Angel "Java" Lopez en Blog

10 de Abril, 2009


Publicado el 10 de Abril, 2009, 18:44

Este mensaje es un clásico, que ya había publicado en otro blog mío.

Stay hungry, stay foolish

Esta vez, quiero incluir el video y una traducción mía.

Steve Jobs, cofundador de Apple, da un discurso en la graduación de la Universidad de Stanford, en 2005. Y cuenta tres historias, para meditar.

Estoy honrado de estar acá en este día de graduación, en una de las universidades más importantes del mundo. Nunca me gradué. La verdad sea dicha, ésta es lo más cercano que he estado de una graduación. Hoy quiero contarles tres historias de mi vida. Sólo eso. No grandes temas. Sólo tres ideas.

La primera historia es sobre conectar los puntos.

Yo abandoné el Reed College después de seis meses, pero me mantuve dando vueltas for otros 18 meses antes de realmente abandonar.

Por qué lo dejé?

Comenzó antes de que naciera. Mi madre biológica era joven, soltera, estudiante graduada, y decidió ponerme en adopción. Ella estaba segura que yo debía ser adoptado por graduados universitarios, así que dispuso todo para ser adoptado al nacer por un abogado y su espsoa. Excepto que cuando yo nací, ellos decidieron a último minuto que realmente querían una niña. Así que mis padres, que estaban en una lista de espera, recibieron una llamada en el medio de la noche: "Tenemos un bebé, inesperado, ¿lo quieren?". Ellos dijeron: "claro que sí". Mi madre biológica se enteró más tarde que mi madre nunca se había graduado en la universidad, y que mi padre nunca había terminado la escuela superior. Se rehusó a firmar los papeles de adopción. Solamente cedió unos meses más tardes, cuando mis padres prometieron que yo podría ir alguna vez a la universidad.

Y 17 años más tarde, fui a la universidad. Pero ingenuamente elegí un lugar casi tan caro como Stanford, y todo lo que mis padres de clase trabajadora habían ahorrado fue gastado en la inscripción. Después de sies meses, no podía ver valor en eso. No tenía idea de qué quería de mi vida, y ni idea de cómo el estudio podía ayudarme en eso. Y ahí estaba yo, gastando todo el dinero que mis padres habían ahorrado toda su vida. Así que decidí abandonar el estudio y confié en que podía solucionar todo. Era una decisión muy arriesgada en ese tiempo, pero ahora, viendo atrás, fue una de las mejores decisiones que hice. Al minuto que me salí, pude dejar de ir a las clases que no me interesaban, y comencé a asistir a las que encontraba interesantes.

No fue romántico. No tenía habitación para dormir, así que dormía en el suelo de cuartos de amigos. Devolvía botellas a 5 centavos cada uno al depósito, para comprar comida. Y caminaba 7 millas cada domingo para tener una comida decente semanal en el templo de los Hare Krishna. Lo amaba. Y mucho de lo que encontré al seguir mi curiosidad e intuición se volvió invaluable más tarde en mi vida. Déjenme darles un ejemplo: en esos tiempos el Reed College ofrecía lo que posiblemente era el mejor curso de caligrafía en el país. A través del campo, cada poster, cada etiqueta en cada dibujo, estaba bellamente escrito a mano. Como había abandonado el curso normal, decidí tomar la clase de caligrafía, para aprender a escribir de esa forma. Aprendí de los tipos de letras serif y san serif, y de los tamaños de los espacios entre las letras, y qué era lo que hacía buena a una tipografía. Fue hermoso, histórico, artísticamente sutil de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante.

Nada de eso tenía remota esperanza de tener aplicación en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer computador Macintosh, todo eso volvió a mí. Y diseñamos todo eso en el Mac. Fue el primer computador con tipografía bella. Si yo nunca hubiera abandonado el curso en el college, el Mac nunca hubiera tenido tipos de letras múltiples o proporcionales. Y como que Windows copió a Mac, es probable que ninguna computadora personal las hubiera tenido. Si yo no hubiera abandonado, nunca hubiera asistido a esa clase de caligrafía, y las computadores personales no tendrían las maravillosas letras que tienen. Por supuesto, fue imposible conectar los puntos mirando hacia adelante, cuando estudiaba. Pero es muy, muy claro, mirando atrás, diez años más tard.

