Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 16 de Mayo, 2008, 11:21

Hoy leo y comento:

Cuando los seres humanos nos comparamos con todos los demás seres con que nos relacionamos en el universo, nos damos cuenta de que tenemos mucho en común y que sin embargo somos diferentes. Más que ninguna otra creatura conocida, sentimos que estamos abiertos a una inmensa y riquísima gama de posibilidades en el modo en que afrontamos y vivimos nuestras vidas. Podemos describirlo mejor, quizás, diciendo que somos creaturas simbólcas y como tales estamos siempres inclinadas hacia una realidad que está más allá de nosotros mismos.

Pienso que somos creaturas simbólicas. No hay una "realidad más allá", simplemente la armamos, colocándole a la realidad adiciones, que veremos si están justificadas.

Nunca estamos plenamente contentos con lo que somos. Estamos abiertos a los demás y al futuro: nuestra misma estructura física, la constante tensión hacia el crecimiento o hacia la desintegración, nuestra necesidad de amar y de ser amados,nuestra sed insaciable de comprender y de administrar el ambiente en que vivimos, todo nos habla de ello.

No afirmaría que todos tenemos "sed insaciable de comprender y de administrar el ambiente en que vivimos". Creo que en general, tenemos sed de sobrevivir, y algunos seres humanos sí se interesan por comprender, y otros o los mismos, por tratar de adaptar lo que nos rodea.

Entre las muchas acciones simbólicas que expresan la naturaleza de los seres humanos, una de las más significativas y al mismo tiempo más simples es, tal vez, la de levantar nuestra mirada al cielo en busca de familiaridad y comprensión.

Recuerdo a Kant, creo que su frase era "con la mirada en el cielo, y los pies en la tierra".

Este gesto no expresa tanto la desorientación como el reconocimiento de la propia insuficiencia y la necesidad de la existencia de algo o alguien más allá de uno mismo. Las antiguas mitologías, cosmologías y cosmogonías son testigos de la fuerza inmensa que impele a los seres humanos a buscar continuamente una comprensión más profunda. La ciencia moderna es testigo de la continuidad de este viaje.

Desde tiempo inmemorial hemos buscado siempre esta mayor comprensión en alguien con quien poder dialogar y compartir nuestra capacidad de amar y de ser amados, nuestro deseo de comprender y de lograr algo significativo.

Veo que esa es un búsqueda humana, que se ha derivado en varias actitudes, en general religiosas o místicas. Pero también veo que es algo humano, algo que ante el asombro de todo lo que nos rodea, y de lo que somos, tenemos necesidad de buscar. En el texto no lo menciona, pero también debe influir muchísimo en esa búsqueda, el reconocer nuestra vida finita, la existencia de la muerte.

En mi posición personal, no veo la necesidad de esa búsqueda de algo o alguien así. Ya con la realidad nos basta. Tenemos tanto para comprender, y tantas preguntas que responder, que, en mi caso, el camino es la ciencia y la filosofía. La ciencia, para responder varias preguntas del tipo "qué es". La filosofía, para responder tantas preguntas orientadas al "qué hacer". Bueno, algo simplificada, pero así es mi postura.

Leído en las primeras páginas del libro "Caminantes del universo, Astronomía y búsqueda humana de sentido", de George V. Coyne s.j. (Jesuita?) y Alessandro Omizzolo, del Observatorio Vaticano:

http://www.amazon.com/Caminantes-del-Universo-George-Coyne/dp/9509010421

http://www.lsf.com.ar/libros/42/CAMINANTES-DEL-UNIVERSO-ASTRONOMIA-Y-BUSQUEDA-HUMANA-DE-SEN/

En este último enlace leo el comentario sobre el libro:

Astrónomos vaticanos exploran la armonía entre ciencia y fe.

¿Es verdad que Dios creó el universo literalmente en siete días? ¿Cuándo fue creado? ¿hace varios miles de años? o ¿hace miles de millones de años?

En este libro, dos astrónomos del famoso Observatorio Vaticano ofrecen sus puntos de vista sobre el desarrollo de nuestro conocimiento del universo operado en los últimos años.

Comienzan con la historia de las creencias sobre el cosmos en la cultura occidental, desde el Antiguo Egipto hasta el Renacimiento Italiano. En lenguaje no técnico examinan los asombrosos descubrimientos de Copérnico, Galileo y Newton y exploran las maravillas de la mecánica cuántica, la relatividad general y el universo en expansión.

Algo relacionados con este post:

Estrellas desde la balsa
Grandes preguntas de la filosofía

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía