Angel "Java" Lopez en Blog

Noviembre del 2009


Publicado el 30 de Noviembre, 2009, 21:20

Encuentro hoy este comentario de Guillermo R. de Echandía en su Introducción a la Física, refiriéndose a lo que denominaban physis los griegos:

"En efecto, physis no era una región especial del ente, sino que en la tradición griega designaba todo cuanto existe en el Universo: los astros, la materia inerte, las plantas, los animales y el hombre. El surgimiento en el siglo VI de una ciencia de la physis, en este sentido, fue el gran hecho que decidió el destino del pensamiento griego. Lo que la expresión physei ónta quería significar en el legado de los jonios es que las cosas provienen y se fundan en la physis, que la physis es su entidad misma, lo que las hace estar siendo en sus más diversas mutaciones y vicisitudes, que para ser hay que llegar a ser y que la physis es el gran protagonista del devenir de lo real, de cuanto es y acontece".

Antes de Aristóteles, Platón y Sócrates, los primeros filósofos griegos se preguntaron por lo que hay en la naturaleza. Emplearon la palabra physis que no es lo mismo que física, en su versión actual. Pero de alguna manera, los primeros pensadores (como Tales) tocaron temas que hoy incluiríamos en gran parte en la física moderna: cómo está constuida la realidad, cuáles son sus elementos primordiales (hay un término a discutir acá, arché), y comenzaron a enunciar primeras leyes, relaciones, para explicar lo que encontraban (como leemos arriba, naturaleza, physis, abarcaba todo, incluso al hombre). Aristóteles escribió un libro sobre la "Física", la ciencia de la naturaleza, physis. En estos días, es la primera vez que lo leo. Es interesante el comienzo:

Puesto que en toda investigación sobre cosas que tienen principios , causas o elementos, el saber y la ciencia resultan del conocimiento de éstos —ya que sólo creemos conocer una cosa cuando conocemos sus primeras causas y sus primeros  principios, e incluso sus elementos—, es evidente que también en la ciencia de la naturaleza tenemos que intentar determinar en primer lugar cuanto se refiere a los principios .

Siempre Aristóteles insiste en eso de los principios: conocer no es sólo conocer hechos, situaciones, sino también las causas de todo. No basta saber las enfermedades, en un médico, debe tratar de conocer las causas. Esa postura la expande a todo. Es la culminación del pensamiento griego que se fue gestando en los siglos anteriores al Estagirita.

La vía natural consiste en ir desde lo que es más cognoscible y más claro para nosotros hacia lo que es más claro y más cognoscible por naturaleza ; porque lo cognoscible con respecto a nosotros no es lo mismo que lo cognoscible en sentido absoluto. Por eso tenemos que proceder de esta manera: desde lo que es menos claro por naturaleza, pero más claro para nosotros, a lo que es más claro y cognoscible por naturaleza.

Interesante. Yo, hoy, traduzco: como organismos, estamos más preparados para captar, sentir, procesar, fenómenos particulares de la realidad. Pero la realidad, lo que está ahí detrás de los fenómenos, necesita más trabajo de nuestra parte. El camino que hemos descubierto es la actividad científica.

Aristóteles completa entonces con:

Las cosas que inicialmente nos son claras y evidentes son más bien confusas; sólo después, cuando las analizamos, llegan a sernos conocidos sus elementos y sus principios. Por ello tenemos que proceder desde las cosas en su conjunto  a sus constituyentes particulares; porque un todo es más cognoscible para la sensación, y la cosa en su  conjunto es de alguna manera un todo, ya que la cosa en su conjunto comprende una multiplicidad de partes. Esto mismo ocurre en cierto modo con los nombres respecto de su definición, pues un nombre significa un todo sin distinción de partes, como por ejemplo «círculo», mientras que su definición lo analiza en sus partes constitutivas. También los niños comienzan llamando «padre» a todos los hombres, y «madre» a todas las mujeres; sólo después distinguen quién es cada cual.

Lo que nos es claro y evidente, lo es, en general, porque contribuyó a nuestra supervivencia. Pero ni bien escarbamos más allá de las apariencias, lo que encontramos no es lo mismo. Es interesante que mencione que, de alguna forma, primero tenemos el concepto, y luego su análisis. Pienso que la formación de conceptos (o por lo menos de modelos o similares) es una de nuestras capacidades mentales. El ponernos a pensar qué diferencia a "círculo" de otras figuras, es ya tema de análisis. Si quieren, pueden tomar como ejemplo, la idea, modelo de "mesa" que todos tenemos, y luego traten de dar una definición que abarque toda ese concepto: no es fácil como pudiera parecer.

Como muchas veces, Aristóteles comienza paso a paso, y en los siguientes párrafos, comenta los esfuerzos de sus predecesores. Pero más allá de las conclusiones a las que llegue, veo en Aristóteles un paso en la firmeza del pensamiento, que es más raro de encontrar antes de él.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 30 de Noviembre, 2009, 12:53

En general, he evitado emplear el adjetivo "bueno" en mis posts, porque abre todo un tema al que quisiera aproximarme con el debido tiempo y dedicación. Uno puedo decir que tal cosa es buena para el resfrío, y tener algo con qué respaldarlo. El problema es cuando queremos decir que algo es "bueno" para nuestra vida, o la de los demás. Hay todo una panorama ahí de discusión, que en este blog yo llamo filosofía moral (por supuesto, otros también lo llaman así, pero hay por ahí tendencias a englobar todo este tema en filosofía directamente, o en moral, o en ética).

No es fácil decir qué es bueno. O qué es actuar bien. Por que también aparece acá el tema de actuar: no es solamente sentarse y pensar "esto es bueno para la sociedad", "esto es bueno, es lo que necesita el país para progresar", y no hacer nada. No basta la intención, sino los resultados. Pero no quisiera adelantarme. Volvamos un poco a lo que es bueno.

Para ver que no es fácil el tema, remontémonos a los comienzos del problema en la filosofía occidental. En esos tiempos, el que destaca como disparador del tema moral, es Sócrates (o Sócrates y Platón, nunca estamos seguros de cuánto del tema se debió a Sócrates y cuánto de la justificación a Platón). Para Sócrates (o Sócrates/Platón) sólo se puede actuar mal, no bien, por ignorancia. El que conoce la verdad, no puede actual mal. Si no abraza el bien, es porque no conoce la verdad. Esta es, resumidísima, la postura que sostiene en La República. Por supuesto, que no le estoy haciendo justicia. Vean cómo el tema de lo bueno, de la filosofía moral, merece volúmenes o tiempos grandes de dedicación, para hacernos idea de los problemas que plantea y las soluciones que se han tratado de dar en el tiempo.

El argumento de Sócrates, ha pasado sin ser tenido en cuenta por la historia humana, desde Julio César a Stalin. Nadie humano ha tenido la visión de la verdad desnuda, de la idea del bien clara y evidente, como Sócrates y Platón pretendían. Recordemos que vivían en una época donde se veía llegar una decadencia a Atenas, a sus costumbres, y con la amenaza del imperio persa. No era fácil la vida, y Sócrates levanta la mano en esos tiempos para combatir un relativismos que flotaba en la sociedad ateniense y aledaños.

Siempre recuerdo de mis lecturas de libros de historia (creo que fue el de primer año de la secundaria), el relato de tiempos de Licurgo (apelo a mi memoria, no tengo el dato exacto acá, si fue en un texto del propio Licurgo, o de algún historiador que comentaba su época), sobre el entrenamiento de los jóvenes espartanos. Se los instruía con ejercicios. Uno era sobrevivir en el campo, y para eso tenían que conseguir comida. Uno de los adolescentes entrenados, había robado gallinas, y las tenía escondidas entre las ropas. Su maestro las encuentra y lo castiga. Un espartano explica: no se castiga el robo, sino haber sido descubierto. También se los entrenaba para matar. Una de las pruebas de fuego era matar a una persona cualquiera de las que eran los ilotas, los esclavos de aquel entonces en la sociedad espartana. Otra historia: una madre espartana despide a su hijo, que va a la guerra. Le da su escudo, y le dice: "vuelve con él, o sobre él". Y así podría seguir con otros relatos y sociedades.

Todo esto hoy, con la moral actual, nos repugna. Pero igual hoy mismo, se exaltan los más altos valores "morales" para "defender la patria" y llevar a la muerte a miles de jóvenes, en pos de cualquier "gran valor" que se esté esgrimiendo.

Igual pregunto ¿cómo llegamos desde Esparta a la actualidad? ¿cómo llegamos a una moral occidental actual? Intuyo la influencia del judeo-cristianismo, que a la caída del imperio romano, desplazó al orfismo y otros. Toda religión baja línea para una moral. ¿por qué triunfó ésta? ¿la verdad está de su parte? ¿o fue algo histórico, contingente?

Bajando el espesor de la tinta que estoy usando, podría recordarles la cantidad de civilizaciones inventadas, como las que aparecen en "Star Trek": los klingon no son más que los espartanos del espacio, los ferengi ponen como buena la ganancia sobre todo lo demás, los vulcanos prácticamente desprecian el sentimiento, y así podría seguir.

Volviendo a la realidad, hoy hay lugares donde se lucha por la igualdad de género, mientras que hay otros donde el adulterio de la mujer (no el del hombre) se castiga con el apedramiento.

Hasta se involucra a la ciencia (los resultados de la actividad científica) en el tema: se aducen genes o triunfos de evolución, para decir "somos egoístas" o "somos altruistas", y tales y tales conductas se "justifican" en base a afirmaciones, que a pesar de lo grandes que son, tienen poco fundamento.

Somos todos seres humanos, todos homo sapiens, todos en el mismo planeta. No es un tema menor el que tratamos (ésta es una frase de Sócrates): cómo debemos vivir. ¿Dónde queda lo bueno? ¿Cómo podemos avanzar en el tema? ¿Existe "lo bueno", como demostrable, como señalable? ¿intervienen nuestros sentimientos o nuestra razón en lo que llamamos bueno? ¿o ambos? ¿lo bueno depende de la cultura, de la sociedad, de la historia, o hay algo de donde aferrarnos para señalarlo?

Abría tanto para seguir comentando, pensando, discutiendo. Veré qué tiempo puedo dedicarle en los posts que vendrán, espero en los próximos años. Tantos autores, posturas, historias, fundamentos a tratar y desmenuzar, comentar y sopesar, además de mi propia postura. Como escribía más arriba, le he dedicado poco espacio en este blog, pero no crean que es porque no se lo merece. Es más, me arriesgo a afirmar que es un tema que se merece toda una vida.

El bueno de @lmpetek comentaba al final de mi post La conciencia de la muerte en Lewis Mumford:

Me gustaría solo que la última frase fuera. 'Lo importante, es vivir la vida, y hacer algo bueno con ella.'

Gracias por el comentario! Veo que alguien leyó ese artículo, además de mi tía Carlota. Sirva este post, como preludio, como inicio de disculpa, por no haber puesto "bueno" en esa frase.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 29 de Noviembre, 2009, 13:55

Hoy envíe a procesar un año de mis mensajes de Twitter al servicio de http://tweetcloud.icodeforlove.com/ creado por @icodeforlove. Genera una imagen con la "nube" de palabras más usadas. A mí me ha dado este resultado:

http://tweetcloud.icodeforlove.com/ajlopez/17182

Las palabras más usadas, ordenadas de mayor a menor uso:

feedly post clojure para code daily nhibernate spanish blog google using writing online java team list medusa programming starting heading scrum microsoft software commitments video framework agile como development 2009 language data time generation life business buenos aires source simple norris chuck project read breakfast pero model local book world closing course free nice esta dynamic windows infoq application sobre

Algunos comentarios:

- Atención que la aplicación nos pide loguearnos a Twitter. Por lo menos, no pide las credenciales ella misma, sino a través de Twitter.
- A pesar que pedí un año de mensajes, parece que tomó más peso en las palabras que usé en los últimos meses.
- Es bueno constatar que estoy practicando bastante inglés en Twitter.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Internet

Publicado el 29 de Noviembre, 2009, 12:53

Recuerdo un capítulo de la vieja serie americana "The twilight zone" (la primera, la original, acá en Argentina se conoció como "La dimensión desconocida". Vean si sería antigua que el presentador y productor, Rod Serling, abría el programa fumando, sin que nadie le criticara nada). En un episodio muy conocido, Time Enough at Last, el protagonista, Mr. Henry Bemis, un empleado bancario, amaba leer y leer. Leía de todo: libros, notas, diarios, avisos clasificados. Pero no lo dejaban dedicarse a la lectura. Un jefe, el trabajo, la familia, la gente, todo el mundo lo interrumpía, no podía dedicarse a lo que más le gustaba. Su lugar para leer tranquilo, era la bóveda del banco. Un día, en su hora de descanso, se encierra ahí, para leer y leer. Se lleva un diario, en los titulares aparece la bomba H. Disfruta la lectura, y al salir, se encuentra con un desastre: su ciudad, su país, su mundo, ha sido destruido por una guerra relámpago (miedo siempre presente en esos años en el pensamiento norteamericano, reflejado en varios episodios de la serie). Luego de recuperarse del shock inicial, se da cuenta que ahora puede dedicar todo el tiempo a la lectura: se sienta, en la biblioteca, rodedado de todos los libros que podría querer tener, y justo cuando va a tomar un volumen, sus anteojos se caen, y se rompen. Por el resto de su vida, no podrá leer...

(Recién investigando sobre ese episodio, caigo en cuenta que el protagonista fue Burguess Meredith, sí, el mismo de El Pinguino, en la serie Batman primera, y sí, el entrenador de Rocky... ;-)... Por supuesto, Meredith es recordado en la escena americana por ser uno de esos actores todo terreno, un gran actor, con excelente manejo de la actuación, debería investigar sobre su carrera de teatro).

I digress... Back to topic... Quisiera hoy encarar un post personal, sobre mis hábitos de lectura, para poder explicar más adelante algunas de mis actividades e intereses, dando más contexto sobre su origen.
Digo hábitos, porque ya son formas de leer que he adquirido con el tiempo y la costumbre. Pienso que uno no tiene por qué depender de hábitos, pero es bueno tener algunos que nos ayuden en lo que queremos hacer en la vida. Para mí, debe primar la voluntad sobre la costumbre, pero una vez adquirido un hábito que nos beneficia, no veo por qué no apoyarnos en él.

Leo desde hace años, desde mi infancia. Siempre que tenía un libro nuevo, lo leía de corrido.  En la adolescencia, comencé a leer los diarios, por pocos años. Un poco antes de llegar a estudiar en la Univerdad de Buenos Aires, llegué a tener contacto con libros que iban más allá de la divulgación de un tema, y pienso que ahí comenzó la verdadera lectura. A partir de entonces (fines de los setenta, principios de los ochenta del siglo pasado), la lectura fue acompañada más de investigación, pensamiento, escritos complementarios, toma de notas. Ya fue algo más raro leer un libro de corrido, excepto, quizás, alguno literario. Durante años, viviendo en el Gran Buenos Aires (en Quilmes) y viniendo a Buenos Aires (capital de Argentina) cada día, aproveché el viaje para dedicarme a leer, pensar (no pude escribir mucho en un tren o colectivo, transporte público por estos lares). Fueron años donde profundicé en varios temas, de mi ámbito profesional y de otros intereses. Pienso que tenemos que tener aprendizaje continuo, y entonces, lectura continua.

Un buen libro es un mundo. Nos muestra un mundo que puede que no conozcamos, y nos da un viaje por un planeta nuevo del conocimiento humano. Otros libros nos ayudan a entender a otras personas, autores, pensadores, posturas. Es raro que adquiera un libro que no me ayude, que no me haga crecer de alguna forma: en estas décadas, he aprendido a seleccionar, y aún así, me veo tapado de lecturas pendientes. Tantos libros, tantos temas, una sola vida.. ;-)

Dos hechos en este siglo XXI, cambiaron algo mis hábitos: la mudanza a Buenos Aires, y la llegada de una notebook. Al mudarme a Buenos Aires, desaparecieron los largos viajes de ida y vuelta diarios. Antes, debía levantarme temprano, para llegar a Buenos Aires sin problemas de tránsito, y volver tarde, luego de terminar con actividades que van más allá de la tarde (en esta última década, he dado cursos y charlas nocturnas sobre mi actividad, el desarrollo de software, en distintos institutos). Ahora, sigo saltando de la cama temprano (otro hábito que recomiendo), pero aprovecho el desayuno para más lecturas y meditaciones. Y a la noche, puedo volver a mi cubil principal, donde tengo la parte de mis libros que elegido para estos dos últimos años. Antes, cuando tenía que estar lejos de mis libros y revistas, tenía que elegir al salir de casa qué llevar como lectura. Eso hizo que por años (aún lo hago) me encuentren con una bolsa de libros, en cada reunión (durante mucho tiempo fue una bolsa de la librería Cúspide, donde compraba gran parte de mi biblioteca). Ahora tengo más libros disponibles durante el día, no sólo los de "una bolsa al día", así que he dejado de comprar muchas revistas, y desde hace años que no compro el diario. También he ampliado mi "repertorio" de librerías a visitar, como habrán comprobando si siguen este blog.

La llegada de la notebook habilitó otra actividad: la escritura, que antes practicaba, pero con notas breves, en otras "notebooks" que conservo, cuadernos de papel (siempre me costó algo de esfuerzo escribir sin teclado, siento el cansancio en las manos). También habilitó la lectura de libros digitales, y de páginas, blogs, feeds en línea. Si bien prefiero el libro en papel, el libro digital tiene algunas facilidades: en general, puedo cambiar el tamaño de letra, para leer mejor, tomar notas, cortar, pegar y comentar, y más. Creo que una Kindle está en mi futuro... :-)

Al llegar a Buenos Aires, durante un par de años tuve gran parte de mi biblioteca en mi cubil principal. Ahora, tengo la mayor parte en un cubil secundario, y eso impide que a veces me sumerja en un tema, porque sé que me falta uno o varios libros o autores, que no tengo a mano. Igual, eso es bueno, ha permitido que me concentre en los temas que tengo en libros de mi primer cubil, digamos, mis "libros locales", que he seleccionado para tener más a mano. Eso evite que pase fácilmente a otros temas, o perder el foco en temas que me gustan pero que me llevarían tiempo (por alguna curiosa causa, el resto de la humanidad no envía apoyo a mis actividades de lecturas y pasado en limpio en escritura, ni a mis meditaciones y creaciones, y en vez de decir "Maestro, por favor, prosiga iluminando la historia humana, he aquí nuestro humilde aporte para su actividad", nones, no hay nada de eso, y sigo sufriendo aún en cuerpo propio el Efecto Coto ;-).

Actualmente, tengo separadas en pilas y bolsas, fuera de la biblioteca, los "libros actualmente en lectura", que, debido a mi forma de leer, pueden llevar algunos meses terminarlos. Durante el desayuno o viajes de mañana, encaro los textos más importantes o interesantes, a medio día tal vez alguna lectura técnica, y los más livianos, quedan para el final del día. De vez en cuando, la lectura de un fragmento, dispara investigar un tema nuevo o conocido, escribir uno o varios posts, tomar notas, pensar, compulsar posturas, tomar posición. Es más interesante la lectura ahora para mí, en estos años he ganado en profundidad, en solidez en algunos temas, y eso ha permitido que entienda o comience a entender tópicos que me fueron esquivos por años. Una de las razones de escribir en este blog, y en otros míos más técnicos, es pasar en limpio estas lecturas y pensamientos generados. Como comentaba, antes tomaba apuntes y escribía en cuadernos, pero me resulta más fácil, claro y perdurable (y encontrable por el propio Google) el escribir por aquí, y de paso, compartir algo, algún descubrimiento, algún autor, alguna nota de color, alguna "pelea intelectual" mía, alguna obsesión.

Temas pendientes a tratar, entonces: lecturas de este mes que está por pasar (Noviembre 2009), y formación de hábitos. Sirva mientras tanto este post como un nuevo item para justificar mi admisión en Mayfield.... :-)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez


Por ajlopez, en: General

Publicado el 28 de Noviembre, 2009, 15:39

Hay un cuento de Borges, Pierre Menard, autor del Quijote, donde describe el creciente desvarío del protagonista, enumerando sus obras. Yo quisiera que quedara documentado mi camino personal, hacia el mismo destino, en una serie de posts (de hecho, esa fue mi intención cuando los escribí inicialmente: que sirvan de prueba). Pienso que esto prepará mi admisión en el Hospital Psiquiátrico Mayfield, ahora que Dr. House ha dejado una cama libre en el Pabellón 6 (donde se alojan quienes no son un peligro para los demás, espero calificar para ese grupo).

Así, que acá va la lista actual, de costumbres y posturas, que espero ir ampliando, para que sirva de descargo en caso de que vengan a buscarme con camisa de mangas largas:

Yo y mis costumbres
En defensa de cortar las empanadas
Apología del enlace
Hábitos de lectura
El efecto Coto

Agrego alguna costumbre mía, como lo que escribí en El problema de Monk:

A Monk le disgusta pisar los bordes de las baldosas cuando camina. Debo confensar que a mí también... :-)....

(lo de Borges y Pierre Menard, ya lo había escrito en otro post

Presenting ajlopez

que al parecer sólo leímos yo y mi tía Carlota :-).

Queda pendiente alguna explicación de "aj frases": frases que repito, en mis charlas y desvaríos, como la de Lo que no está escrito no existe, y Don't be a canuto. Pero dejemos esa lista para otro post.

