidad y, sobre todo, su historia.

Hoy yo no veo que entender los organismos como máquinas tenga esas consecuencias. Desde Von Neumann y otros, se sabe que las máquinas que manejan información y aprovechan su ambiente, son posibles.

Frente a preguntas tales como cuál es la finalidad de estas máquinas o cómo fueron creadas, el mecanicismos fue incapaz de dar una respuesta adecuada.

Hoy, el mecanicismo extendido a la física, bien puede dar una respuesta adecuada.

Se reanimaron así las posturas llamadas vitalistas, que invocaban la existencia de una fuerza vital, intangible e inmaterial, impulsada por una voluntad divina, que operaba tanto en el funcionamiento como en la generación de los organismos.

Más que una escuela que pretendía explicar los procesos específicos de la vida, el vitalismo era, sobre todo, una tendencia contra el materialismo. Como consecuencia de los obstáculos que pone de manifiesto la dicotomía inconducente del vitalismo frente al mecanicismos, se produjo un estancamiento en el conocimiento de los procesos biológicos.

Todavía quedan resabios en la epistemología y aledaños sobre las supuestas limitaciones del mecanicismo. Mi postura es:

- El mecanicismo extendido (que incluya interacciones físicas como las conocemos hoy) explica la biología (es así en la realidad, es una postura ontológica).

- Una parte de la biología debe tener en cuenta la historia de la vida.

- Para emprender el conocimiento (postura gnoseológica) de la biología no podemos quedarnos o tratar de conocer todo desde la física. Debemos pararnos en un nivel más alto, para avanzar más rápido.

Más información sobre ese artículo en

Genética y Evolución (II)

Me falta comentar una tercera parte, sobre genética en el siglo XX.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Ciencia