Angel "Java" Lopez en Blog

4 de Octubre, 2009


Publicado el 4 de Octubre, 2009, 17:05

Una de las delicias que tiene la ciudad donde vivo, Buenos Aires, es la gran cantidad de librerías dedicadas a libros usados y viejos. En una de las "razzias" que emprendí esta semana por esos locales, encontré una joya, el "Curso de Filosofía" de García Venturini.

En mi pais, Argentina, la educación se dividía, en mis tiempos, en primaria, secundaria, y finalmente, si uno quería, ingresaba a alguna Universidad. En la secundaria, tenía cinco años de estudio, en mi plan. En el cuarto y en el quinto (no recuerdo el orden) se daban materias como Filosofía por un lado, y Psicología. García Venturini fue mi libro de Psicología, mientras que el de filosofía fue el de Fatone. Y ahora encuentro el "otro Venturini", el de filosofía. Su libro de psicología también abarcaba varios de los temas que trata en este otro.

Es curioso que encuentre al comienzo de su libro, esta presentación escrita por el propio autor:

Este libro fue escrito con un temario prefijado y un destinatario especial. El temario es el programa oficial que, a nuestro entender, no ofrece el ordenamiento más adecuado para la formación filosófica exigida por el ciclo secundario. Lo cual significa que nos hemos tenido que someter a un ordenamiento que no compartimos. El destinatario es el alumno adolescente que va a tomar contacto prácticamente por primera vez con las disciplinas filosóficas. Lo cual significa que nos hemos esforzado al máximo para lograr la eficacia didáctica correspondiente, utilizando un lenguaje esencial y abundando en ejemplos esclarecedores.

A nadie escapa la dificultad de poner todo el mundo filosófico (pues, por más que en generalidades, el programa habla de casi todos los temas de la Filosofía) al alcance de un lector de corta edad y que poco oyó hablar de estas cuestiones. El autor se mueve, inevitablemente, entre dos graves peligros: o hablar un lenguaje ininteligible o desvirtuar la disciplina; ambos resultados, confiamos haber elidido tanto uno como otro, y pensamos que este Curso, sin abandonar sus fines fundamentales, ha de abrir el camino de la preocupación filosófica a todo aquel que lo transite con un poco de interés. Abundantes ampliaciones en letra menor, gran cantidad de notas al pie de página y una rica bibliografía apuntan en esta dirección.

Ciertamente, el libro es claro, con abundantes notas y textos al final de cada capítulo. Recuerdo que mi primer contacto con Aristóteles, fue por el texto que García Venturini colocaba en uno de los primeros capítulos de su "Curso de Psicología".

Es loable que presente varias tendencias, sin "bajar línea", por lo menos, evidente:

Hemos buscado ser objetivos sin adherir a ninguna tendencia en particular, y presentar las posiciones más significativas respecto de los diferentes problemas, como así también exponer las últimas ideas y los últimos autores.

El resto de la tarea -lo decisivo- queda en manos del profesor, que ha asumido la máxima responsabilidad docente: la enseñanza de la Filosofía.

En aquellos tiempos (me temo que en el siglo pasado), los estudiantes no prestábamos mucha atención a estos temas de filosofía, como la existencia, el conocimiento, la moral. Temas tan fascinantes, que pienso que todos tenemos que ocuparnos de ellos, en alguna etapa de nuestra vida. Espero que la tarea de los maestros de hoy sea menos ardua que entonces: la adolescencia es una buena época para comenzar a preguntarse sobre el sentido de todo.

No conozco mucho de García Venturini (ni encontré mucho en Internet). Recuerdo alguna vez haberlo visto en televisión, hace muchos años, defendiendo la idea de progreso (cosa que, que por estos lares, es algo raro de encontrar esta defensa).

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía