Angel "Java" Lopez en Blog

Octubre del 2009


Publicado el 30 de Octubre, 2009, 0:48

Encontré los otros días, de casualidad, este excelente fragmento del show de Liberace, con Jack Benny invitado (debe ser 1969):

Liberace conquistó al público americano, siendo un excelente pianista que se transformó en showman. Como pianista clásico, había comenzado a ganarse la vida trabajando en locales y burdeles. El éxito  Fue, dicen, el primero en mirar con los ojos a la cámara de TV americana. Estableciendo contacto con su público, fue una gran estrella por muchos años, siendo uno de los mimados de Las Vegas. Siendo homosexual, no declarado, en una época donde no se aceptaba públicamente esa condición (recordemos el caso Rock Hudson), la pasó mal en su vida privada. Recuerdo que lo ví por primera vez, en el show de los Muppets, hace décadas, interpretando un "Palitos Chinos" que comenzaba simplísimo y terminaba apoteóticamente. Siempre me quedó su respuesta a una crítica despiadada que le habían hecho a uno de sus conciertos populares: "Señor Liberace, ¿le afectó mucho esa crítica? - Sí, muchísimo.... lloré camino al banco" :-)

Jack Benny fue un clásico de la comicidad americana, con una vida larga y fascinante, habiendo comenzado desde abajo en el vodevil de su tiempo. Tuvo también su propio show de televisión, y al contrario de Liberace, cultivó la radio. Muchos de sus primeros números (nos podemos remotar a la primera guerra mundial) fueron con su violín.

El humor americano de esos años (algo recordé por acá  con Quién está en primera) era algo que se nutrió de los "sketches" teatrales, y en las salas chicas, de bares nocturnos. Es distinto del humor de mi país, Argentina. Ya tendré que poner por acá, algún recuerdo de Olmedo, Tato Bores, o más lejanos, Biondi, Pepe Arias, para recordar y comparar. ¿o algún moderno Capussotto?

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General

Publicado el 25 de Octubre, 2009, 15:49

De vez en cuando, me encuentro con un mensaje en una lista de correo, que tiene el texto completo de un artículo. Generalmente, el artículo es interesante, y tiene relación con el tema de la lista, con lo que es bien recibido. Pero frecuentemente sucede que el que envía el mensaje olvida poner el enlace del que proviene el texto.

Quiero hoy defender al enlace. ¿Qué es lo bueno de enviar el enlace en ese caso? Hay varios: se hace mención a la fuente, dando los créditos justos a quien produjo el texto original; se permite visitar el artículo, pudiendo encontrar otros de la misma temática, por el mismo autor, o por escritos por otros autores en el mismo sitio que alberga al primero; si es un post, uno puede leer comentarios de otros lectores y hasta dejar su propio comentario.

(En el caso del mensaje de la lista de correo, yo promuevo enviar el enlace y un resumen, y no todo el artículo. Eso reduce el ancho de banda consumido, por todos, y evita que la gente que no le interesa el artículo completo reciba todo el texto. Pero, notablemente, no he visto grandes quejas en las listas de correo que frecuento. Sospecho que muchos suscriptores leen email fuera de línea, y agradecen así que el texto completo lo tengan en su programa de correo).

Pero el enviar el enlace sirve para más: permite reenviar el contenido a otro lugar, sirviéndose del enlace. Como ejemplo paradigmático, tienen a Twitter. Si encuentro algo interesante en un correo electrónico y ahí me enviaron el enlace original, puedo enviar esa información por Twitter, compartiéndola con mis "followers" sin necesidad de enviar todo el texto. El enlace puedo colgarlo de mi Delicious, organizándolo por tema, pudiendo compartirlo y recuperarlo más tarde, desde cualquier lugar del planeta, sin necesidad de ir a buscar el mensaje de correo original.

Otro ejemplo donde utilizo enlaces: en un mensaje de correo, o en los posts de este mismo blog, cuando expongo alguna postura mía, no escatimo en enlaces: si menciono un autor, dejo un enlace para que conozcan más sobre el mismo, o enlaces sobre los temas que trata que me parecen interesantes, sea que coincida o no coincida con mi postura. Lo importante es dar, a quien tenga la delicadeza de leer un escrito mío, herramientas adicionales para que si le interesa el tema pueda seguir en otras páginas, más que quedarse solamente con mi texto. Si no hay enlace disponible, por lo menos menciono alguna fuente (artículo, libro, capítulo) a consultar.

Reconozco que, en muchos mensajes míos, termina habiendo multitud de enlaces. Eso puede parecer "overwhelming" en algún punto. Pero, como dice el dicho, "mejor que sosobre que que fafalte" :-). Y enlace que encuentren, no es obligatorio seguirlo. Es más fácil ignorar un enlace, que todo un texto: otro argumento a favor del enlace, que termina siendo el gran invento humano... :-)

De alguna forma, el enlace son las notas al pie o las referencias al final de un capítulo, que encontramos en tantos textos "clásicos" (me refiero, textos "pre-web", cuando se usaban tablillas de barro, rollos de papiro, y papel encuadernado). Hasta los índices, tablas de contenido en papel son un preludio a la cultura del enlace. Lo mismo los índices por tema o autor mencionado, que encontramos al final de un libro. Y un predecesor del enlace: el ubicuo diccionario, donde cada palabra que aparece, ese, en definitiva, un enlace a su propia definición (en mi infancia me entretenía saltando de palabra en palabra en un diccionario enciclopédico: encontraba una palabra, leía la definición, si encontraba una palabra interesante pasaba a la definición de ésa, y así... no se preocupen, estoy bajo medicación, en general no soy un peligro para seres humanos, y en Mayfield me pasaron al Sector 4... :-)

Es el enlace lo que ha construido a la World Wide Web. Es ese simple enlace el que nos permite navegar de una página a otra, como una referencia. Y desde la aparición de los protocolos y herramientas que han montado lo que se ha dado llamar Web 2.0, con los "feeds" que se consumen y organizan de tantas formas, recuerden: todo item de un "feed" es, en definitiva, un enlace. ¿Qué nos dan Google, Yahoo, Bing y cía? Enlaces. ¿Qué guardamos en Delicious? Enlaces. ¿Qué comparto en mi FriendFeed? Mensajes, muchos con enlaces. Frecuentemente, lo mejorcito de una página de la Wikipedia son los enlaces que se encuentran al final, como referencias: dan más información sobre el tema que buscamos. Vean el artículo de la Wikipedia sobre los enlaces web.

En definitiva: nunca escatimen un enlace. Siempre traten de dar enlace, sobre cualquier mensaje, tema, escrito que hagan. Eso seguramente dará más herramientas a quien reciba el mensaje, tanto para entender más sobre el mensaje original, como para ampliar su perspectiva.

Bueno, no podría dejar de poner enlaces:

Don't be a canuto Explicando por qué compartir lo que uno conoce, y algunas pautas de cómo hacerlo

Lo que no está escrito no existe Por qué hay que pasar por escrito lo que uno conoce u opina.

Lo que no está escrito y en Google no existe Por qué hay que escribir en la web

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Y claro, mi firma son enlaces... :-)... No hay títulos, ni profesión, ni otra cosa, que enlaces, donde hay más enlaces que explican a qué me dedico, qué me interesa, o qué estoy haciendo, si es que alguien alguna vez le interesa... :-)

Imagen tomada de http://www.mediarevolutions.org/2007/12/nodebox_amazing_open_source_sc.html

Por ajlopez, en: Internet

Publicado el 21 de Octubre, 2009, 16:12

Hoy leo:

Soy Fátima, liberiana, tengo 20 años y soy diplomada en enfermería. Trabajo como enfermera en el Hospital Católico de St. Joseph.

Liberia, fue el primer país de África negra en ser independiente, en el año 1980 las peleas entre los líderes y el gobierno llevaron a un período de guerra difícil por veintitrés años. Si no fuese por los misiones que viven en el Hospital, no lo contaría ahora. Me ocurrió durante la guerra: los misioneros me permitieron traer conmigo toda mi familia al hospital. A la mañana siguiente, nos dijeron que nuestra casa había sido saqueada y quemada. Fue difícil aceptarlo. Pero los Hnos. y Hnas. nos ayudaron a empezar otra vez.

Toda la comunidad de la zona se ha beneficiado con la presencia de los misioneros. El amor que ellos han demostrado es tan grande; una vez un grupo de soldados entró en el Hospital y arrestaron a un doctor, entonces un Hermano de San Juan de Dios se puso delante y dijo: "Nos tenéis que llevarme a mí y a todos los misioneros del Hospital", era un tira y afloje, al final los soldados se fueron y nos dejaron.

Los Hnos. de San Juan de Dios y Hnas. son una bendición para nuestras vidas. Hemos perdido mucho, pero tenemos familias misioneras que se ocupan de nosotros y nos enseñan el amor, el amor real a Dios y al prójimo. Doy gracias a Dios por vosotros y dejadme que exprese mi gratitud con todo el corazón a través de estas pocas palabras.

Muchísimas gracias.

Fátima Bracewell

Es bueno darse cuenta de que hay gente que se preocupa por la gente. La experiencia de Fátima debe ser una más, pero qué importante es ver que hay grandeza humana, alimentada en la acción de cada día. Y qué lamentable que todavía haya estupidez humana, provocando violencia y dolor.

Encuentro la carta en una publicación de Hospital San Juan de Dios http://www.hsjd.org.

Pueden leer más sobre la la orden mencionada en Orden Hospitalaria San Juan de Dios.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General

Publicado el 18 de Octubre, 2009, 20:01

Un texto que tengo pendiente de releer con más cuidado, es el clásico "Azar y Necesidad" de Jacques Monod. Leo al principio:

La biología ocupa, entre las ciencias, un lugar a la vez marginal y central. Marginal en cuanto que el mundo viviente no constituye más que una parte ínfima y muy "especial" del universo conocido, de suerte que el estudio de seres vivos no parece poder lograr jamás la revelación de una leyes generales, aplicables fuera de la biósfera.

Interesante observación de Monod. Pero la vida abarca hechos tan especiales, tan interesantes que, según mi postura, nos ayuda a entender una parte de la realidad, que si bien es mínima en su extensión (comparada con todo lo que existe) por otro lado nos da pistas sobre procesos no triviales que suceden en la realidad.

Pero si la ambición última de la ciencia entera es fundamentalmente, como creo, dilucidar la relación del hombre con el universo, entonces es justo reconocer a la biología un lugar central puesto que es, entre todas las disciplinas, la que intenta ir más directaente al centro de los problemas que se deben haber resuelto antes de poder proponer el de la "naturaleza humana", en unos términos que no sean metafísicos.

Ahí disiento un poco de Monod. Yo me conformaría con que la ciencia explique la realidad, sea que esté incluido o no el fenómeno humano. Por supuesto, nos interesa la relación de los seres humanos con la realidad, con el resto del universo. Pero abogo por una ciencia donde ése sea un tema más. Monod, acá en este párrafo, hace "una bajada de línea": pone un "como creo" que, si leen el resto del libro, impregna gran parte de sus conclusiones.

Así, la biología es, para el hombre, la más significativa de todas las ciencias; es la que ha contribuido ya, sin duda, más que ninguna otra, a la formación del pensamiento moderno, profundamente transtornado y definitivamente marcado en todos los terrenos: filosóficos, religioso y político, por el advenimiento de la teoría de la Evolución.

Podría discutir algo este párrafo. Antes de la llegada de la evolución el pensamiento moderno se vió transformado por, por lo menos, dos corrientes: un humanismo que puso al hombre, no a la religión y creencia en un dios, como centro; y por otro lado, los avances en física y temas relacionados, que mostraron su eficacia en la aparición de tecnologías y la expansión del comercio. Pero hay que reconocer, que la teoría de la evolución y el descubrimiento del HECHO de la evolución han marcado profundamente gran parte de la actitud de mucha gente ante la realidad (pongo "mucha gente", porque no veo aún que gran parte de la humanidad esté advertida de la evolución, por más divulgación que se haya hecho).

Sin embargo, por segura que estuviese desde el fin del siglo XIX de su validez fenomenológica, la teoría de la Evolución, aunque dominando la biología entera, permanecía como suspendida mientras no se elaboraba una teoría física de la herencia.

Interesante punto. Ciertamente, la teoría de la evolución estaba suspendida en validez hasta que no se llegó a una comprensión más profunda de sus mecanismos. Como en otras partes de la ciencia, no se busca leyes (como las de Mendel) sino mecanismos (como el ADN y su proceso).

La esperanza de conseguirla rápidamente parecía casi quimérica hace trainta años a pesar de los éxitos de la genética clásica. Sin embargo, es esto lo que hoy aporta la teoría molecular del código genético. Interpreto aquí la "teoría del código genético", en un sentido amplio, para incluir no solamente las nociones relativas a la estructura químicas del material hereditario y de la información de la que es portador, sino también los mecanismos moleculares de expresión, morfogenética y fisiológica de esta información. Definida así, la teoría del código genético constituye la base fundamental de la biología.

Admitamos que sea la base. Pero no hay que olvidarse que la expresión de ese código, ese "desenvolver" el ADN para transformarlo en un organismo y la influencia del ambiente en la formación final del fenotipo son cosas que no debe olvidarse fácilmente.

Lo que no significa, desde luego, que las estructuras y funciones complejas de los organismos puedan ser deducidas de la teoría, ni siquiera que sean siempre analizables directamente a escala molecular. (No se puede predecir ni resolver toda la química con la ayuda de la teoría cuántica, que sin duda constituya, no obstante, la base universal).

De nuevo acá, encuentro la tensión entre un "reduccionismo predictivo", que nos serviría a predecir algo, y un "reduccionismo ontológico", que nos muestra lo que es en la realidad. Los que hayan seguido mis posts sabrán que apoyo eso que Monod denomina "teoría cuántica... (como) base universal (de la química)". Para explicar la química no hace falta más que aplicar la física (podemos discutir si teoría cuántica o más).

El libro de Monod prosigue tratando temas que tocan muchos puntos interesantes como éstos. Como en otros textos, encuentro coincidencias y diferencias con posturas mías.

Sobre el tema del desarrollo, más allá del código genético:

Desarrollo en biología, según Lewontin

Sobre reduccionismo
Reduccionismo en la realidad y en el conocimiento
y más enlaces al final de Reduccionismo según Lewontin, Rose, Kumin

El enlace que mencioné al principio, apuntando a la Wikipedia y que trata sobre el libro de Monod,  no es muy informativo. Pueden leer esta "review"

http://dannyreviews.com/h/Chance_and_Necessity.html

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 17 de Octubre, 2009, 17:12

Sigo leyendo el libro de Bruce Bliven "Hombres que crean el futuro", que ya comenté en Ciencia en guerra, Bruce  Bliven , Uranio, 1941 y en 48 cromosomas. Es un texto escrito cerca de 1940:

Uno de los más grandes astrónomos de los Estados Unidos, famoso también por la amplitud y hondura de su interés por otros aspectos de la ciencia, ha manifestado:

"Regístrense los anales de la historia y se comprobará que la mayoría de los grandes descubrimientos han sido realizados por hombres jóvenes, de una edad oscilante con frecuencia entre los dieciocho y veintitrés o veinticuatro años. En Alemania, por espacio de dos años, dichas personas han estado en un laboratorio del gobierno, en el ejército, en un campamento de trabajo o en cualquier otra parte, en condiciones tales que no les han dado oportunidad alguna de seguir su propia línea independiente de investigaciones".

He aquí una enérgica advertencia a los Estados Unidos, para que se aseguren de que están empleando a sus hombres de ciencia en forma tal que prometa el máximo beneficio social. Un buen investigador científico no debe ser sacado de su laboratorio y ubicado entre las filas del ejército con un fusil en las manos. Aun cuando quisiera semejante cambio, no debe serle permitido.

El país de Hitler se ha herido a sí mismo al expulsar o desterrar imprudentemente a sus hombres de ciencia. Sean cuales fueren las teorías raciales que se sostengan, ninguna persona razonable puede afirmar que el genio científico respeta razas o colores. Muchos de los sabios más destacados de Alemania, hace unos pocos años, eran total o parcialmente de sangre judía o tenían esposas judías. Otros, totalmente "arios", abandonaron por su propia voluntad Alemania, porque no les agradaba Hitler. Cualquier país se perjudica a sí mismo, desde el punto de vista científico, cuando pierde a hombres como Albert Einstein, James Franck, ganador del Premio Nobel para las investigaciones atómicas; Wilhelm Frei, el gran dermatólogo; Richard Goldschmidt, destacado biólogo y genetista, y muchísimos otros hombres prestigiosos que yo podría enumerar. Ningún país, en ningún tiempo, ha tenido un excedente exportable de cerebros.

Interesante tema a tratar. Recuerdo también los estragos de adoptar ideas "científicas" que están alineadas con el poder de turno, como el caso Lysenko en la URSS de Stalin.

Mi país, Argentina, tampoco tiene excedente exportable de cerebros pero seguimos exportando. Como post relacionado: La patria bolichera.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 11 de Octubre, 2009, 11:56

En estos días, me encuentro con este video, y discurso:

Pueden encontrar más información en la página de la Wikipedia: Wear Sunscreen. Inicialmente era un texto, de la columnista Mary Schmich de Chicago Tribune, publicado en 1997. Luego le agregaron música de fondo y esta presentación en video. Curiosamente, durante un tiempo, se dijo que era el texto de un discurso de Kurt Vonnegut, despiendo a una promoción de egresados del MIT.

Les dejo esta traducción libre mía, tomada de la versión en inglés que encontré en: Baz Luhrmann Lyrics.

Señoras y señores de la clase del 99. Si pudiera ofrecerseles sólo un consejo para el futuro, sería protector solar. A largo plazo los beneficios del protector solar han sido probados por los científicos, mientras que el resto de mi consejo no tiene base confiable más que mi propia experiencia.

Ahora, les daré este consejo. Disfruten el poder y la belleza de su juventud. Bien, olvíden el consejo. No entenderán el poder y la belleza de su juventud hasta que se haya desvanecido. Pero créanme, en 20 años verán hacia atrás a esas fotos que se tomaron en aquellos tiempos, y recordaran de una forma que hoy no pueden imaginar, cuántas posibilidades tenías ante tí y qué guapo eras en realidad.

No son tan gordos como se imaginan. No se preocupen por el futuro, o preocúpense, pero sepan que preocuparse es tan efectivo como tratar de resolver una ecuación de álgebra mientras se mastica chicle. Los problemas reales en sus vidas serán cosas que nunca cruzaron pro su mente; la clase de cosas que te sorprenden cuando no estás haciendo nada, a las 4 de una tarde de un martes.

Hagan una cosa cada día, que les asuste. Repitan: no jugar con los corazones de otras personas, ni dejen que otras personas los manejen. No pierdan el tiempo con celos. Algunas veces vas adelante, otras veces vas atrás... la carrera es larga, y al final, es una carrera con Uds. mismos, no con los otros.

Recuerden las felicitaciones que reciban, olviden los insultos; si logran hacerlo, avísenme cómo lo hicieron, para aprender.

Guarden sus viejas cartas de amor, y tiren los extractos bancarios viejos. No se sientan culpables si no conocen qué hacer con su vida.... la gente más interesante que conozco no sabía a los 22 años qué querían hacer con sus vidas, algunas de las personas más interesantes a los 40 todavía no lo saben.

Tal vez se casen, tal vez no, tal vez tengan hijos, tal vez no, tal vez se divorcien a los 40, tal vez bailarán en su aniversario de bodas 75... cualquier cosa que hagan, no se feliciten o recriminen mucho, sus chances de una u otra cosa, son mitad y mitad, como la de todos los demás.

Disfruten su cuerpo, úsenlo de cada forma que puedan... no tengan verguenza de él, o de lo que otras personas piensen de él, es el más grande instrumento que jamás tendrán... Bailen... aún cuando no tengan nada que hacer, en su propia habitación.

Lean las instrucciones, aún cuando no las sigan. No lean revistas de bellezas, sólo les harán sentir feos.

Traten de entender a sus padres, nunca saben cuándo se irán para siempre. Sean amables con sus hermanos; son el mejor enlace con el pasado, y las personas con las que más probablemente compartirán el futuro. Entiendan que los amigos van y vienen, pero algunos pocos, los más importantes, seguirán con Uds. Trabajen duro para superar las diferencias que tengan con ellos, de geografías y estilos de vida, porque a medida que envejezcan, más necesitaran de la gente que conocieron cuando eran jóvenes.

Vivan en Nueva York una vez, pero abandónenla antes de que se hagan demasiado duros. Vivan en el campo, en norte de California, alguna vez, pero déjenla antes de volverse demasiado blandos. Viajen.

Acepten algunas verdades universales, los precios subirán, los políticos mentirán, Uds. envejecerán, y empezarán a recordar los tiempos pasados, cuando los precios eran razonables, los políticos nobles, y los niños respetaban a sus mayores. Respeten a sus mayores.

No esperen que nadie los mantenga. Pueden que reciban una gran herencia, pueden que consigan una esposa rica, pero nunca estarán seguros de cuándo esa bonanza terminará.

No se preocupen mucho por su pelo. Sino, cuando tengan 40, parecerán de 85. Tengan cuidado con que consejos siguen, pero sean pacientes con los que tratan de dárselos. El consejo es una forma de nostalgia, arreglada de forma de rescatar el pasado del trasto de cosas viejas, mejorado, repintado en las partes feas, y reciclado para que aparezca valer más de lo que realmente vale.

No me hagan caso. Pero creánme en lo del protector solar.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez


Por ajlopez, en: General

Publicado el 9 de Octubre, 2009, 10:53

Uno de los misterios de la vida, que se va develando poco a poco, es cómo un organismo completo se forma desde una simple célula. El descubrimiento de las funciones del ADN, ARN, proteínas, máquinas de proteínas, "fábricas" incrustradas en la biología celular, es un tema fascinante, tanto desde el punto de vista de la ciencia como desde la historia de sus descubrimientos.

Leo en el libro de Bruce Bliven, "Hombres que crean el futuro", que comenté en Ciencia en guerra, Bruce  Bliven y en Uranio, 1941, este fragmento, escrito cerca de 1941:

¿Cómo crece un niño hasta convertirse de un óvulo fecundado microscópico y casi invisible en un jugador de fútbol de doscientas libras? Crece, como sucede con todas las cosas de la naturaleza, por medio de la división de las células. ¿Le ha ocurrido alguna vez al lector introducir un tubito entre las jabonaduras y soplar hasta que se elevara una masa de diminutas burbujas sobre la superficie del agua, llegando al extremo de desbordar casi el cuenco? La analogía es inexacta, pero la imagen similar que se obtiene es semejante a lo que ocurre en el proceso de la división celular. Cada uno de los cuarenta y ocho cromosomas de una célula se divide partíendose a lo largo en dos partes, que se separan, dirigiéndose la mitad, por decirlo así, a la derecha y la otra mitad hacia la izquierda. Luego, el núcleo comienza a estrecharse en la parte media, hasta cobrar la forma de una palanqueta de gimnasia, con cuarenta y ocho cromosomas en cada extremo. La varilla del medio se cierra, los dos extremos se separan y tenemos dos células, cada una de las cuales contiene todos los cromosomas de la célula original. Este proceso se repite: las dos células se convierten en cuatro, las cuatro en ocho, y así sucesivamente, hasta que su número se eleva a miles de millones.

Vean el dato curioso. Bliven menciona 48 cromosomas. Pero hoy sabemos que los seres humanos tenemos 23 pares, es decir, 46 cromosomas. Es que durante un tiempo, en el siglo XX, se creyó que eran 48. La confusión vino porque no era fácil distinguir y contar los cromosomas con las técnicas de aquellos tiempos. Leo en http://en.wikipedia.org/wiki/Chromosome:

Historical note

Investigation into the human karyotype took many years to settle the most basic question. How many chromosomes does a normal diploid human cell contain? In 1912, Hans von Winiwarter reported 47 chromosomes in spermatogonia and 48 in oogonia, concluding an XX/XO sex determination mechanism.[38] Painter in 1922 was not certain whether the diploid number of man is 46 or 48, at first favouring 46.[39] He revised his opinion later from 46 to 48, and he correctly insisted on man's having an XX/XY system.[40]

New techniques were needed to definitively solve the problem:

1. Using cells in culture
2. Pretreating cells in a hypotonic solution, which swells them and spreads the chromosomes
3. Arresting mitosis in metaphase by a solution of colchicine
4. Squashing the preparation on the slide forcing the chromosomes into a single plane
5. Cutting up a photomicrograph and arranging the result into an indisputable karyogram.

It took until the mid-1950s until it became generally accepted that the human karyotype include only 46 chromosomes. Considering the techniques of Winiwarter and Painter, their results were quite remarkable.[41][42] Chimpanzees (the closest living relatives to modern humans) have 48 chromosomes.

Notablemente, los chimpancés y los gorilas tienen 48 cromosomas. ¿Qué habrá pasado con ese par de cromosomas que nos marca una diferencia con nuestros primos?

No tengo acá la referencia para confirmar. Pero he leído que hubo investigadores que en el medio del siglo XX contaron 46 cromosomas humanos, pero debido al prestigio que tenían los anteriores recuentos, no publicaron el resultado. Pensaron que habían contado mal: en todas las publicaciones aparecían referencia a 24 pares. Se imaginaron que no habían podido detectar el par que según todos los demás existía.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 8 de Octubre, 2009, 1:47

Ayer comentaba sobre un libro de Bruce Liven, "Hombres que crean el futuro", en mi post: Ciencia en guerra, Bruce Bliven. Es interesante leer sobre el uranio, a principios de los cuarenta del siglo pasado, en un EE.UU. a punto de entrar en guerra con Japón:

...[una] cuestión de la más grande importancia potencial es la posible liberación de la titánica energía encerrada en el ámbito infinitamente pequeño del átomo. El trabajo más sensacional es el que se está realizando con los átomos de un metal pesado, el uranio. Los hombres de ciencia desaprueban el despliegue de publicidad hecho en los periódicos al respecto, considerando que el público ha obtenido una idea exagerada de los progresos realizados. Sin embargo, contemplan estos progresos con la más absoluta seriedad. Las cantidad de substancia productora de energía extraída hasta el presente son aún sumamente pequeñas, pero el proceso ha sido acelerado en mucho durante el último par de años. Ningún hombre de ciencia del grupo interrogado por mí está dispuesto a manifestar que la energía atómica será nuestra dentro de una generación, de dos o más. Se muestran igualmente reacios a decir que no la obtendremos dentro de seis meses o de seis años.

No hace falta ser hombre de ciencia para forjarse conjeturas sobre el futuro que puede aportar dicha liberación de energía atómica. Tendremos disponibles cantidades ilimitadas de fuerzas a un costo tan bajo que, prácticamente, serán gratuitas. Podrán satisfecerse todas las necesidades humanas usando tan sólo una minúscula fracción del trabajo humano empleado en la actualidad para satisfacer esas necesidades en forma inadecuada. Naturalmente, es posible que la humanidad quede destruída luego por la última y más espantosa de las guerras, o bien viva a partir de entonces en una utopía como la soñada por Eduardo Belamy. En las industrias que emplean el poder mecánico, al menos, la labor humana podría ser limitada a unos pocos años de la vida adulta y quizás a unas pocas horas por día o por semana.

Me temo que lo de gratuito, no se ha cumplido. En cuanto a entrar en una utopía, tampoco. Seguimos trabajando prácticamente tantas horas como el americano promedio de los cuarenta, o más en muchos paises. Es interesante ver que se conocía en esa época las posibilidades del uranio en el uso civil y de guerra. Y que se notara la diferencia entre uranio común, y el uranio que había que usar, cuyo proceso extracción Bliven comenta "ha sido acelerado" en los últimos años. Recuerdo que Asimov comentaba, en un libro donde recordaba las lecturas de su juventud, que en la ciencia ficción de entonces, era frecuente la alusión a la energía atómica, tanto en la explotación pacífica como en en el uso de armas.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 7 de Octubre, 2009, 11:11

Como ya comenté en mi post El curso de Filosofía de García Venturini y en otros, Buenos Aires se distingue por tener muchas librerías, con ejemplares viejos. Una de mis adquisiciones, que me parece interesante comentar, es "Hombres que crean el futuro", de Bruce Bliven. No conocía a este autor, les dejo algunos enlaces con más información, al final del post.

Está publicado algo antes de 1943 (no ubiqué la fecha de escritura, sólo la de copyright de la edición en español), por un escritor americano, en medio de la segunda guerra mundial. Trata sobre la situación de la ciencia y la técnica en EE.UU. y otros países aliados, y del contraste con "el enemigo". Leo al comienzo, Bliven escribe:

El autor de este libro es un periodista, no un hombre de ciencia: antes de haber comenzado a escribir estas páginas, mi conocimiento de los temas tratados se reducía simplemente al de cualquier lego de tipo corriente que se interesa mucho por la ciencia y que por espacio de años ha tenido el hobby de leer el material científico que no está expresado en términos harto difíciles para el hombre común. Mi propia labor cotidiana se desarrolla principalmente en los campos, muy alejados de las ciencias físicas, de la política, economía política y psicología social contemporáneas. Sea cual fuere el valor de esta obra, se deb de modo casi total a la cooperación del gran número de distinguidos líderes de la investigación científica que proporcionaron el material. Después de haberme comprometido a no citarlos individualmente, estos hombre me hablaron de una manera mucho más franca y completa de lo que se habían hecho en las condiciones usuales de una entrevista destinada a publicarse. Muchos de ellos, debido a sus infortunadas experiencias anteriores o por otros motivos, son reacios aún a hablarles a los periodistas.

Es interesante leer más adelante:

Abordé esta empresa por tres motivos: primero, para colmar las lagunas de mis propios conocimientos; segundo, para llamar la atención del público sobre los descubrimientos recientes más sensacionales de los laboratorios, y tercero, porque me pareció que la mayor parte de los norteamericanos, incluyo yo mismo, estaban un poco alicaídos y que les resultaría saludable, como compensación, escuchar algunas noticias de carácter optimista.

Una pista de la fecha de escritura:

Estoy corrigiendo las pruebas de este libro muy poco tiempo después del golpe asestado por el Japón a los Estados Unidos. Toda nuestra energía nacional está concentrada ahora, como es lógico, en la tarea de derrotar al Eje y de mantener encendida aún la antorcha de la libertad en este infortunado mundo. En período semejante... ¿debemos tomarnos aún el tiempo necesario para contempla las proezas de la ciencia?

...

El esfuerzo de los totalitarios es la última y convulsiva intentona de arrastra al mundo de nuevo hacia la barbarie. Si vencemos, como debe suceder y sucederà, el nuevo día que alboree será el primero en que la ciencia cumpla realmente su destino. Y, por eso, es de desear que hasta en medio de la desesperada lucha, sepamos algo al menos sobre las formas que cobrará el nuevo mundo del porvenir.

Tengo para comentar varias páginas del libro, espero que el primer post que siga sea sobre lo que se conocía públicamente sobre el uranio en aquellos tiempos.

Para conocer más sobre Bliven

The papers of Bruce Bliven
Bruce Bliven, Jr., 85, Author Who Brought Verve to Assortment of Subjects
Bruce Bliven, Amazon, Bibliography

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 6 de Octubre, 2009, 11:33

Sigo leyendo el excelente libro "No está en los genes", de Richard Lewontin, biólogo evolutivo, Steve Rose, neurobiólogo, y Leon J. Kamin, psicólogo. Ayer escribí sobre

Reduccionismo según Lewontin, Rose, Kumin

Hoy leo sobre determinismo, en donde estoy más alineado con los autores:

La segunda postura está relacionado con la primera, pues, en efecto, es algunos sentidos un caso especial de reduccionismo.

Reduccionismo no implica determinismo, si el nivel del que partimos no es determinista. Pero veamos cuál es el que quieren comentar:

Es la postura del determinismo biológico. Esencialmente los deterministas biológicos se preguntan: ¿por qué son los individuos como son? ¿por qué hacen lo que hacen? Y responden que las vidas y las acciones humanas son consecuencias inevitables de las propiedades bioquímicas de las células que constituyen al individuo, y que estas características están a su vez determinadas únicamente por los constituyentes de los genes que posee cada individuo.

El problema de esa postura, está en la palabra "únicamente". Y en tratar a la conducta de los seres humanos como resultado de sólo eso, de la biología de base. Lo que sucede es que la conducta de un ser humano es resultado de varias causas, no de una sola. Y tendríamos que tomar en cuenta que los seres humanos tenemos grandes capacidades: imaginación, para imaginar las consecuencias de nuestras acciones o inacciones, y voluntad, para decidir actuar o no actuar. Hay que tomar en cuenta los genes, pero en una medida que hay que investigar en detalle.

Por último, todo comportamiento humano -y en consecuencia, toda la sociedad humana- está regido por una cadena de determinantes que van del gen al individuo y, de éste, a la suma de los comportamientos de todos los individuos. Los deterministas afirmarían, pues, que la naturaleza humana está determinada por nuestros genes. Una buena sociedad es, o bien una sociedad acorde con la naturaleza humana, a cuyas características fundamentales de desigualdad y competetividad la ideología reclama acceso privilegiado, o bien es una utopía inasequible a causa de la insuperable contradicción de la naturaleza humana con una noción arbitraria del bien que no haga referencia a los factores de naturaleza física.

Hay que investigar qué queda como "naturaleza humana", como características propias de ser humanos, y qué queda como resultado de estar en una sociedad determinada. ¿Somos altruistas o egoístas por naturaleza humana, por que ya "venimos programados" así? ¿o esa conducta es resultado de nuestra educación, del ambiente social, o de la historia personal de cada uno? Pienso que la respuesta está en ambas causas: la naturaleza, y el desarrollo, pero que hay que investigar más. Pero también hay que tener en cuenta esto: no caer en la falacia naturalista, de afirmar "somos altruistas/egoístas por naturaleza" (que puede ser o no cierto), y de ahí concluir que la sociedad que tenemos que construir sea entonces altruista/egoísta. Por lo que veo, nuestra naturaleza, sea cual sea, no implica que no podamos decidir, y actuar de otra forma. Si el día de mañana se muestra que nuestra naturaleza nos lleva al egoísmo de la tribu, esto no implica que sean imposibles sociedades de distinta naturaleza.

Las causas de los fenómenos sociales se hallan pues en la biología de los actores individuales en una escena social, como cuando se nos informa que la causa de los disturbios juveniles en muchas ciudades británicas en 1981 debe buscarse en "una pobreza en las aspiraciones y expectativas creada por la familia, la escuela, el medio ambiente y la herencia genética".

No estoy tan en desacuerdo en esa explicación. La explicación de la conducta tiene varias fuentes, entre ellas las que se enumeran en el anterior párrafo. Lo que sucede, que "la familia, la escuela... " son partes de una sociedad que viene ya dada, determinada por la conducta y costumbres de los individuos que nos preceden. Uno podría decir "la sociedad determina los individuos", yo me inclino más por "la sociedad es determinada por los individuos que la forman, y a su vez, forma a los nuevos individuos". La reducción a individuos de una sociedad, no me parece errada. Sólo tenemos que tener en cuenta las relaciones que se arman. Un reduccionismo moderado no se decanta por una sola causa, sino en tener en cuenta todas las causas que intervienen. Si quieren, podría llamarlo un reduccionismo explicativo: la conducta humana se explica por este, este y este otro factor, a determinar en más detalle. La gran vuelta de tuerca que tenemos como individuos, en contra de un reduccionismo ingenuo, es nuestra imaginación y la voluntad. No somos moléculas de agua que forman el agua, de una forma pasiva.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 5 de Octubre, 2009, 11:34

Estoy leyendo el excelente libro "No está en los genes", Editorial Crítica, que plantea las exageradas conclusiones a las que a veces se llega, apelando a la ciencia. Los autores son Richard Lewontin, biólogo evolutivo, Steve Rose, neurobiólogo, y Leon J. Kamin, psicólogo.

Tendría tanto para postear sobre los temas tocados en este libro, cuya lectura recomiendo a todos los interesados en la conducta humana, la ciencia, la filosofía de la ciencia, y la filosofía en general.

Como en tantos otros libros, coincido en varios puntos con los autores, y en otros discrepo. Siempre hay que encarar cualquier lectura con cierto ánimo crítico, y no leer aceptando lo que se dice, por imposición de autoridad, o porque coincidimos con los autores en varias posturas. Un tema que tendré que tratar aparte, que merece un post, es cómo este libro tiene, en sus lectures, una tendencia a ser aceptado, por coincidir con posturas que tenemos, yo diría posturas morales. Es muy fácil caer en "acepto esto", porque está alineado con mis posturas básicas de cómo tiene que ser el ser humano. No, hay que resistir esa inclinación, a "creer lo que queremos creer", y tener una disposición de preguntar: esto que los autores me plantean, es lo "que es el caso" (apelando a la expresión de Aristóteles, sobre la realidad).

Pienso que los autores atacan el reduccionismo de forma exagerada. El reduccionismo debe ser siempre revisado, y moderado, pero me parece que lo que expresan, es un poco una caricatura de muchas posturas reduccionistas (así como debe haber posturas que son tal cual como la describen).

Leo en el primer capítulo:

... es el reduccionismo, nombre dado a un conjunto de métodos y modos de explicación generales del mundo de los objetos y de las sociedades humanas.

Bueno, hay reduccionistas que no se embarcarían en la explicación de sociedades humanas. Pero pienso que es posible aplicarlo aún a sociedades, siempre estando advertidos de algunos puntos (como no olvidar las relaciones entre las partes, y las múltiples causas para explicar cualquier "ley" que se nos aparezca, no es lo mismo explicar las cualidades del agua, que las de una sociedad, porque en la explicación de ésta última hay muchas más fuentes de causas)(Lo mismo afirmo para explicar la conducta del ser humano, no podemos reducir a genes todo, porque no son las únicas "causas". Es como pretender explicar el agua sólo en términos de hidrógeno, olvidándonos de oxígeno).

En sentido amplio, los reduccionistas intentan explicar las propiedades de los conjuntos complejos -caso de las moléculas o las sociedades, por ejemplo- en términos de las unidades de que están compuestas estas moléculas o sociedades. Ellos aducirían, por ejemplo, que las propiedades de una molécula proteica podrían ser determinadas y pronosticadas únicamente en términos de las propiedades de los electrones, protones, etc., de que están compuestos sus átomos.

En mi postura, no pondría "pronosticadas" sino "explicadas". Y en cuanto a "determinadas", vería si es el caso. El reduccionismo no implica determinismo. Un sistema, como el clima, podría ser lo bastante complejo como para tener un indeterminismo básico. Un ejemplo son las órbitas de planetas: dado un pequeño cambio inicial, una órbita estable puede derivar en inestable. Un reduccionista moderado no espera explicar las cucarachas en términos de sus células, pero sí darse cuenta de que no hay en cualquier cucaracha más que células, conformando un organismo. Un organismo es un sistema, con relaciones entre las partes, pero en su explicación, no hace falta apelar a ninguna fuerza o ley nueva, que no esté dada ya en la físico-química. Al final de este post, hay enlaces a otros posts míos donde me explayo un poco más sobre el tema, y otras posturas.

También sostendrían que las propiedades de una sociedad humana son de igual modo la suma de los comportamientos y tendencias individuales de los seres humanos de que se componen esas sociedades. Las sociedades son "agresivas", por ejemplo, porque los individuos que las componen son "agresivos".

Eso lo afirmarían sólo algunos reduccionistas. Ningún reduccionista moderado afirmaría que "el agua es húmeda" porque las moléculas del agua son "húmedas". La humedad es una propiedad del conjunto, pero insisto, para explicarlo bastaría la físico-química. Tal vez como humanos, se nos hace difícil la reducción como camino para explicar todo, pero a lo que voy es a lo que pasa en la realidad, no en nuestras limitadas mentes.

Dicho en lenguaje formal, el reduccionismo sostiene que las unidades que componen un conjunto son ontológicamente previas al conjunto que componen esas unidades. Es decir, las unidades y sus propiedades existen antes que el conjunto y hay una cadena de causalidad que va de las unidades al conjunto.

En muchos sistemas (prácticamente todos los de la realidad) las unidades preceden al conjunto, no en causalidad, sino en historia. Los electrones "aparecieron" antes que los átomos y moléculas. Lo unicelular "apareció" antes que el organismo pluricelular. Lo cual no obsta a que las células actuales son como son porque participan de un organismo. El "conjunto" también moldea "las partes". Pero insisto: no hay nada en las células u organismos, que al final, no pueda explicarse en un nivel más bajo.

(Reconozco que una de las defensas del reduccionismo es fomentada por el ataque al vitalismo, y mi postura es cercana a esa defensa/ataque. Pero aún advertido de esto, veo que este reduccionismo moderado que propongo, "es el caso").

Ponen al pie, una nota:

Para una defensa vigorosa del reduccionismo en la biología y en la psicología, véase, por ejemplo, M. Bunge, The Mind Body Problem, Pergamon, Oxford, 1981 (hay traducción castellana: El problema mente-cerebro, Tecnos, Madrid, 2002); M. Boden, Purposive Explanation in Psychology, Harvard University Press, Cambridge, Mass. 1972; E. Wilson, The Mental as Physical, Routledge & Kegan Paul, Londres, 1979; F. Crick, Life Itselft, Macdonald, Londres, 1982; J.Monod, Chance and Necessity, Cape, Londres, 1972 (hay traducción castellana: El azar y la necesidad. Ensayo sobre la filosofía natural de la biología moderna, Barral, Barcelona, 1972); y S.Lucia; Life: The Unfinished Experiment, Souvenir Press, Londres, 1976. (Hay traducción castellana: La vida, experimento inacabado, Alianza, Madrid, 1975).

Curiosamente, citan a un excelente libro de Mario Bunge, el beato. Pero Bunge también es crítico del reduccionismo, y propone un sistemismo, tal vez la postura más cercana a mi reduccionismo moderado. Bunge acepta lo emergente en sistemas. En mi postura, los sistemas que veo en la realidad (no los inventados), todo lo que veo hasta ahora de emergente, es una cualidad nueva, pero explicable por lo que venía de antes. El libro de Monod también es una lectura casi obligatoria, que me debo encarar en detalle, libro semi-pendiente en mi biblioteca.

Interesante tema. Otros posts relacionados:

Reducción explicativa según Ernst Mayr
Emergencia y reducción ontológica
Reduccionismo en la realidad y en el conocimiento
Reduccionismo según Weinberg
Reducción y análisis según Ernts Mayr
Reduccionismo según Susskind
Desarrollo en biología, según Lewontin
Las leyes fundamentales, según Gerard't Hooft

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 4 de Octubre, 2009, 17:05

Una de las delicias que tiene la ciudad donde vivo, Buenos Aires, es la gran cantidad de librerías dedicadas a libros usados y viejos. En una de las "razzias" que emprendí esta semana por esos locales, encontré una joya, el "Curso de Filosofía" de García Venturini.

En mi pais, Argentina, la educación se dividía, en mis tiempos, en primaria, secundaria, y finalmente, si uno quería, ingresaba a alguna Universidad. En la secundaria, tenía cinco años de estudio, en mi plan. En el cuarto y en el quinto (no recuerdo el orden) se daban materias como Filosofía por un lado, y Psicología. García Venturini fue mi libro de Psicología, mientras que el de filosofía fue el de Fatone. Y ahora encuentro el "otro Venturini", el de filosofía. Su libro de psicología también abarcaba varios de los temas que trata en este otro.

Es curioso que encuentre al comienzo de su libro, esta presentación escrita por el propio autor:

Este libro fue escrito con un temario prefijado y un destinatario especial. El temario es el programa oficial que, a nuestro entender, no ofrece el ordenamiento más adecuado para la formación filosófica exigida por el ciclo secundario. Lo cual significa que nos hemos tenido que someter a un ordenamiento que no compartimos. El destinatario es el alumno adolescente que va a tomar contacto prácticamente por primera vez con las disciplinas filosóficas. Lo cual significa que nos hemos esforzado al máximo para lograr la eficacia didáctica correspondiente, utilizando un lenguaje esencial y abundando en ejemplos esclarecedores.