De nuevo, Uds. no pueden conectar los puntos mirando hacia adelante; sólo pueden conectarlos mirando atrás. Tienen que tener confianza en que los puntos de alguna forma se conectarán en el futuro. Tienen que tener confianza en algo - sus tripas, destino, vida, karma, lo que sea. Esta manera de ver las cosas nunca me abandonó, y ha hecho toda la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre amor y pérdida.

Yo era afortunado - encontré lo que quería hacer en la vida, rápidamente. Woz y yo comenzamos Apple en el garage de mis padres, cuando yo tenía 20 años. Trabajamos duro, y en 10 años Apple había crecido desde nosotros dos en un garage, hasta una compañía de 2000 millones de dólares, con 4000 empleados. Habíamos lanzado nuestra primer gran creación -el Macintosh- un año antes, y yo había cumplido 30 años. Y entonces, fui despedido. Uds. se preguntarán cómo puede uno ser despedido de la compañía que fundó? Bien, al crecer Apple contratamos a alguien que yo pensé era muy talentoso para dirigir la compañía conmigo, y durante el primer año las cosas funcionaron bien. Pero entonces, nuestras visiones del futuro comenzaron a divergir y eventualmente, nos apartamos. Cuando pasó eso, nuestro directorio se puso de su parte. Así que a mis 30, yo estaba afuera. Y de una manera muy pública. Lo que había sido mi foco durante toda mi vida adulta, se había ido, y fue devastador. Realmente no supe qué hacer por unos meses. Me sentí como que había defraudado a la generación previa de emprendedores - me había pasado la posta, y la dejé caer. Me encontré con David Packard y Bob Noyce e intenté disculparme por haberlo hecho tan mal. Era un fracaso público, y hasta pensé irme del valle. Pero algo lentamente comenzó a aparecer en mí - yo todavía amaba lo que había hecho. Lo que había pasado con Apple no cambiaba eso. Yo había sido rechazado, pero todavía amaba lo mío. Así que decidí comenzar de nuevo. No lo ví entonces, pero el ser despedido de Apple se volvió lo mejor que pudo pasarme. La pesadez de haber sido exitoso fue reemplazada por la levedad de ser un principiamente de nuevo, menos seguro de todo. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.

Durante los siguiente cinco años, creé una compañía llamada NeXT, otra compañía llamada Pixar, y me enamoré de una mujer maravillosa que terminó siendo mi esposa. Pixar fue pensada para crear la primer película animada de la historia, Toy Story, y es ahora una de los estudios de animación más exitosos del mundo. En una notable vuelta de tuerca, Apple compró NeXT, yo retorné a Apple, y la tecnología que desarrollamos en NeXT está en el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una familia maravillosa.

Estoy muy seguro que nada de esto hubiera pasado si yo no hubiera sido despedido de Apple. Fue una medicina amarga, pero creo que el paciente la necesitaba. De vez en cuando en la vida uno estrella la cabeza contra un ladrillo. No pierdan la fé. Estoy convencido que lo único que me mantuvo en movimiento fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar lo que aman. Y esto es una verdad tanto para su trabajo como para sus seres queridos. Sus trabajas llenaran gran parte de su vida, y la única forma de estar realmente satisfechos es hacer lo que creen que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amándolo. Si no lo encontraron todavía, sigan buscando. No paren. Y como todo asunto del corazón, Uds. lo reconocerán en cuanto lo encuentren. Y, como toda gran relación, se pondrá mejor y mejor según pasen los años. Así que sigan buscando hasta que lo encuentren. No se queden quietos.

Mi tercer historia es sobre la muerte.

Cuando tenía 17 años, leí una frase que era algo así como: "Si vives cada días como si fuera el último, algún día estarás en lo cierto". Me impresiono, y desde entonces, por los pasados 33 años, he mirado en el espejo cada mañana, preguntándome: "Si hoy fuera el último día de mi vida, querría hacer lo que voy a hacer hoy?" Y cuando la respuesta ha sido "No" por muchos días seguidos, me doy cuenta que tengo que cambiar algo.