Sí, ya sé, tengo que dejar la Bock (cerveza negra) y volver a la Liberty (cerveza sin alcohol, aquí en Argentina). :-)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General

Publicado el 26 de Noviembre, 2009, 12:48

Encuentro en estos días, un ensayo del bueno de Bertrand Russell, titulado "Cómo envejecer" (está incluido en su "Retratos de memoria y otros ensayos", Alianza Editorial). Lo escribió cuando ya tenía más de 70 años. Al comienzo, recuerda algunos antepasados, y la actitud que tuvieron ante la vejez. Hacia la mitad del texto, Russell aboga por tener ocupaciones que vayan más allá de lo personal:

Creo que a los que tienen preocupaciones impersonales intensas, que impliquen actividades apropiadas, les será más fácil conseguir una vejez afortunada. En esta esfera es, realmente, donde resulta fructífera una larga experiencia y donde la sabiduría que nace de la experiencia, puede ejercitarse sin que sea opresiva. No sirve para nada decir a los niños en proceso de educación que no comentan errores, pues, por un lado, no le harán ningún caso y, por otro, los errores forman una parte esencial de la educación. Pero, si usted es uno de ésos que son incapaces de tener preocupaciones impersonales, se dará cuenta de que su vida está vacía, a no ser que se preocupe de sus hijos y de sus nietos. En ese caso, comprobará que, si bien usted puede aún ser de alguna utilidad material para ellos, puede pasarles regularmente cierta suma o hacerles «jerseys», no debe esperar que se diviertan en su compañía.

Este movimiento hacia actividades que van más allá de la familia, ayuda a enfrentar un miedo que aparece:

Algunas personas ancianas están oprimidas por el miedo a la muerte. Durante la juventud, este sentimiento está justificado. Los jóvenes que tienen razones para temer que los maten en alguna batalla, pueden justificadamente sentir amargura al pensar que se les ha robado lo mejor que la vida es capaz de ofrecer. Pero, en un anciano, que ha conocido las alegrías y las tristezas humanas, que ha terminado la obra que le cabía hacer, el temor a la muerte es algo abyecto e innoble. El mejor modo de superarlo —por lo menos, ésta es mi opinión— consiste en ampliar e ir haciendo cada vez más impersonales sus intereses, hasta que, poco a poco, retrocedan los muros que encierran al yo, y su vida vaya sumergiéndose crecientemente en la vida universal.

Y éste es el hermoso final:

Una existencia humana individual debería ser como un río: al principio, pequeña, estrechamente limitada por las márgenes, fluyendo apasionadamente sobre las piedras y arrojándose por las cascadas. Lentamente el río va haciéndose más ancho, las márgenes se apartan, las aguas corren más mansamente y, por último, sin ningún sobresalto visible, se funden con el mar y pierden, sin dolor, su ser individual. El hombre que, en su vejez, sea capaz de considerar su vida de esta manera, no sufrirá el temor a la muerte, pues las cosas que él estima seguirán existiendo. Y, si con la decadencia de la vitalidad aumenta la fatiga, no será mal recibido, entonces, el pensamiento de que está próxima la hora del descanso. Yo desearía morir en pleno trabajo, sabiendo que otros continuarán lo que yo ya no puedo hacer, y contento al pensar que se hizo lo que fue posible hacer.
 

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 25 de Noviembre, 2009, 1:00

En estos días estoy leyendo el excelente libro "Rock of Ages" (Ciencia y Religión, título en español) del bueno de Stephen Jay Gould, como mencioné en el post Huxley y la vida. No concuerdo con la posición de Gould, que sostiene que ciencia y religión son dos "magisterios" separados, aunque con una frontera casi del tipo fractal, que se filtra en casi todos los temas que trata en el libro. Ya tendré que comentar más en detalle la postura de Gould, y lo diferente que veo en la mía. Pero hoy, como preludio a esos temas, quisiera compartir la sentencia que se dictó sobre Galileo Galilei, ya hace unos siglos. Leo el otro excelente libro "La perspectiva científica" del bueno de Bertran Russell (comenté ya algo de ese libro, hace más de un año, disculpen, no encontré el enlace). Leo en el primer capítulo:

Como todo el mundo sabe, tuvo que ver con la Inquisición al final de su vida, por sostener que la Tierra gira alrededor del Sol. Había tenido un primer encuentro de menor importancia, del cual saliera sin gran quebranto; pero en el año 1632 publicó un libro de diálogos sobre los sistemas de Copérnico y Ptolomeo, en el que cometió la temeridad de colocar en boca de un personaje llamado Simplicio algunas observaciones que habían sido hechas por el Papa. El Papa mantenía relación amistosa con Galileo; pero en esta ocasión se puso furioso. Galileo vivía en Florencia en buena amistad con el gran duque. Pero la Inquisición reclamó su presencia en Roma para juzgarle, y amenazó al gran duque con castigos y multas si continuaba amparando a Galileo. Éste tenía por entonces setenta años; estaba muy enfermo y se iba quedando ciego. Envió un certificado médico para demostrar que no estaba en condiciones de viajar; a lo cual la Inquisición respondió enviándole un médico de los suyos, con órdenes de que tan pronto se repusiese lo bastante fuese traído a Roma cargado de cadenas. Al enterarse de que esta orden se iba a llevar a cabo, se puso voluntariamente en camino. Con amenazas se le obligó a hacer acto de sumisión.


Uno podría leer acá la reacción de la religión (católica en este  caso) contra la ciencia. Un estudio más cuidadoso revela mas bien un conflicto de poderes, donde el Papa de entonces no puede dejar pasar la insolencia de Galileo, y debe quitarle su favor. Pero tampoco debemos olvidar, que la sentencia sobre Galileo y sus escritos, quedó vigente por siglos. No es un punto menor. ¿Cuál fue la sentencia? Sigo leyendo a Russell:


La sentencia de la Inquisición es un documento interesante. Dice así:

"...Por cuanto tú, Galileo, hijo del difunto Vincenzio Galilei, de Florencia, de setenta años de edad, fuiste denunciado, en 1615, a este Santo Oficio, por sostener como verdadera una falsa doctrina enseñada por muchos, a saber: que el Sol está inmóvil en el centro del mundo y que la Tierra se mueve y posee también un movimiento diurno; así como por tener discípulos a quienes instruyes en las mismas ideas; así como por mantener correspondencia sobre el mismo tema con algunos matemáticos alemanes; así como por publicar ciertas cartas sobre las manchas del Sol, en las que desarrollas la misma doctrina como verdadera; así como por responder a las objeciones que se suscitan continuamente por las Sagradas Escrituras, glosando dichas Escrituras según tu propia interpretación; y por cuanto fue presentada la copia de un escrito en forma de carta, redactada expresamente por ti para una persona que fue antes tu discípulo, y en la que, siguiendo la hipótesis de Copérnico, incluyes varias proposiciones contrarias al verdadero sentido y autoridad de las Sagradas Escrituras; por eso este sagrado tribunal, deseoso de prevenir el desorden y perjuicio que desde entonces proceden y aumentan en menoscabo de la sagrada fe, y atendiendo al deseo de Su Santidad y de los eminentísimos cardenales de esta suprema universal Inquisición, califica las dos proposiciones de la estabilidad del Sol y del movimiento de la Tierra, según los calificadores teológicos, como sigue:

"1. La proposición de ser el Sol el centro del mundo e inmóvil en su sitio es absurda, filosóficamente falsa y formalmente herética, porque es precisamente contraria a las Sagradas Escrituras.

"2. La proposición de no ser la Tierra el centro del mundo, ni inmóvil, si-j no que se mueve, y también con un movimiento diurno, es también absurda, filosóficamente falsa y, teológicamente considerada, por lo menos, errónea  en la fe.

"Pero, estando decidida en esta ocasión a tratarte con suavidad, la Sagrada Congregación, reunida ante Su Santidad el 25 de febrero de 1616, decreta que su eminencia el cardenal Bellarmino te prescriba abjurar del todo de la mencionada falsa doctrina; y que si rehusares hacerlo, seas requerido por el comisario del Santo Oficio a renunciar a ella, a no enseñarla a otros ni a defenderla; y a falta de aquiescencia, que seas prisionero; y por eso, para cumplimentar este decreto al día siguiente, en el palacio, en presencia de su eminencia el mencionado cardenal Bellarmino, después de haber sido ligeramente amonestado por dicho cardenal, fuiste conminado por el comisario del Santo Oficio, ante notario y testigos, a renunciar del todo a la mencionada opinión falsa y, en el futuro, no defenderla ni enseñarla de ninguna manera, ni verbalmente ni por escrito; y después de prometer obediencia a ello, fuiste despachado.

"Y con el fin de que una doctrina tan perniciosa pueda ser extirpada del todo y no se insinúe por más tiempo con grave detrimento de la verdad católica, ha sido publicado un decreto procedente de la Sagrada Congregación del índice, prohibiendo los libros que tratan de esta doctrina, declarándola falsa y del todo contraria a la Sagrada y Divina Escritura.

"Y por cuanto después ha aparecido un libro publicado en Florencia el último año, cuyo título demostraba ser tuyo, a saber: El diálogo de Galileo Galilei sobre los dos sistemas principales del mundo: el ptolomeico y el copernicano; y por cuanto la Sagrada Congregación ha oído que a consecuencia de la impresión de dicho libro va ganando terreno diariamente la opinión falsa del movimiento de la Tierra y de la estabilidad del Sol, se ha examinado detenidamente el mencionado libro y se ha encontrado en él una violación manifiesta de la orden anteriormente dada a ti, toda vez que en este libro has defendido aquella opinión que ante tu presencia había sido condenada; aunque en el mismo libro haces muchas circunlocuciones para inducir a la creencia de que ello queda indeciso y sólo como probable, lo cual es asimismo un error muy grave, toda vez que no puede ser en ningún modo probable una opinión que ya ha sido declarada y determinada como contraria a la Divina Escritura. Por eso, por nuestra orden, has sido citado en este Santo Oficio, donde, después de prestado juramento, has reconocido el mencionado libro como escrito y publicado por ti. También confesaste que comenzaste a escribir dicho libro hace diez o doce años, después de haber sido dada la orden antes mencionada. También reconociste que habías pedido licencia para publicarlo, sin aclarar a los que te concedieron este permiso que habías recibido orden de no mantener, defender o enseñar dicha doctrina de ningún modo. También confesaste que el lector podía juzgar los argumentos aducidos para la doctrina falsa, expresados de tal modo, que impulsaban con más eficacia a la convicción que a una refutación fácil, alegando como excusa que habías caído en un error contra tu intención al escribir en forma dialogada y, por consecuencia, con la natural complacencia que cada uno siente por sus propias sutilezas y en mostrarse más habilidoso que la generalidad del género humano al inventar, aun en favor de falsas proposiciones, argumentos ingeniosos y plausibles.

"Y después de haberse concedido tiempo prudencial para hacer tu defensa, mostraste un certificado con el carácter de letra de su eminencia el cardenal Bellarmino, conseguido, según dijiste, por ti mismo, con el fin de que pudieses defenderte contra las calumnias de tus enemigos, quienes propalaban que habías abjurado de tus opiniones y habías sido castigado por el Santo Oficio; en cuyo certificado se declara que no habías abjurado ni habías sido castigado, sino únicamente que la declaración hecha por Su Santidad, y promulgada por la Sagrada Congregación del índice, te había sido comunicada, en la que se declara que la opinión del movimiento de la Tierra y de la estabilidad del Sol es contraria a las Sagradas Escrituras, y que por eso no puede ser sostenida ni defendida. Por lo que al no haberse hecho allí mención de dos artículos de la orden, a saber: la orden de 'no enseñar' y 'de ningún modo', argüiste que debíamos creer que en el lapso de catorce o quince años se habían borrado de tu memoria, y que ésta fue también la razón por la que guardaste silencio respecto a la orden, cuando buscaste el permiso para publicar tu libro, y que esto es dicho por ti, no para excusar tu error, sino para que pueda ser atribuido a ambición de vanagloria más que a malicia. Pero este mismo certificado, escrito a tu favor, ha agravado considerablemente tu ofensa, toda vez que en él se declara que la mencionada opinión es opuesta a las Sagradas Escrituras, y, sin embargo, te has atrevido a ocuparte de ella y a argüir que es probable. Ni hay ninguna atenuación en la licencia arrancada por ti, insidiosa y astutamente, toda vez que no pusiste de manifiesto el mandato que se te había impuesto. Pero considerando nuestra opinión de no haber revelado toda la verdad respecto a tu intención, juzgamos necesario proceder a un examen riguroso, en el que contestaste como buen católico.

"Por eso, habiendo visto y considerado seriamente las circunstancias de tu caso con tus confesiones y excusas, y todo lo demás que debía ser visto y considerado, nosotros hemos llegado a la sentencia contra ti, que se escribe a continuación :

"Invocando el sagrado nombre de Nuestro Señor Jesucristo y de Su Gloriosa Virgen Madre María, pronunciamos ésta nuestra final sentencia, la que, reunidos en Consejo y tribunal con los reverendos maestros de la Sagrada Teología y doctores de ambos derechos, nuestros asesores, extendemos en este escrito relativo a los asuntos y controversias entre el magnífico Cario Sincereo, doctor en ambos derechos, fiscal procurador del Santo Oficio, por un lado, y tú, Galileo Galilei, acusado, juzgado y convicto, por el otro lado, y pronunciamos, juzgamos y declaramos que tú, Galileo, a causa de los hechos que han sido detallados en el curso de este escrito, y que antes has confesado, te has hecho a ti mismo vehementemente sospechoso de herejía a este Santo Oficio al haber creído y mantenido la doctrina (que es falsa y contraria a las Sagradas y Divinas Escrituras) de que el Sol es el centro del mundo, y de que no se mueve de este a oeste, y de que la Tierra se mueve y no es el centro del mundo; también de que una opinión puede ser sostenida y defendida como probable después de haber sido declarada y decretada como contraria a la Sagrada Escritura, y que, por consiguiente, has incurrido en todas las censuras y penalidades contenidas y promulgadas en los sagrados cánones y en otras constituciones generales y particulares contra delincuentes de esta clase. Visto lo cual, es nuestro deseo que seas absuelto, siempre que con un corazón sincero y verdadera fe, en nuestra presencia abjures, maldigas y detestes los mencionados errores y herejías, y cualquier otro error y herejía contrarios a la Iglesia Católica y Apostólica de Roma, en la forma que ahora se te dirá.

"Pero para que tu lastimoso y pernicioso error y trasgresión no queden del todo sin castigo, y para que seas más prudente en lo futuro y sirvas de ejemplo para que los demás se abstengan de delincuencias de este género, nosotros decretamos que el libro Diálogos de Galileo Galilei sea prohibido por un edicto público, y te condenamos a prisión formal de este Santo Oficio por un periodo determinable a nuestra voluntad, y por vía de saludable penitencia, te ordenamos que durante los tres próximos años recites, una vez a la semana, los siete salmos penitenciales, reservándonos el poder de moderar, conmutar o suprimir, la totalidad o parte del mencionado castigo o penitencia."

La fórmula de abjuración que a consecuencia de esta sentencia fue obligado Galileo a pronunciar, decía como sigue:

"Yo, Galileo Galilei, hijo del difunto Vincenzio Galilei, de Florencia, de setenta años de edad, siendo citado personalmente a juicio y arrodillado ante vosotros, los eminentes y reverendos cardenales, inquisidores generales de la república universal cristiana contra la depravación herética, teniendo ante mí los sagrados evangelios, que toco con mis propias manos, juro que siempre he creído y, con la ayuda de Dios, creeré en lo futuro todos los artículos que la Sagrada Iglesia Católica y Apostólica de Roma sostiene, enseña y predica. Por haber recibido orden de este Santo Oficio de abandonar para siempre la opinión falsa que sostiene que el Sol es el centro e inmóvil, siendo prohibido el mantener, defender o enseñar de ningún modo dicha falsa doctrina; y puesto que después de habérseme indicado que dicha doctrina es repugnante a la Sagrada Escritura, he escrito y publicado un libro en el que trato de la misma condenada doctrina y aduzco razones con gran fuerza en apoyo de la misma, sin dar ninguna solución; por eso he sido juzgado como sospechoso de herejía; esto es, que yo sostengo y creo que el Sol es el centro del mundo e inmóvil, y que la Tierra no es el centro y es móvil, deseo apartar de las mentes de vuestras eminencias y de todo católico cristiano esta vehemente sospecha, justamente abrigada contra mí; por eso, con un corazón sincero y fe verdadera, yo abjuro, maldigo y detesto los errores y herejías mencionados, y, en general, todo otro error y sectarismo contrario a la Sagrada Iglesia; y juro que nunca más en el porvenir diré o afirmaré nada, verbalmente o por escrito, que pueda dar lugar a una sospecha similar contra mí; asimismo, si supiese de algún hereje o de alguien sospechoso de herejía, lo denunciaré a este Santo Oficio o al inquisidor y ordinario del lugar en que pueda encontrarme. Juro, además, y prometo que cumpliré y observaré fielmente todas las penitencias que me han sido o me sean impuestas por este Santo Oficio. Pero si sucediese que yo violase algunas de mis promesas dichas, juramentos y protestas (¡que Dios no quiera!), me someto a todas las penas y castigos que han sido decretados y promulgados por los sagrados cánones y otras constituciones generales y particulares contra delincuentes de este tipo. Así, con la ayuda de Dios y de sus sagrados evangelios, que toco con mis manos, yo, el antes nombrado Galileo Galilei, he abjurado, prometido y me he ligado a lo antes dicho; y en testimonio de ello, con mi propia mano he suscrito este presente escrito de mi abjuración, que he recitado palabra por palabra.


"En Roma, en el convento de Minerva, 22 de junio de 1633; yo, Galileo Galilei, he abjurado conforme se ha dicho antes con mi propia mano".

Aún hoy, a pesar de lo que escribió Gould, hay tensión entre esos dos "magisterios", ciencia y religión. Lo de arriba apenas es una muestra, que perduró más allá de lo debido. Desde cosmología hasta evolución biológica, la religión (católica por lo menos), ha visto erosionar sus posiciones que van más allá de lo moral, y tratan de explicar el  mundo. No estamos hablando de "discusiones bizantinas". Son las mismas instituciones que hoy prohiben los anticonceptivos, y otras prácticas e investigaciones que podrían disminuir el sufrimiento humano, apelando a fundamentos de categorías similares a los que usaron contra Galileo.

Igual, invito a releer y estudiar el tema, con tranquilidad, y análisis crítico. Pueden consultar, además del enlace que coloqué al comienzo sobre Galileo, el de la Wikipedia en español.

Angel "Java" Lopez

http://www.ajlopez.com

http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 24 de Noviembre, 2009, 0:23

Sigo leyendo "Mitos de la Historia Argentina" de Felipe Pigna, que comenté en el post Hoy es América. Ahí explicaba el origen del nombre de nuestro continente. Leo hoy un fragmento de Pigna que aparece en las primeras páginas, donde describe los habitantes de América en la época de Cristóbal Colón y Américo Vespucio:

Como ocurría en Europa por aquel entonces, otros pueblos tenían otro grado de desarrollo vinculado a las condiciones de su región y sus necesidades, y eran cazadores-recolectores. Todas estas culturas respetaban al resto de los seres vivos. No practicaban la caza deportiva y cuidaban el medio ambiente. Los ancianos y los niños eran los más respetados en sus sociedades porque veían en ellos la memoria y la sabiduría, en un caso, y el futuro en el otro. Contaba Améríco Vespucio que "estos salvajes no tienen leyes ni fe y viven en armonía con la naturaleza. Entre ellos no existe la propiedad privada, porque todo es comunal. No tienen fronteras ni reinos, ni provincias ¡y no tienen rey! No obedecen a nadie, cada uno es dueño y señor de sí mismo. Son un pueblo muy prolífico, pero no tienen herederos porque no tienen propiedades". Concluía su descripción diciendo que, sin dudas, se hallaba cerca del paraíso terrenal.'

Encuentro otro fragmento de Vespucio (en América Latina, que tendría que confirmar, no he encontrado otra fuente) contenido aparentemente en una de sus cartas (no sé a qué pueblo se refieren):

"Sus armas son arcos y flechas... No acostumbran tener capitán alguno, ni andan en orden, pues cada uno es señor de sí mismo... No usan justicia ninguna, ni castigan al malhechor, ni el padre o la madre castigan a los hijos; y... no vimos jamás haber pleitos entre ellos... Son gente limpia y aseada en sus cuerpos por la mucha frecuencia con que se lavan... No supimos que tuvieran ley alguna... No usan comercio ni compran ni venden... Se contentan con lo que les da la naturaleza. Son liberales en el dar y solo por rareza os niegan algo..."

Es diferente de las descripciones que hará por aquellos tiempos Colón y sus compañeros, que se fijarán más en buscar la ganancia material que en establecer alguna relación con los habitantes de las tierras que descubrieron. Hoy, a la distancia, no veo que haya seguridad sobre el real estado de los americanos de entonces. Hay actualmente una tendencia a ver esa época como si "todo pasado" fue mejor, pero yo pediría una lectura crítica y una revisión cuidadosa de las descripciones que tenemos. Independientemente de eso, el principal problema no fue un "choque de culturas", sino el ansia de ganancia de los primeros europeos que llegaron a nuestro continente, que dejaron atrás cualquier consideración de humanidad, con tal de obtener oro y cualquier cosa de valor. Y sobre eso sí tenemos más datos en firme.

Dejo entonces para más adelante, comentar alguna de las atrocidades que comenta Pigna, cometidas por conquistadores como Colón y secuaces.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Historia

Publicado el 22 de Noviembre, 2009, 19:15

Hoy encuentro un email, con estas frases:

La única prueba de que los psicoanalistas están más cuerdos que sus pacientes es que ellos son los que cobran.
Pintada anónima.

No votes, tu voto es su coartada.
Pintada anónima.

El Congreso sirve para algo.
Las palomas

Hubiera preferido que me educaran sexualmente a que me enseñaran los logaritmos, porque de los logaritmos hago tan poco uso...
Anónimo

Lo mío no es complejo; es calentura.
Edipo

Las leyes son como las salchichas. Mejor no ver cómo fueron hechas.
Anónimo
A los que están de acuerdo con la pena de muerte, habría que fusilarlos.
Anónimo

Argentina dentro de poco va a ser un paraíso, vamos a andar todos en bolas.
Pintada en un muro de Buenos Aires

Este país es un crisol de razas, aquí se funde cualquiera.
Pintada en el baño de un bar

La mentira tiene patas cortas, pero en Argentina usa zancos.
Pintada anónima.

En Argentina los honestos son inadaptados sociales.
Graffiti

La justicia argentina anda sobre ruedas, o sea que, aparte de ciega, es paralitica
Graffiti
Cuando una dama dice "no" en realidad está diciendo "puede ser", cuando dice "puede ser" en realidad está diciendo "sí", y cuando dice "sí" no es una dama.
Graffiti
El neurótico construye castillos en el aire, el psicótico los habita, y el psicoanalista cobra el alquiler. 
Graffiti

En Argentina no faltan cloacas: ¡Sobran cagadas!
Graffiti

A las mujeres les gustan los hombres desesperados. Si no los encuentran, los hacen.
Graffiti

Más vale pájaro en mano que enfermedad venérea.
Graffiti
Bueno, sacaría lo de "no" como "puede ser", que puede ser usado como justificativo para todo. Supongo que varios de Uds. podrían cambiar "Argentina" por otro país. Agrego algunas que recuerdo:
To be is to do (Marx)
Doo bee doo bee doo (Sinatra)
La blanca nos da vuelta
Los siete enanitos

Nos leemos!
Por ajlopez, en: General

Publicado el 21 de Noviembre, 2009, 23:33

Hoy me encuentro con un texto de Bertrand Russell, donde el bueno de Bert menciona:

Mathematics, rightly viewed, possesses not only truth, but supreme beautya beauty cold and austere, like that of sculpture, without appeal to any part of our weaker nature, without the gorgeous trappings of painting or music, yet sublimely pure, and capable of a stern perfection such as only the greatest art can show. The true spirit of delight, the exaltation, the sense of being more than Man, which is the touchstone of the highest excellence, is to be found in mathematics as surely as in poetry.

Traduzco:

Las matemáticas, vistas correctamente, poseen no solamente verdad, sino belleza suprema. Una belleza fría y austera, como la de una escultura, sin apelar a ninguna parte de nuestra naturaleza más débil, sin la exhuberante atracción de la pintura o la música, pero aún así, pura, y capaz de una perfección tal que solamente el arte más grande puede mostrar. El verdadero espíritu del deliete, de la exaltación, del sentido del ser más allá del Ser Humano, lo que es la piedra de toque de la más alta excelencia, todo eso se encuentra en las matemáticas tanto como en la poesía.

Citado en el ensayo "The Study of Mathematics" de Bertrand Russell.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Publicado el 21 de Noviembre, 2009, 10:40

Hace un tiempo comentaba por acá la iniciativa de Rodolfo Llanos, emprendedor, ironman, ultramaratonista, y usuario de Twitter @soloenglish. Rodolfo proponía ayudar a una escuela de mi país, Argentina, y lo comenté en el post Ayudando a una escuela. En estos días, estuvo recaudando de una forma singular, desde el sitio 150x300: Rodolfo correrá la semana que viene una supermaratón de 150km llamada  ¨La Mision Race¨. La propuesta de Rodolfo, como la cuenta él mismo:

Del 25/11/ al 28/11 del 2009 voy a correr una carrera extrema de 150 km.

Podes comprar kms. desde 1$ hasta 10$. Luego,  multiplicas el monto al cual queres comprar cada km por 150 y ese sera el monto que VOS DONAS. Si no logro terminar LA PRUEBA no pones nada.

Pero, mejor, su explicación en video:

Más información sobre el avance de esta aventura solidaria en:

http://www.150x300.com.ar/

Más información de cómo colaborar en Cómo donar.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: General

Publicado el 20 de Noviembre, 2009, 10:48

Me envían este fragmento, del libro Mitos de la historia argentina, de Felipe Pigna, donde cuenta cuál es el origen del nombre del continente América:

Todos parecían haberse olvidado del almirante [Colón]. Ni siquiera tendría la recompensa de dar su nombre al nuevo continente. América se llamará así en honor al navegante florentino Américo Vespucio, que había viajado a las nuevas tierras dos veces entre 1499 y 1302. Al regresar escribió dos famosas cartas: una a Lorenzo Piero de Medici, en 1503, que fue publicada a principios de Í504, y otra a su
compañero de colegio, Pietro Soderini. Esta última se tradujo al latín y se publicó en el apéndice de la obra Cosmographie Introductio, de Martín Waldsemüller, profesor de Geografía de Lorena. La relación del tercer viaje de Colón, en el que tocó tierra firme, se publicó en latín recién en 1508, mientras que la relación de los viajes de Vespucio se conocía desde 1504 y 1507. En la introducción de la obra de Waldsemüller, el geógrafo francés Jean Basin de Sandocourt proponía: "Verdaderamente, ahora que tres partes de la cierra, Europa, Asía y África, han sido ampliamente descriptas, y que otra cuarta parte ha sido descubierta por Américo Vespucio, no vemos con qué derecho alguien podría negar que por su descubridor Américo, hombre de sagaz ingenio, se la llame América, como si dijera tierra de Américo; tal como Europa y Asia tomaron sus nombres de mujeres".

Años más tarde Waldsemüller y Basin reconocieron su error, a tal punco que el mapa que publicaron en 1513 llama al nuevo mundo Tierra Incógnita y no América. Pero ya era demasiado tarde.

Sirva este caso como ejemplo extremo de Lo que no está escrito no existe. :-)

Pueden ver el mapa de Waldsemüller en la wikipedia (de ahí tomé la imagen de este post).

Pueden visitar el sitio personal de Felipe Pigna: http://www.pigna.com.ar/ Y su sitio sobre historia: Historia Argentina · El Historiador · Felipe Pigna - Camino al Bicentenario

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com/
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Historia

Publicado el 18 de Noviembre, 2009, 0:15

En estos días, encontré esta joya de libro: "Management: las 100 ideas que hicieron historia" (el título original en inglés es "Guide to management ideas"). Acá en Buenos Aires, lo veo en los kioskos de diarios y revistas, publicado en una colección (semanal o quincenal) de The Economist (creo que éste es el primer número publicado de la colección, ya debe estar el segundo disponible, sobre planes de negocio). El autor de este libro es Tim Hindle, que trabaja como editor en esa publicación. En una edición de más de 200 páginas, pasa revista a algo más de cien ideas que hicieron historia en la administración de empresas, el marketing y los negocios.

Pero lo más interesante es que Hindle se toma el trabajo de explicar, en breve, cada tema, de una forma clara, y describe la génesis del mismo, su historia, los principales autores y referentes, la aceptación y crítica de la idea, terminando con una sólida bibliografía para quien quiera seguir profundizando. Me agrada que se detenga en la historia, porque pienso que para entender una idea, su nacimiento, su aceptación, su evolución, es necesario conocer quienes la crearon, en qué circunstancias, qué problemas trataban de atacar. Y con el paso de los años, esa idea puede triunfar en algunos casos, o ser rechazada en otros. Hindle no hace un panegírico de cada idea: la presenta, comentando méritos y críticas por igual. Es una lectura clara, refrescante y estimulante.

Para que se entusiasmen, enumero los temas que trata:

Cálculo de costos basado en la actividad
Tablero de comando (balanced scorecard)
Barreras al ingreso y a la salida del mercado
Evaluación por comparación (benchmarking)
Brainstorming
Creación de valor de marca (branding)
Ciclo del negocio
Creación de modelos de negocios
El plan de negocios
Canibalización
Defensa (championing)
La gestión del cambio
Elegir solo lo mejor (cherry-picking)
Agrupamiento (clustering)
Ventaja competitiva
Convergencia
Competencias esenciales (core competences)
Gobierno corporativo (corporate governance)
Responsabilidad social empresaria
Análisis de costos y beneficios
Gestión de crisis
Análisis de costos y beneficios
Gestión de crisis
Análisis de camino crítico
Venta cruzada (cross-selling)
Cultura
Gestión de relaciones con el cliente (CRM)
Descentralización
Reducción de niveles jerárquicos (delayering)
Diferenciación
Diversificación
Aprendizaje de doble ciclo (double-loop learning)
Achicamiento (downsizing)
Comercio electrónico (E-commerce)
Economías de escala
Economías de alcance
Delegación de responsabilidades (empowerment)
Planificación de recursos empresariales
Iniciativa empresarial (entrepreneurship)
Excelencia
La curva de la experiencia
Empresas familiares
Concesión de franquicias
Teoría del juego
El techo de cristal
Globalización
Matriz de crecimiento-participación
El efecto Hawthorne
La jerarquía de las necesidades
Innovación
Iniciativa empresarial intracorporativa
Sistema justo a tiempo (just-in-time)
Kaizen
Keiretsu
Gestión del conocimiento
Liderazgo
Producción ajustada
La organización de aprendizaje
Gestión por objetivos (MBO Management by Objectives)
Gestión itinerante (MBWA Management by walking around)
Personalización en masa
Gestión por competencias (matrix management)
Mentoría (mentoring)
Declaración de misión
Nicho de mercado
Gestión a libro abierto
Investigación operativa
Subcontratación
El principio de Pareto (la regla 80/20)
Remuneración por rendimiento
El principio de Peter
Obsolescencia planificada
Trabajo con cartera de clientes
Integración post-fusión
Mejora de procesos
Ciclo de vida de un producto
Círculo de calidad
Reingeniería
Conducta satisfactoria
Planificación de escenarios
Administración científica
Segmentación
Las siete eses
Six Sigma
Lo pequeño es hermoso
Espacio de control
Alianza estratégica
Planificación estratégica
Estructura
Planificación de la sucesión
Análisis FODA
Sinergia
Transferencia de tecnología
Las teorías X e Y
Gestión de la calidad total
Verdadero y justo
Desagrupación (unbundling)
Propuesta única de venta
Cadena de valor
Creación de valor
Integración vertical
La organización virtual
Visión
Presupuesto base cero

Cada uno de los puntos ocupa uno o dos páginas. Y son fáciles de leer, sirviendo de base para comenzar a estudiar sobre el concepto que presenta. Muchos están relacionados entre sí, así que pueden comenzar por alguno que les interesa, y seguir con los relacionados más próximos.

Quiero escribir sobre los puntos que más me interesaron. Agregaré en este post enlaces a los futuros posts que nazcan de esta lectura. Si prefieren que trate de resumir uno de esos temas en particular que les interese, pueden ponerlo en un comentario.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Empresa

Publicado el 15 de Noviembre, 2009, 16:06

Sigo leyendo un texto de Marcelino Cereijido:

La ciencia moderna ha partido a la humanidad en un 10% que tiene ciencia (el Primer Mundo) y un 90% restante (el Tercer Mundo) donde la gente produce, viaja, se comunica, se cura y se mata con aparatos, vehículos, teléfonos, redes computacionales, medicamentos y armas que inventaron los del primero... y por supuesto, se hunde en dependencias, deudas, desocupaciones, miserias, hambre, y se anega en el más desesperante "analfabetismo científico". Pero un país no es necesariamente dependiente y miserable cuando carece de dinero, sino cuando hay otros que lo interpretan mejor. Si quienes mejor interpretan la realidad japonesa no fueran los japoneses, Japón sería un país subdesarrollado.

Más adelante:

Cabe señalar que el "analfabetismo científico" más deletéreo no es necesariamente el de quien no tuvo la suerte y oportunidad de aprender a interpretar la realidad "a la científica", sino el de sus líderes intelectuales. Las librerías argentinas están atestadas de libros cuyos autores, para interpretar la realidad argentina del siglo XX, no olvidan presidente, dictador, debacle económica, luchas entre el campo y la ciudad, entre la oligarquía y el pueblo, entre el clero y el Estado; pero en este siglo XX que ha visto aparecer la cirugía abdominal, cardíaca y cerebral, la televisión, el avión, los antibióticos, redes computacionales, que empezó a desentrañar el átomo y el genoma, esos intelectuales no advierten que se estaba gestando una sociedad argentina que no desarrollaba su ciencia, en un mundo en que ya queda poco de envergadura que se pueda hacer sin ciencia moderna y tecnología avanzada. Para el analfabeto científico la ciencia es invisible; a lo sumo promete apoyar a la ciencia, porque no tiene la menor idea de cómo desarrollarla para apoyarse en ella.

En mi país, Argentina, no parece apreciarse mucho la tarea del científico. Se está más pendiente de otras cosas, como la economía, la política, que de la ciencia. Veo alguna mejora en la aparición de libros de divulgación (en mi infancia, debía acudir a autores extranjeros, ahora hay una camada de autores nacionales, y editoriales que los apoyan). Pero no veo tanto interés en las nuevas generaciones para seguir una carrera científica, ni tampoco respeto de la sociedad hacia los científicos (que en general, tienen que emigrar, o luchar con restricciones de presupuesto en las instituciones donde realizan su investigación). Bien pueden ser todas impresiones mías (no he conducido un estudio de la situación actual), pero así, a simple vista, no hay un apoyo a la ciencia.

Como escribe Cereijido, todo "apoyo a la ciencia" parece venir como si fuera algo "bueno para apoyar", como otra cosa más, pero que no se ve, como lo ven los primeros países del planeta, como algo fundamental.

Como comenté en estos días, este texto lo encuentro en el prólogo que escribió Cereijido para un libro de reciente aparición: "Darwin 2.0", por Valeria Román y Luis Capozzo. Un comentario sobre el libro en Evolución: una teoría ineludible.

Post relacionados:

La conciencia en el ser humano y la ciencia, según Cereijido
La patria bolichera

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 14 de Noviembre, 2009, 11:11

Quisiera comenzar hoy una nueva categoría en éste, mi blog personal. El título es "Desarrollo Personal". Es un título algo ambicioso, así que mejor comienzo con algunas aclaraciones.

Como siempre, escribo en el blog para pasar en limpio, poner por escrito, lo que pienso, lo que leo, lo que se me ocurre, lo que me parece interesante o quizás importante, lo que no. No son las únicas razones, pero son las principales, que se pueden resumir en: al escribir, uno pone más en claro lo que piensa. Después, también acuden otras razones para soportar a la primera: difundir algo, levantar la mano sobre un punto, discutir un tema que no veo que haya quedado claro, llamar la atención sobre autores, posturas, y problemas. Pero no pretendo hacer "evangelización" en esta categoría: si nadie la lee, igual conseguiré mi propósito de haber pasado por escrito mucho que tengo en la mente. Y recomiendo, como siempre, que cada cual, si llega a leer esto, tome lo que le parezca útil, y deseche lo que no.

En el caso de Desarrollo Personal, a qué apunto con ese título? Muchos de nosotros, como personas, queremos algo de nuestra vida. Algunos buscamos el dinero, otros la felicidad, otros las dos cosas...;-), o mejorar su vida y la de su familia, o la de los demás. También, admitamos, hay quien pasa por la vida como de paso, sin mayor cuestionamiento ni objetivo, y puede que eso esté bien en alguna etapa de la vida. Yo acá no puedo apuntar qué hay que hacer, sugerir qué tiene que hacer cada uno, apenas puedo discutir eso conmigo mismo. Pero veo que siempre podemos mejorar, en nuestras capacidades, para conseguir lo que hayamos decido alcanzar, o mejorar en lo que podemos hacer, para cuando surja una oportunidad de aprovechar la vida.

A eso iré apuntando con esta categoría de Desarrollo Personal: comentar algunas prácticas, autores, ideas, algunas actividades que realiza, otras que no pero que me parecen interesantes. También trataré de aportar algo de análisis crítico: notablemente, en el ámbito del "desarrollo personal" (donde tanto hay escrito, vean, por ejemplo, el tamaño de los estantes de "auto ayuda" en tantas librerías), no se toma el análisis crítico como una disciplina a seguir, hasta he leído por ahí que paraliza la acción. Puede que demasiado análisis impida actuar o decidir, pero actuar o decidir sin haber quedado en claro por qué, me parece algo a hacer sólo de vez en cuando. Sino, corremos el riesgo de caer en recomendaciones, prácticas que parten de gurúes, que deben ser tomadas automáticamente como "palabra santa" simplemente porque parecen que funcionan. Como otras veces, les advierto que la efectividad de un método o modelo, no asegura la verdad de su fundamento. También noto que hay una tendencia, un bias, a aceptar los casos positivos (los que triunfaron siguiendo tal método X), sin detenerse a ver cuáles fueron los fracasos, y los motivos de ambos resultados.

Aún antes de escribir el primer post de esta categoría, ya vislumbro algunos temas que bien podrían estar en Emprender o en Filosofía. Veré cómo lo manejo. Por un lado, algunos puntos sobre la naturaleza del ser humano y nuestras capacidades, caigan en Filosofía, para volver a ser visitadas acá. Otras veces, lo que queremos mejorar, de nosotros, será aprovechable en  cualquier emprendimiento que tengamos en mente o en marcha. Por ahora, baste con este post, y dos enlaces, a posts de las dos categorías mencionadas, que pueden influir en lo que yo vaya escribiendo en ésta:

El gran emprendimiento
Me pisó el 60

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Publicado el 13 de Noviembre, 2009, 13:05

Siempre es un gusto leer a Marcelino Cereijido, científico argentino que por una de esas "características" de mi país, Argentina, está trabajando en el exterior, actualmente en México. Me encuentro con este texto suyo, donde plantea un tema que ha ocupado algunos de mis posts recientes y más lejanos, la conciencia en el ser humano:

La conciencia es un detalle novedoso y extremadamente reciente, y probablemente solo la posee una de los millones y millones de especies que pueblan el planeta (nosotros, los Homo Sapiens), pues apareció hace menos de 0,1 millón de años, o sea "nada" en escala evolutiva. Y aún hoy esa conciencia cuenta relativamente poco en la vida: si una persona sufre un accidente cerebral y queda inconsiente, podría pasar años vegentando en una cama; en cambio  si se le apagara su centro cardiomoderador, el respiratorio, sus mecanismos que regulan la temperatura, la acidez de la sangre, la capacidad de sus epitelios de reconocer y absorber sodio, potasio, cloro, glucosa, aminoácidos, es decir, todos esos mecanismos que trabajan sin que nadie sea consciente, esa persona moriría sin remedio. Por supuesto: en cuanto apareció la conciencia, el Homo sapiens la integró a su arsenal de órganos de los sentidos y mecanismos para interpretar la realidad.....

No ví cuáles son las evidencias de aparición de conciencia en la época que refiere Cereijido. Un tema a discutir: ¿no habrá conciencia, protoconciencia, en algunos primates superiores? Tienen conductas que bien podrían sugerir la formación de "modelos del mundo". Tal vez, alguna forma de conciencia. Sigo leyendo más adelante:

... retrocedamos ... 50 mil años, cuando en plena Edad de Piedra los humanos empiezan a tener conciencia. Ni por un momento lo comparemos con un peluquero que se despierta, sabe cómo se llama, dónde está y qué hora es, sino a un autista cuyo lenguaje solo comprende burdas interjecciones para señalar (que no: decir) "duele", "¡cuidado!", "hambre". ¿Qué le habrá parecido la realidad? Hoy se conjetura que sus primeros modelos mentales han de haber sido animistas: podía tomar un cascote, porque no tiene motu proprio, en cambio una rana o un pájaro se le escapaban cual si tuvieran ánima, y cuando su aparato de fonación tuvo la conformación adecuada los llamó "animales".

Tengo que escribir del tema del animismo, esta vez, acompañado por la lectura de Monod. Cereijido pasa a mostrar que esa actitud, la del animismo, nos llevó a la adopción de dioses:

Luego sus tatara-tataratataranietos, decenas de miles de años más tarde, aprendieron a ordenar mejor sus conocimientos y surgieron modelos politeístas: imaginaron que todo lo marítimo estaba regido por Poseidón, lo celestial por Urano, lo agrícola por Ceres, aunque los diversos dioses pudieran discrepar entre sí. Más adelante los Homo sapiens, que por algo se llaman así, aprendieron a usar sus modelos mentales suficientemente dotados como para sistematizar sus conocimientos, y pudieron generar modelos monoteístas. Entre los diversos dioses del politeísmo podía haber discordias, pero no era posible que el dios único del monoteísmo tuviera una mente llena de contrasentidos, de manera que el paso a los monoteísmos requirió ni más ni menos que inventar la coherencia de Dios.

Pero no quedamos en esa etapa. Nuestra interacción con la realidad, nos dió modelos que funcionaban, aunque no eran verdaderos. Lo importante por muchos milenios, fue que el modelo que nos formáramos de la realidad fuera efectivo para nuestra supervivencia. Ya he comentado varias veces, que un modelo puede ser efectivo, y no ser verdadero (lamentablemente, aún leo por ahí que hay que "ser abiertos" a "otras formas de acercarse a la realidad", como el mito y otras yerbas: parte de esa tendencia veo que se basa en la efectividad parcial de antiguos modelos, y un rechazo a lo que sea un pensamiento claro y ordenado, como si apelar a la lógica nos rebajara como humanos, entregándonos a "intuiciones" sin mayor sostén). Pero llegó un momento en el que fuimos descubriendo que hay otra forma de explicar la realidad:

Vemos que también la manera consciente de interpretar la realidad fue evolucionando, y llegó un momento en que los dioses se tornaron innecesarios para entender la realidad y la navaja que hace más de seis siglos nos había legado Ockham los recortó de los modelos explicativos y eso, junto con la precaria pero aceptable coherencia del monoteísmo judeocristiano, facilitó la emergencia de la ciencia moderna, que no es más que el último modelo mental para interpretar la realidad: consiste en hacerlo sin invocar milagros, revelaciones, dogmas, ni el Principio de Autoridad, por el cual algo es cierto o no dependiendo de quién lo diga (la Biblia, el Papa, el rey, el padre).

Por primera vez aparece, que recuerde, en este blog Ockham y su navaja: "las entidades no deben multiplicarse más allá de la necesidad": un tema a tratar más en detalle en algún momento. Sigamos con la exposición de Cereijido. Es ahora, en los últimos siglos, con la aparición de la ciencia (que no es "la ciencia", una señora que se pasea por ahí inmaculada, sino una actividad humana), que tenemos una forma de formar modelos de la realidad. Y más importante: estos modelos son más efectivos, son más cercanos a lo "que es el caso", porque de alguna manera, la actitud científica "interroga" a la realidad: ya no vamos formando modelos "por coherencia" con los hechos, sino que los interrogamos, ponemos a prueba nuestros modelos y representaciones, estableciendo una especie de diálogo con la propia realidad. Algo que ningún racionalismo puro o misticismo ha podido darnos.

La capacidad interpretativa de la ciencia moderna es tan poderosa, que no solo permite explicar muchas de las estructuras y mecanismos presentes sino, además, discutir lo sucedido en el primer minuto de este Universo - que se´gun esa misma ciencia comenzó hace 13700 millones de millones de años con un tremendo reventón - y predecir que el Sistema Planetario Solar desaperecerá dentro de un futuro muchísimo más remoto, cuando el Sol se transforme en una estrella gigante roja y nos incinera. Puede también conjeturar sobre cuándo y por qué comenzó a aparecer la vida, y cómo se las arregló esta vida para generar un cerebro humano que, entre sus habilidades, es capaz de explicar su propia genealogía a través de un proceso que se llama "Evolución Biológica".

Ya había mencionado otro escrito de Cereijido en el post: La patria bolichera. Tengo pendiente el conseguir y leer su libro "La nuca de Hussey, la ciencia argentina entre Billiken y el exilio". Pueden leer una reseña en pdf aquí.

Tengo ya como costumbre, adquirir cualquier libro que prologue Cereijido. El texto de arriba lo encuentro en el prólogo del interesante nuevo libro: "Darwin 2.0", por Valeria Román y Luis Capozzo. Un comentario sobre el libro en Evolución: una teoría ineludible.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia

Publicado el 11 de Noviembre, 2009, 10:29

Sigo leyendo el excelente libro "Rock of Ages" (Ciencia y Religión, título en español) del bueno de Stephen Jay Gould. En el segundo capítulo, presenta textos de Darwin y de T.H.Huxley, donde expresan su postura ante temas que escapan a la ciencia (tendré que comentar cuál es la posición de Gould, cómo estable él dos "magisterios", donde ubica a la ciencia y a la religión, y cómo yo disiento en esa postura; un tema para tratar o por lo menos nombrar, es la distinción entre "es" y "debe ser", y la falacia naturalista). Ya comenté sobre Huxley en Huxley contestando a Kingsley: la verdad más que el alivio y en Huxley y su agnosticismo.

En la carta a Kingsley, y ante la muerte de su hijo Noel, Huxley rechaza el consuelo de creer en un alma eterna, en un reencuentro en el más allá con su primogénito ya muerto. Quería hoy recordar aquí otro fragmento de esa carta:

Mientras me encontraba detrás del ataúd de mi hijito el otro día, con mi pensamiento dispuesto a cualquier cosa excepto al debate, el pastor que oficiaba leyó, como parte de su deber, las palabras: "Si los muertos no se han de levantar de nuevo, comamos y bebamos, porque mañana moriremos". No puedo decirle de qué manera inexpresiva me sorprendieron... ¿Qué? ¿Acaso porque me encuentro cara a cara con una pérdida irreparable, porque he devuelto a la fuente de donde una vez vino a la causa de una gran felicidad, que todavía conserva a través de toda mi vida las bendiciones que han surgido y surgirán por tal causa, acaso tengo que renunciar a mi hombría y, llorando, envilecerme en la bestialidad? Pues los mismos simios lo hacen mejor, y si matas a sus crías, los pobres brutos se afligen por su desgracia y no buscan de inmediato la distracción de un hartazgo.

El ser humano, al tener conciencia, se da cuenta de que en algún momento va a morir. Al parecer, no hay otros organismos, animales, que hayan llegado a semejante nivel de "awareness" sobre su propio futuro. Es eso (conciencia, imaginación, voluntad, entre otras capacidades) lo que hace al ser humano distinto. Pero el tener conciencia de la muerte, y el estar en la incertidumbre de lo que pase después de la muerte (o en la certidumbre de que no hay nada más allá), no debe sumirnos en la desesperación o el abandono. Pienso que tenemos un impulso vital, un movimiento que nos lleva a vivir la vida, algo que nos viene por ser organismos, pero transformado y afirmado por la conciencia y la voluntad.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 10 de Noviembre, 2009, 0:43

En el post Huxley y su agnosticismo mencioné una carta de Thomas Henry Huxley a Charles Kingsley, fechada el 23 de septiembre de 1860, luego de una tremenda desgracia  personal de Huxley.

Un jueves, Noel Huxley, el hijo mayor de Huxley, aún niño, jugaba lleno de vida con su padre. El sábado siguiente moría, inesperadamente. Fue un golpe debastador para Huxley y para su esposa. El el medio de todo el dolor, recibe el apoyo de conocidos y amigos. Ante todos, Huxley agradece y trata de mantener la compostura. Charles Kingsley, sacerdote protestante, le envía una carta. Conociendo la posición de Huxley, el agnosticismo que profesaba, lo insta a que abrace el consuelo de creer en un alma inmortal, y que, luego de esta vida, se reencontrará de nuevo con su hijo. Es ante esta carta, que Huxley reacciona, con algo más que un agradecimiento. Huxley le escribe una carta en respuesta a Kingsley, que debería ser lectura obligatoria en textos de literatura inglesa. Como señala Stephen Jay Gould, no todos los grandes textos están en obras de ficción. (Fue gracias al libro del bueno de Gould, "Rock of Ages" (en  mi versión en español, con título "Ciencia y Religión"), que conocí este excelente texto; pueden encontrar el texto completo en inglés en T. H. Huxley Letters and Diary 1860).

Leamos partes de la respuesta de Huxley (les recomiendo, si pueden, leer el texto completo en el enlace de arriba):

Mi querido Kingsley, no puedo agradecerle suficientemente, tanto en nombre de mi esposa como en el mío propio, su extensa y franca carta, y toda la simpatía cordial que demuestra... Mis convicciones, positivas y negativas, sobre todos los asuntos de los que usted habla, han tenido un crecimiento prolongado y lento y están firmemente arraigadas. Pero el gran golpe que cayó sobre mí pareció arrancarlas de sus cimientos, y si hubiera yo vivido hace un par de siglos podría haber imaginado que un demonio se mofaba de mí y de ellas... y me preguntaba: "¿Qué provecho hay en haberme despojado de las esperanzas de la masa de la humanidad?". A lo que mi única respuesta era, y es: "¡Oh, demonio, la verdad es mejor que muchos beneficios! He examinado las razones de mi creencia, y si tuviera que perder, uno tras otro y como castigo, esposa, hijo, nombre y fama, aun así no mentiría".

Huxley comenta que tampoco conoce la diferencia entre el ser humano y los animales, no sabe si somos o no diferentes o iguales:

Y la diferencia infinita entre yo mismo y los animales tampoco altera el caso. No sé si los animales perduran o no después de desaparecer. Ni siquiera sé si la diferencia infinita entre nosotros y ellos puede estar compensada por su presencia y mi cese después de la muerte aparente, de la misma manera que el humilde bulbo de una planta anual vive, mientras que las espléndidas flores que de ella han brotado mueren.

Y ahora, en el párrafo de abajo, pone de manifiesto que a veces creemos algo porque, de alguna forma, queremos creer:

Ciertamente, debe ser evidente que un hombre ingenioso puede especular sin cesar sobre ambos aspectos, y encontrar analogías para todos sus sueños. Y tampoco me ayuda que se me diga que las aspiraciones de la humanidad (e incluso más aspiraciones más elevadas) me llevan hacia la doctrina de la inmortalidad. Para empezar, lo dudo, pero, aun en el caso de que así fuera, ¿qué es esto sino, con buenas palabras, pedirme que crea una cosa porque me gusta?

Excelente forma de expresarlo. Más detalle de su actitud (hechos sobre simplemente lo que aspiramos o queremos aceptar):

Mi profesión consiste en enseñar a mis aspiraciones a que se adapten a los hechos, no en intentar y hcaer que los hechos armonicen con mis aspiraciones. Me parece que la ciencia enseña de la manera más elevada y fuerte la gran verdad que contiene la concepción cristiana de entrega total a la voluntad de Dios. Siéntate ante los hechos como un niño pequeño, disponte a abandonar cualquier idea preconcebidad, sigue a la naturaleza dondequiera y a cualquiera abismos a los que te lleve, o no aprenderás nada. Sólo desde que me he decidido a hacer esto a toda costa he empezado a aprender sustancia y paz de espíritu.

Recuerda el libro de Carlyle, Sartor Resartus:

Sartor Resartus me hizo descubrir que un sentido profundo de la religión era compatible con la ausencia total de teología. En segundo lugar, la cienca y sus métodos me dieron un lugar para descansar independiente de la autoridad y de la tradición. En tercer lugar, el amor me abrió un panorama de la santidad de la naturaleza humana, y me impresionó con un profundo sentido de la responsabilidad.

Y llega a estas líneas, donde Huxley pone toda la fuerza, ante la terrible desgracia, que no alcanza a doblegar su postura (Stephen Jay Gould confiesa que aún después de años se seguía conmoviendo con este texto):

Si en este momento no soy un cadáver humano agotado, corrompido, inútil, si ha sido o será mi destino promover la causa de la ciencia, si siento que tengo una sombra de derecho al amor de los que me rodean, si en el supremo momento en el que bajé la mirada a la tumba de mi niño mi pena estaba llena de sumisión y carecía de amargura, ello se debe a que estas entidades se han impuesto sobre mí, y no debido a que nunca me haya preocupado que mi pobre personalidad pueda permanecer para siempre distinta del Todo del que una vez surgió y adonde ahora se dirige.

Y así, mi querido Kingsley, comprenderá usted cuál es mi posición. Puede ser completamente errónea, y en tal caso sé que tendré que pagar el castigo por estar equivocado. Pero sólo puedo decir con Lutero: "Gott helfe mir, Ich kann nicht anders" ["Que Dios me ayude, no puedo hacer otra cosa"]

Un texto a leer y recordar, sea que se coincida o no con la postura de no tener un alma inmortal. Huxley busca la verdad, más que el alivio.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 9 de Noviembre, 2009, 0:35

Supongamos que estamos en un cuarto. Y vemos una cinta roja, en el piso. Atraviesa la habitación, y pasa por debajo de la puerta de entrada, cerrada. Alguien nos dice: "Detrás de la puerta, la cinta prosigue un metro más". Otra persona nos dice: "Detrás de la puerta, la cinta prosigue más allá, atraviesa la casa, la calle, el bloque de casas, la ciudad, el planeta, llega más allá de la órbita de la Luna, sale del Sistema Solar, atraviesa la Galaxia, y sigue, sigue, hasta el infinito".

¿A quién le creeríamos "más"? O ¿a quién le pediríamos más evidencia? No podemos abrir la puerta, pero seguramente pediríamos alguna evidencia. Y en el caso de la segunda afirmación, la evidencia tiene que ser más abundante que para la primera. Necesitaríamos por lo menos alguna foto de detrás de la puerta, y una foto o video de la cinta roja atravesando la calle, la ciudad, y por lo menos, más fotos, de la cinta atravesando el cielo. Ante esas dos afirmaciones, está claro que el peso de la prueba recae más sobre el que afirma la segunda. No podemos olvidar que también le pediríamos algo de evidencia, demostración o mostración, a la primera persona.

La misma situación veo que se plantea cuando nos preguntamos sobre si hay o no un alma inmortal para cada uno de nosotros. Desde la postura que mantengo, no tenemos alma inmortal: somos organismos; funcionamos por ser justamente eso, organismos; nuestros procesos mentales, cualquier "yo" o identidad que tengamos, es producto de algunos de esos procesos. Cuando el organismo muere, los procesos también. Aún falta juntar más evidencia para explicar mejor las bases de nuestros procesos mentales, pero todo parece encaminado. El hueso más duro de roer, la conciencia, parece resistirse, pero no hay nada, por ahora, que indique no sea posible explicarla como otro proceso.

Mientras, en el bando del alma inmortal, poca o nula evidencia veo. Al parecer, todos los que sostienen esa postura, se basan en alguna fé, o en alguna intuición (ambas las veo como motivadas por nuestra conciencia de la propia muerte). Lo cual no es malo en sí, pero ante tamaño asunto, ante tan grande afirmación, pediría lo que explicaba en otro post reciente: una gran prueba. No es tema menor el que tratamos, y sería de esperar mayor interés en presentar evidencia, pruebas, si queremos apoyar la otra postura.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Publicado el 8 de Noviembre, 2009, 13:57

Tendría que escribir una mejor introducción a Thomas Henry Huxley: biólogo inglés, nacido en el siglo XIX, fue apodado el "bulldog de Darwin", por su ardiente defensa de la teoría de la evolución biológica. Se creen que la teoría de Darwin tuvo resistencia, pero veo que fue parcial: la sociedad inglesa estaba preparada para recibirla, y a los pocos años, hasta había pensadores que la usaban para justificar la supremacía del Imperio Británico, o de la sociedad europea. Como tantas veces, los hechos que descubre la ciencia, y las teorías que arma, son utilizadas más allá de lo que debieran, traspasando la lógica (Huxley, hasta donde sé, no cayó en esas trampas).

Huxley fue una personalidad fascinante: no siendo del "establishment" británico, ni parte de la alta sociedad de entonces, se abrió camino por su cuenta, llegando a ser una de las personalidades de la cultura y la ciencia de su época. Habiéndo conocido a Darwin y a su obra, consiguió difundirla y defenderla de las críticas, junto con otras figuras de su tiempo. Pero también fue, prácticamente, el fundador del gnosticismo: creó el término "agnóstico". Un poco como reacción a lo "no conocible" de Herbert Spencer, Huxley se rebela contra la metafísica de ese estilo, y ante preguntas como la inmortalidad o la existencia de un dios, expresa su postura: son preguntas sin resolución. Pero leamos un ensayo (tomado de la página de la Wikipedia sobre agnosticismo, con mi traducción más abajo):

When I reached intellectual maturity and began to ask myself whether I was an atheist, a theist, or a pantheist; a materialist or an idealist; Christian or a freethinker; I found that the more I learned and reflected, the less ready was the answer; until, at last, I came to the conclusion that I had neither art nor part with any of these denominations, except the last. The one thing in which most of these good people were agreed was the one thing in which I differed from them. They were quite sure they had attained a certain "gnosis,"–had, more or less successfully, solved the problem of existence; while I was quite sure I had not, and had a pretty strong conviction that the problem was insoluble.

Cuando alcancé la madurez intelectual y comencé a preguntarme si yo era un ateo, un teísta, o un panteísta; un materialista o un idealista; cristiano o librepensandor; encontré que cuanto más aprendía y reflexionaba, lo menos seguro estaba de la respuesta; hasta, que al final, llegué a la conclusión que yo no tenía ni arte ni parte en ninguna de esas denominaciones, excepto con la última. La cosa en la que muchas de estas personas estaban de acuerdo era que en la que yo disentía de ellas. Ellos estaban seguro que habían conseguido una "gnosis" certera, que habían resuelto, más o menos exitosamente, el problema de la existencia; mientras que yo estaba seguro que yo no, y que tenía una bien fuerte convicción de que el problema era insoluble.

So I took thought, and invented what I conceived to be the appropriate title of "agnostic." It came into my head as suggestively antithetic to the "gnostic" of Church history, who professed to know so much about the very things of which I was ignorant. To my great satisfaction the term took.

Así que me puse a pensar, e inventé lo que concebí con el apropiado título de "agnóstico". Vino a mi mente como una sugestivamente antitético a lo "gnóstico" en la historia de la Iglesia, quienes profesaban sabar tanto de muchas cosas de las que yo era ignorante. Para mi satisfacción, el término prendió.

Al abrazar su agnosticismo, Huxley rechaza entonces tipos de conocimiento místico o espiritual. Para él (y coincido con Huxley), eso no es conocimiento. Pongo mis palabras ahora: veo que esas pretenciones de "conocimiento" no son más que una extensión de nuestras esperanzas y miedos; hacen tan grandes afirmaciones, sin aportar mayores pruebas, que me parece más fácil tomarlas como afirmaciones sin probar, que como conocimiento verdadero. Y tendemos a aceptarlas, porque de alguna forma nos dan un alivio. Dos de las proposiciones, más discutidas en todos los tiempos, son la inmortalidad y la existencia de un dios.

En otro lugar, en el Diccionario America, Huxley define la palabra "agnóstico", como:

Agnosticism, in fact, is not a creed, but a method, the essence of which lies in the rigorous application of a single principle. That principle is of great antiquity; it is as old as the writer who said, "Try all things, hold fast by which is good"; it is the foundation of the Reformation, which simply illustrated the axiom that every man should be able to give a reason for the faith that is in him; it is the great principle of Descartes; it is the fundamental axiom of modern science.

Agnosticismo, de hecho, no es un credo, sino un método, la esencia del cual se basa en la aplicación rigurosa de un único principio. Ese principio tiene una gran antigüedad; tan viejo como el escritor que decía, "Intenta todas las cosas, quédate con la que son buenas"; es el fundamento de la Reforma, que simplimente ilustraba el axioma que todo hombre debería ser capaz de dar una razón para su fé; es el gran principio de Descartes; es el axioma fundamental de la ciencia moderna.

Positively the principle may be expressed: In matters of intellect, follow your reason as far as it will take you, without regard to any other consideration. And negatively: In matters of the intellect do not pretend that conclusions are certain which are not demonstrated or demonstrable. That I take to be the agnostic faith, which if a man keep whole and undefiled, he shall not be ashamed to look the universe in the face, whatever the future may have in store for him.

Positivamente el principio puede ser expresado: en temas del intelecto, seguir la razón tan lejos como te lleve, sin tomar nada más en consideración. Y negativamente: en temas del intelecto no tomar por ciertas conclusiones no demostradas o no demostrables.

Ver ese fragmento y más en:
http://books.google.com/books?id=97DaE6BzKTsC&pg=PA41
http://books.google.com/books?id=97DaE6BzKTsC&pg=PA42

En una maravillosa carta a Charles Kingsley, del 23 de septiembre de 1860, escribe:

I neither affirm nor deny the immortality of man. I see no reason for believing it, but, on the other hand, I have no means of disproving it. I have no a priori objections to the doctrine. No man who has to deal daily and hourly with nature can trouble himself about a priori difficulties. Give me such evidence as would justify me in believing in anything else, and I will believe that. Why should I not? It is not half so wonderful as the conservation of force or the indestructibility of matter...

Yo no afirmo ni niego la inmortalidad del hombre. No veo razón para creer en ella, pero, por otro lado, no veo modo de refutarla. No tengo ninguna objeción a priori con esa doctrina. Ningún hombre que tiene que lidiar diariamente y cada hora con la naturaleza puede tener problemas con las dificultades a priori. Denme evidencia que justifique que yo crea en cualquier otra cosa, y yo creeré. ¿Por qué no lo haría? No es la mitad de maravillosa que la conservación de la fuerza o la indestructibilidad de la materia....

It is no use to talk to me of analogies and probabilities. I know what I mean when I say I believe in the law of the inverse squares, and I will not rest my life and my hopes upon weaker convictions...

No acostumbro a que me hablen de analogías y probabilidades. Conozco que quiero decir cuando digo que creo en la ley del inverso de los cuadrados, y no basaré mi vida y mis esperanzas en ninguna convicción más débil que esa...

That my personality is the surest thing I know may be true. But the attempt to conceive what it is leads me into mere verbal subtleties. I have champed up all that chaff about the ego and the non-ego, noumena and phenomena, and all the rest of it, too often not to know that in attempting even to think of these questions, the human intellect flounders at once out of its depth.

Está en mi personalidad que la cosa más segura que conozco puede ser verdadera. Pero cualquier intento de concebir qué es me lleva a sutilezas verbales. He masticado todo ese asunto del yo y el no-yo, del númeno y el fenómeno, y del resto de eso, demasiadas veces como para no saber que cualquier intento de pensar en esas cuestiones, lleva al intelecto humano a la deriva.

Tengo que escribir, en breve, sobre las circunstancias de esa carta a Kingsley, una de las mejores piezas de la escritura inglesa, donde Huxley expone excelentemente su postura, ante un hecho que conmueve su vida. Vean que Huxley es un gran escritor, un pensador claro, les recomiendo su lectura, estén o no de acuerdo con él.

Vayamos a mi postura: ésta es más cercana al ateísmo: no existencia de dios, no inmortalidad del alma. Aunque simpatizo con el agnosticismo de Huxley en general, veo que hay una asimetría entre afirmaciones contrarias: decir "el otro lado de la Luna es de queso" necesita mayor prueba, mayor muestra de evidencia o demostración, que "el otro lado de la luna NO es de queso" (escribí sobre el tema en Grandes afirmaciones, grandes pruebas). De ahí, que mi posición: avancemos, sin afirmar la inmortalidad del alma, la existencia de un dios, o que el otro lado de la luna es de queso. Cuando alguien tenga evidencia, de cualquiera de las tres afirmaciones, estaremos acá, atentos, para recibirlas. Mientras tanto, avancemos, con lo mínimo y seguro.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía

Otros mensajes en Noviembre del 2009