A nadie escapa la dificultad de poner todo el mundo filosófico (pues, por más que en generalidades, el programa habla de casi todos los temas de la Filosofía) al alcance de un lector de corta edad y que poco oyó hablar de estas cuestiones. El autor se mueve, inevitablemente, entre dos graves peligros: o hablar un lenguaje ininteligible o desvirtuar la disciplina; ambos resultados, confiamos haber elidido tanto uno como otro, y pensamos que este Curso, sin abandonar sus fines fundamentales, ha de abrir el camino de la preocupación filosófica a todo aquel que lo transite con un poco de interés. Abundantes ampliaciones en letra menor, gran cantidad de notas al pie de página y una rica bibliografía apuntan en esta dirección.

Ciertamente, el libro es claro, con abundantes notas y textos al final de cada capítulo. Recuerdo que mi primer contacto con Aristóteles, fue por el texto que García Venturini colocaba en uno de los primeros capítulos de su "Curso de Psicología".

Es loable que presente varias tendencias, sin "bajar línea", por lo menos, evidente:

Hemos buscado ser objetivos sin adherir a ninguna tendencia en particular, y presentar las posiciones más significativas respecto de los diferentes problemas, como así también exponer las últimas ideas y los últimos autores.

El resto de la tarea -lo decisivo- queda en manos del profesor, que ha asumido la máxima responsabilidad docente: la enseñanza de la Filosofía.

En aquellos tiempos (me temo que en el siglo pasado), los estudiantes no prestábamos mucha atención a estos temas de filosofía, como la existencia, el conocimiento, la moral. Temas tan fascinantes, que pienso que todos tenemos que ocuparnos de ellos, en alguna etapa de nuestra vida. Espero que la tarea de los maestros de hoy sea menos ardua que entonces: la adolescencia es una buena época para comenzar a preguntarse sobre el sentido de todo.

No conozco mucho de García Venturini (ni encontré mucho en Internet). Recuerdo alguna vez haberlo visto en televisión, hace muchos años, defendiendo la idea de progreso (cosa que, que por estos lares, es algo raro de encontrar esta defensa).

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 3 de Octubre, 2009, 18:53

Uno de los libros al que siempre vuelvo, pero que no he leído completo, es los libros de la "Historia" de Herodoto, el llamado "Padre de la Historia". Desde año y medio, tengo mi biblioteca principal repartida en dos lugares, así que no lo tengo acá. En esos libros de "la historia" de Herodoto, encontraremos lo que este griego viajante conoció y recopiló de su tiempo, el siglo V antes de Cristo. Mucho de lo que cuenta es invención, y otras partes son dudosas. Describe desde animales y plantas de las regiones que visitó, como costumbres, guerras, historias. Vaya como muestra, esta terrible:

Pocas venganzas habrá tan duras como la que Hermótimo se tomó por el daño que le habrían hecho. Era, entre todos los eunucos, el preferido y más respetado por el rey Jerjes, y procedía de Pédaso...

Hermótimo, muy joven aún, había sido hecho prisionero en una guerra y vendido como esclavo. Panionio, un individuo de Quíos, dedicado a tan vergonzoso negocio, lo compró. Y de la misma forma que hacía con todos los muchachos de hermoso aspecto que encontraba, una vez castrados, los vendía luego en los mercados de Sardes y Efeso por una buena cantidad de dinero. Porque, entre los bárbaros, los castrados son los más apreciados que los demás esclavos, dada su fidelidad en todos los servicios.

Panionio había castrado ya a numerosos jóvenes, puesto que vivía de ello, y lo mismo hizo con Hermótimo.

Mas éste tuvo suerte dentro de su desgracia. Quiso la casualidad que, desde Sardes, le enviaran al rey de Persia junto con otros regalos. Poco después, Jerjes le distinguía por encima de todos los demás eunucos.

Llegado el momento en que el rey emprendió campaña militar contra Atenas y se detuvo con sus ejércitos en Sardes, Hermótimo fue por cierto asunto a la región de la Misia llamada Atarneo, que habitan los de Quíos. Allí tropezó con Panionio, a quien reconoció enseguida. Habló largo y amablemente con él, y de momento, enumeró todo cuanto de bueno le debía. Antes de despedirse de él, prometió recompensarle generosamente si se trasladaba con su familia a Atarneo.

Panionio recibió la invitación con alegría y llamó sin pérdida de tiempo a su mujer y a sus hijos. Mas así que Hermótimo tuvo en sus manos el mercader de esclavos y a toda su familia, habló así:

"Tú, maestro en lo más vil de las profesiones, di qué te hemos hecho, a ti o a los tuyos, yo o alguno de mis mayores, para que me privaras de ser un hombre entero. ¿Crees que los dioses no vieron lo que entonces hiciste conmigo? Tal como corresponde a la justicia, ahora te han puesto en mi poder, y que conste que no vas a poder reprocharme que sea débil e indeciso en el escarmiento que te preparo."

Dichas estas palabras, obligó a Panionio a castrar con sus propias manos a sus cuatro hijos. Y, una vez terminada esta labor, los muchachos tuvieron que hacer lo mismo con el padre.

De esta forma alcanzó a Panionio la venganza de Hermótimo.

Terrible historia. Libro VIII, 104-105. Citado en "El asombro de Herodoto" de Werner Keller.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Publicado el 2 de Octubre, 2009, 1:51

Hace unos días, recordé en una reunión este diálogo, típico del humor norteamericano de hace décadas, que llegó a mi país en los programas de media hora de Abott y Costello. Me sorprendió que varios de los asistentes no conocieran o recordaran este paso de vodevil americano, que debe ser uno de los más famosos de su época. Así que me decidí a buscarlo, encontré varias versiones en Youtube. Tenemos esta versión, con el sonido original, pero con subtítulos en español (notable cómo se conserva el doble sentido, a pesar de la traducción):

Tienen una transcripción al inglés y parte de la historia en:

Who's on First? by Abbott and Costello

Leo ahí:

One of the most famous baseball comedy acts to ever take place was the following humorous exchange between Bud Abbott and Lou Costello. The words alone cannot do it justice, but it is still quite funny to read. The skit was originally done on the radio live (each & every time) until the legendary duo later included it on The Naughty Nineties compilation.

The general premise behind the exchange has Costello, a peanut vendor named Sebastion Dinwiddle, talking to Abbott who is Dexter Broadhurt, the manager of the mythical St. Louis Wolves. However, before Costello can get behind the plate, Abbott wants to make sure he knows everyone's name on the team...

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General