Angel "Java" Lopez en Blog

27 de Julio, 2008


Publicado el 27 de Julio, 2008, 16:22

Mario Bunge comentaba en un artículo "Filósofos y Basureros", de 1985, que sus propios hijos, Silvia (11 años entonces) le cuestionaba por qué se dedicaba a la filosofía, habiendo otros oficios, como el de basurero, mucho más útiles que filosofar. Su otro hijo, Eric, de 18 años, dijo que la diferencia entre filósofos y basureros es que, mientras los primeros producen basura, los segundos las transportan. El beato Bunge (es más que bueno, es beato por este blog) reacciona comentando

... si bien unos pocos filósofos producen basura, la mayoría la transporta: de libro en libro, de revista en revista, y de estos a las aulas universitarias. De modo, pues, que no es de todo cierto que los filósofos seamos tan inferiores a los basureros.

Comenta más adelante:

¿A qué se debe la poca estima que suele tener la gente por la filosofía? A un cúmulo de causas y sinrazones. Una: la mayor parte de la gente filosofa sin saberlo, y a menudo no hace sino repetir ideas filosóficas anticuadas, por ejemplo, la que todas las ideas nos entran por los sentidos, o la de que el tiempo fluye por sí mismo. Otra: la mayoría de los filósofos se desentienden de los grandes problemas intelectuales y prácticos del mundo, por lo cual no contribuyen a resolverlos. Esto vale muy en particular para los filósofos lingüísticos, más interesados en averiguar el empleo correcto de la palabra "mundo" que en informarse del estado del mundo. Una tercera causa del fenómeno que nos ocupa es que muchos filósofos, de Platón a Heidegger, se han puesto al servicio de ideologías y facciones políticas.

Pero ninguna de éstas es causa válida para menospreciar la filosofía. Si una filosofía es tácita, será también desgreñada, y se la podrá sacar a la luz y peinarla mediante un poco de análisis conceptual. Si una filosofía se desentiende de problemas interesantes, se la puede ignorar y reemplazar por otra que tome el toro por los cuernos. Y si una filosofía está al servicio de una ideología, habrá que rechazar ambas si son malas, y adoptarlas si son buenas para nuestros fines.

De hecho, nadie vive sin alguna filosofía o visión del mundo, del conocimiento humano, y de la recta conducta. El problema, pues, no es ignorar la filosofía sino hacerla explícita y mejorarla. Y para esto hay que ponerla al día con el mundo, en particular con la ciencia y con la técnica: hay que cientifizarla y tecnificarla. En otras palabras, es verdad que hay filósofos de basural, pero también los de los otros: los ingenuos que hacen filosofía sin saberlo, y los profesionales que se esfuerzan por construir filosofías interesantes y acordes con el mejor saber de su tiempo. Creo que éstos merecen por lo menos tanta consideración como los basureros.

Es un tema recurrente en Bunge: la crisis de la filosofía. No podría agregar mucho a su comentario. La filosofía no tiene que ser algo oscuro solo para especialista. Lo mismo afirmo de la ciencia.

Encuentro el texto en su libro "Vistas y entrevistas". Otros temas que comenté de ese libro:

Feyerabend según Bunge
Kuhn y sus paradigmas

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/

Por ajlopez, en: Filosofía