Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 18 de Octubre, 2009, 20:01

Un texto que tengo pendiente de releer con más cuidado, es el clásico "Azar y Necesidad" de Jacques Monod. Leo al principio:

La biología ocupa, entre las ciencias, un lugar a la vez marginal y central. Marginal en cuanto que el mundo viviente no constituye más que una parte ínfima y muy "especial" del universo conocido, de suerte que el estudio de seres vivos no parece poder lograr jamás la revelación de una leyes generales, aplicables fuera de la biósfera.

Interesante observación de Monod. Pero la vida abarca hechos tan especiales, tan interesantes que, según mi postura, nos ayuda a entender una parte de la realidad, que si bien es mínima en su extensión (comparada con todo lo que existe) por otro lado nos da pistas sobre procesos no triviales que suceden en la realidad.

Pero si la ambición última de la ciencia entera es fundamentalmente, como creo, dilucidar la relación del hombre con el universo, entonces es justo reconocer a la biología un lugar central puesto que es, entre todas las disciplinas, la que intenta ir más directaente al centro de los problemas que se deben haber resuelto antes de poder proponer el de la "naturaleza humana", en unos términos que no sean metafísicos.

Ahí disiento un poco de Monod. Yo me conformaría con que la ciencia explique la realidad, sea que esté incluido o no el fenómeno humano. Por supuesto, nos interesa la relación de los seres humanos con la realidad, con el resto del universo. Pero abogo por una ciencia donde ése sea un tema más. Monod, acá en este párrafo, hace "una bajada de línea": pone un "como creo" que, si leen el resto del libro, impregna gran parte de sus conclusiones.

Así, la biología es, para el hombre, la más significativa de todas las ciencias; es la que ha contribuido ya, sin duda, más que ninguna otra, a la formación del pensamiento moderno, profundamente transtornado y definitivamente marcado en todos los terrenos: filosóficos, religioso y político, por el advenimiento de la teoría de la Evolución.

Podría discutir algo este párrafo. Antes de la llegada de la evolución el pensamiento moderno se vió transformado por, por lo menos, dos corrientes: un humanismo que puso al hombre, no a la religión y creencia en un dios, como centro; y por otro lado, los avances en física y temas relacionados, que mostraron su eficacia en la aparición de tecnologías y la expansión del comercio. Pero hay que reconocer, que la teoría de la evolución y el descubrimiento del HECHO de la evolución han marcado profundamente gran parte de la actitud de mucha gente ante la realidad (pongo "mucha gente", porque no veo aún que gran parte de la humanidad esté advertida de la evolución, por más divulgación que se haya hecho).

Sin embargo, por segura que estuviese desde el fin del siglo XIX de su validez fenomenológica, la teoría de la Evolución, aunque dominando la biología entera, permanecía como suspendida mientras no se elaboraba una teoría física de la herencia.

Interesante punto. Ciertamente, la teoría de la evolución estaba suspendida en validez hasta que no se llegó a una comprensión más profunda de sus mecanismos. Como en otras partes de la ciencia, no se busca leyes (como las de Mendel) sino mecanismos (como el ADN y su proceso).

La esperanza de conseguirla rápidamente parecía casi quimérica hace trainta años a pesar de los éxitos de la genética clásica. Sin embargo, es esto lo que hoy aporta la teoría molecular del código genético. Interpreto aquí la "teoría del código genético", en un sentido amplio, para incluir no solamente las nociones relativas a la estructura químicas del material hereditario y de la información de la que es portador, sino también los mecanismos moleculares de expresión, morfogenética y fisiológica de esta información. Definida así, la teoría del código genético constituye la base fundamental de la biología.

Admitamos que sea la base. Pero no hay que olvidarse que la expresión de ese código, ese "desenvolver" el ADN para transformarlo en un organismo y la influencia del ambiente en la formación final del fenotipo son cosas que no debe olvidarse fácilmente.

Lo que no significa, desde luego, que las estructuras y funciones complejas de los organismos puedan ser deducidas de la teoría, ni siquiera que sean siempre analizables directamente a escala molecular. (No se puede predecir ni resolver toda la química con la ayuda de la teoría cuántica, que sin duda constituya, no obstante, la base universal).

De nuevo acá, encuentro la tensión entre un "reduccionismo predictivo", que nos serviría a predecir algo, y un "reduccionismo ontológico", que nos muestra lo que es en la realidad. Los que hayan seguido mis posts sabrán que apoyo eso que Monod denomina "teoría cuántica... (como) base universal (de la química)". Para explicar la química no hace falta más que aplicar la física (podemos discutir si teoría cuántica o más).

El libro de Monod prosigue tratando temas que tocan muchos puntos interesantes como éstos. Como en otros textos, encuentro coincidencias y diferencias con posturas mías.

Sobre el tema del desarrollo, más allá del código genético:

Desarrollo en biología, según Lewontin

Sobre reduccionismo
Reduccionismo en la realidad y en el conocimiento
y más enlaces al final de Reduccionismo según Lewontin, Rose, Kumin

El enlace que mencioné al principio, apuntando a la Wikipedia y que trata sobre el libro de Monod,  no es muy informativo. Pueden leer esta "review"

http://dannyreviews.com/h/Chance_and_Necessity.html

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia