Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 19 de Mayo, 2008, 11:37

La primera vez que escuché de Spinoza, fue en el primer capítulo de Viaje a las Estrellas. En ese episodio, la Enterprise atravesaba una nube que afectaba a la tripulación, en especial a uno de los oficiales. Este comenzaba a desarrollar poderes mentales y físicos. Mientras se recuperaba del ataque de la nube, el capitán Kirk lo visita en la enfermería. El oficial lo asombra criticando desde la cama a Spinoza.

Para mí, Spinoza es una lectura pendiente. En estos últimos tiempos, me lo encontrado comentado en varias lecturas. Mi postura tiene puntos de contacto con lo que escribió: el ser humano es un organismo, no hay dualidad mente-cuerpo (según algunas interpretaciones de Spinoza, me temo que hay distintas opiniones), tenemos un instinto de preservación, y más. Yo, interesado en filosofía, en ciencia, filosofía de la ciencia, la mente, y la inteligencia artificial, encuentro cada vez más a Spinoza en los libros que leo. Parece también que concordamos en: razonamientos y sentimientos son parte de nuestras operaciones mentales y no son separables fácilmente. Pero no quisiera adosarle posturas sin una lectura más detenida.

Por supuesto, Spinoza es más que esos temas: su visión del universo, su concepción de Dios, su ética, son otros grandes tópicos a tener en cuenta para entenderlo.

Hoy, encuentro a Spinoza en otro autor, Antonio Damasio, de lectura imprescindible para tratar de entender la mente, y la situación actual de la ciencia ante el problema de explicarla. En su libro "En busca de Spinoza", Damasio comenta que el filósofo no tenía paciencia para discusiones surgidas de la ignorancia, "del tipo que solemos encontrar cuando alguien declara la improbabilidad de que la mente surja de tejido biológico porque 'es imposible imaginarlo'". Cita a Spinoza:

Hasta aquí nadie ha establecido los límites de los poderes del cuerpo, es decir, nadie ha sido enseñado todavía por la experiencia qué es lo que el cuerpo puede conseguir únicamente mediante las leyes de la naturaleza, en la medida en que ésta sea considerada una extensión. Hasta aquí nadie ha conseguido un conocimiento tan preciso del mecanismo corporal, que pueda explicar todas sus funciones... Nadie sabe cómo o por qué medios la mente mueve el cuerpo, ni cuántos grados diversos de movimiento puede impartir al cuerpo, ni cuán deprisa puede moverlo. Así, cuando los hombres dicen que esta o aquella acción física tiene su origen en la mente, que tiene dominio sobre el cuerpo, están utilizando palabras sin significado, o están confesando en fraseología engañosa que ignoran la causa de dicha acción...

Spinoza habla en una época donde apenas comenzábamos a entender cómo funcionamos como organismo. Aún así, se arriesga a describir al cuerpo, y de alguna forma, a la mente, llegando a posturas que hoy se revelan como cercanas a la biología actual.

El problema mente-cuerpo es algo sobre lo que siempre quiero postear, pero para el que necesito más tiempo del que generalmente tengo. Hay tanto para comentar y estudiar. Es un tema fascinante, desde el punto de vista de la filosofía, de la ciencia, de la filosofía de la ciencia, y hasta de la inteligencia artificial. Y es interesantísimo estudiar los conocimientos a los que hemos llegado y modos actuales de abordar el problema. El estudio serio del problema también nos ayuda a separarnos un poco de la paparruchada psicoanalítica, que no se por qué arbitrio del destino, pulula tan frescamente en mi pais, Argentina.

Queda pendiente para otro post, una bibliografía recomendada sobre el tema.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía