Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 5 de Febrero, 2009, 8:24

En una lista de correo privada, mencionaron el enlace:

http://www.ananthapuri.com/sciencejokes.asp

donde hay chistes de todo tipo (muy buenos, buenos, regulares) sobre matemáticas, física, química y otras ciencias. Uno no es un chiste, sino algo que comentaba George Gamow sobre Niels Bohr, una humorada que Bohr había ideado, ante la idea de Paul Dirac sobre un mar de antimateria, que impedía que los electrones llegaran a niveles de energía "negativa":

La teoría [del mar de antimateria] de Dirac fue fuertemente objetada por Bohr, que compuso un cuento con el título "Cómo capturar vivo un elefante". En la historia sugiere la siguiente técnica: el cazador debe acercarse a los abrevaderos donde los elefantes van a beber y bañarse, y colgar un cartel con un breve resumen de la teoría de Dirac. Cuando un elefante, animal proverbialmente sabio, lea el cartel, quedará anonadado por varios minutos. El cazador, escondido en un arbusto próximo, puede entonces salir y atarle las patas con una cuerda fuerte. El animal así inmovilizado sería luego transportado al zoo de Copenhague.

Recuerdo que Gamow mencionaba otra historia de Borh (creo que en su excelente libro 30 años que conmovieron la física). Borh era fanático de las películas del oeste. Una vez propuso, en su instituto, que un pistolero ganaba porque no disparaba primero, sino que reaccionaba automáticamente al desenfunde de contrincante, así, no tomaba decisión, y actuaba más rápido. Ante el excepticismo con que fue recibida esa idea, Bohr desafío a sus compañeros y estudiantes, a duelos de pistola simulados. Al finalizar la tarde, les había ganado a todos, siguiendo su simple estrategia.

Steven Weinberg recuerda que conoció a Borh, aunque habló poco con él. Bohr no hablaba claro (muchas veces sus escritos tampoco eran claros, Einstein decía que nunca entendió a que se refería Bohr con complementariedad). Weinberg comenta del encuentro, en su libro El sueño de una teoría final:

Tuve la suerte de conocer a Bohr, aunque fue a final de su carrera y al comienzo de la mía. Bohr fue mi anfitrión cuando yo fui a pasar mi primer año de estudios de posgrado a su instituo de Copenhague. Sin embargo, sólo hablamos un tiempo muy breve y estuvo lejos de ser una conversación erudita: Bohr era famoso por hablar mascullando, y siempre resultaba difícil comprender lo que él quería expresar. Recuerdo la expresión horrorizada de mi mujer cuando Bohr le habló bastante tiempo en una reunión en el invernadero de su casa y ella se dio cuenta de que no entendía nada de lo que el gran hombre le estaba diciendo.

(Imagen tomada del artículo de la Wikipedia sobre Niels Bohr)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/
http://twitter.com/

Por ajlopez, en: Ciencia