Recordar que estaré muerto algún día es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a hacer grandes elecciones en la vida. Porque casi todo - todo lo que uno espera, todo orgullo, miedo al fracaso - todas esas cosas simplemente caen ante la cara de la muerte, dejándote sólo lo que es importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes que perder. En ese momento, estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.

Hace un año, me diagnosticar cancer. Me hicieron un examen a las 7:30 de la mañana, y claramente mostraba un tumor en mi páncreas. Ni siquiera conocía lo que era el páncreas. Los doctores me dijeron que era casi seguro que ese tipo de cáncer era incurable, y que yo no debería esperar más que tres a seis meses de vida. Mi doctor me aconsejó ir a casa, y poner mis asuntes en orden, que es la forma que tienen los doctores para decir que uno va a morir. Significa intentar decirles a tus hijos todo lo que pensaste que decirles en los próximos diez años, pero en pocos meses. Significa asegurarse que todo esté arreglado, para hacer que todo sea lo más fácil posible para tu familia. Sifginifica decir adiós.

Yo viví con ese diagnóstico todo el día. Más tarde ese día, me hicieron una biopsa, me pusieron un endoscopio en mi garganta, pasando por mi estómago hasta los intestinos, pusieron una aguja en mi páncreas, y tomaron algunas células del tumor. Estaba sedado, pero mi esposa, que estaba ahí, me dijo que cuando ellos vieron las células bajo el microscopio, los doctores comenzaron a llorar, porque se dió que era una rara forma de cáncer pancréatico que era curable con cirugía. Me operé y ahora estoy bien.

Fue lo más cerca que estuve de enfrentar a la muerte, y espero que sea la más cerca por décadas. Habiendo vivido eso, puedo decirles esto con más certeza que cuando la muerta era sólo un concepto útil.

Nadie quiere morir. Aún la gente que quiere ir al paraíso no quiere morir para ir allí. Aún cuando la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie espera escapar de ella. Y esto debe ser así, porque la Muerte es seguramente la mejor invención de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Limpia lo viejo para hacer lugar a lo nuevo. Ahora mismo, lo nuevo son Uds., pero algún día no muy lejano en el futuro, Uds. gradualmente comenzaran a envejecer y serán removidos. Disculpen por ser tan dramáticos, pero totalmente cierto.

El tiempo de Uds. es limitado, así que no lo gasten viviendo la vida de otro. No se vean atrapados por el dogma - que es vivir con los resultados de los pensamientos de otros. No dejen que el ruido de las opiniones de otros apaguen su voz interior. Y más importante, tengan el coraje de seguir su corazón e intuición. Ellos ya conocen lo que realmente quieren. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una maravillosa publicación llamada The Whole Earth Catalog (Catálogo de toda la Tierra), que fue una de las biblias de mi generación. Fue creada por un compañero llamado Steward Brand no lejos de aquí, en Menlo Park, y él la trajo a la vida con su toque poético. Fue al final de los años sesenta, antes de las computadoras personales y la publicación de escritorio, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras y cámaras polaroid. Fue una especie de Google en formato papel, 35 años antes de que viniera Google: era idealista, y estaba repleta de grandes herramientas y nociones.

Stewart y su equipo publicaron varios números del catálogo, y cuando había cumplido su ciclo, ellos publicaron un último número. Fue a mediados de los setenta, y yo tenía la edad de Uds. En la contratapa de ese número final había una fotografía, de un camino en el campo, de mañana, el tipo de camino que encontrarían si fueran aventureros en la carretera. Abajo estaban las palabras: "Mantente hambriento, mantente alocado". Fue su mensaje de despedida. Mantente hambriento, mantente alocado. Y yo siempre he deseado eso para mí mismo. Y ahora, que Uds. se gradúan para comenzar de nuevo, les deseo lo mismo.

Mantente hambriento, mantente alocado.

Muchas gracias a todos.

------------------

Este post, lo publico para tenerlo presente. Hay veces que me olvido de algunas cosas, es bueno recordarlas.

Hay una parte que me toca más de cerca: yo también fui adoptado. Y sigo intentando justificar el esfuerzo que hicieron mis padres, para darme una vida.

También se lo dedico a una persona maravillosa, adoptada, que ha justificado todo lo que han hecho sus padres, en la hermosa vida que ha armado.

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General