Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 6 de Noviembre, 2009, 17:17

Hace ya más de una década, leí sobre una de las actividades que hacía Bill Gates en aquel entonces: dedicaba unas semanas para retirarse a estudiar, leer y pensar, sobre distintos temas que le interesaban. Se iba a algún lugar lejos de su actividad, dos veces por año, para concentrarse y dedicarse de lleno a tópicos que armaba. Con los años, eso fue la inspiración para mis semanas sabáticas, una práctica que recomiendo a todos. En el día a día, estamos absortos en multitud de temas. Reservarse un tiempo para dedicar horas de calidad a concentrarse en un tema es, pienso, una buena práctica.

En esos años, a mitad de los ochenta, Gates compartió alguno de esos retiros con Ann Winblad. Se iban a algún lugar, una semana, y estudiaban, por ejemplo, a Richard Feynman y otros libros de física, para entender mejor un tema como la transmisión por satélite, y simplemente, para saber más sobre mecánica cuántica. Pueden leer algunas historias sobre Ann Winblad y Gates en:

http://techdivas.com/annwinblad.htm
http://www.mgross.com/MoreThgsChng/interviews/winblad5.html

(se especuló un tiempo que Winblad era la "girlfriend" del aquel entonces joven Gates)

Winblad y Gates también sostenían largas conversaciones telefónicas sobre esos temas, y otros de negocios. Fue entonces que leí una frase de Gates: "Con Ann puedo hablar. Tenemos gran ancho de banda". ¿A qué se refería Gates? Eso lo decía de las personas con las que podía hablar, y con dos o tres frases, ya estaban discutiendo de algo, sin tener que entrar en prolegómenos o explicaciones del tema. Con Winblat, decía Gates, se podía conversar intercambiando gran cantidad de información, porque ya habían leído sobre lo mismo, y tenían un "background" común sobre algunos materias.

Siempre me quedó esa frase. Y he vivido esa experiencia de encontrarme con alguien, y descubrir que hay "gran ancho de banda". Ya llegado a este siglo, veo que también que hay otro punto que ayuda a tener "ancho de banda" con alguien: compartir opiniones, conocimientos, actividades, a través de posts en nuestros blogs personales y técnicos. En el último año, debo agregar a eso, el uso de Twitter: antes usaba algún feed, pero es realmente con Twitter donde los mensajes cortos despegaron para dar "ancho de banda" a nuestras comunicaciones.

Paso a un ejemplo. La semana pasada, me encuentro con dos personas, por separado, de mi mismo ámbito profesional. Digamos que eran Juan y Pedro. Con Juan, hace más de una década que nos vemos en distintos lados y proyectos. Pero apenas lee mis blogs, este personal y el técnico, y no es usuario de Twitter. Estuvimos hablando de algunos temas, y llevó tiempo ponernos de acuerdo en lo que queríamos decir. Muchas de mis posturas ya las había pasado en limpio en posts, y fue algo cansador (disculpen, estoy ya anciano... :-) volver a repetirlas, exponerlas, recordar de memoria fuentes, enlaces, libros, autores, referentes.

Pedro, en cambio, lee mi blog, y yo también sigo el suyo. También nos leemos por Twitter. Entonces, el milagro pasó: en la reunión que sostuvimos, hubo gran "ancho de banda". Ya conocíamos los antecedentes de un tema, lo que habíamos escrito, nuestras posiciones, las posiciones de otra gente que también había escrito. Así, que en unos pocos minutos, pudimos despachar muchas dudas, intercambiar nuevos datos, y dedicarnos el resto de la reunión, a disfrutar del tiempo que nos quedaba.

Eso mismo me pasa cuando me encuentro con otra gente, especialmente en el ámbito profesional. Hay tantas cosas para aprender, discutir, enseñar, que el pasarlas a un post, con referencias, enlaces, y posturas, hace que podamos poner en limpio lo que conocemos y opinamos. La blogosfera (dejaré el microblogging para otro post en detalle) nos ha aportado la capacidad de agrandar nuestro "ancho de banda" con otra gente, que podemos conocer o no en persona. Y veo que eso es bueno: la identidad pública de cada uno, se va perfilando mejor. Nadie puede conocer a otro completamentamente: apenas podemos conocernos a nosotros mismos, y con limitaciones. Pero podemos exhibir más de lo que nos interesa, de lo que nos parece bien o mal, nos agrada o desagrada, nos parece importante u olvidable, usando la gran herramienta de un blog. Como ya alguna vez escribí (varias veces), lo escrito tiene una calidez, una cualidad de consumo, que la conversación hablada no tiene: uno puede escribir y revisar, otro puede leer y releer. Lo que uno escribe, es una destilación, una puesta a punto de lo que uno diría en una mesa de café demasiado apurado. Y al estar escrito, le da al otro la oportunidad de consumirlo tranquilo, releerlo, comentarlo, desecharlo, adoptarlo o corregirlo.

Es a causa de todo esto que expongo, que cuando en una de mis charlas o cursos, o en reuniones informales, alguien comenta o pregunta algo sobre lo que ya escribí, contesto con una aj-frase típica: "Vos no lees mi blog". Nadie tiene que leer el blog de otro, y menos el mío :-)... Pero pienso que es interesante pasar a escrito lo que a uno le parece importante o por lo menos interesante. Y si alguien plantea algo interesante, al momento le pido que lo pase por escrito, en su blog. En mi país, Argentina, ha habido una tradición de discusiones de café, que terminan en no escuchar ni entender al otro, o en ping pong verbal, a ver quién es más rápido o ingenioso. Yo prefiero escribir: practicar esta especie de "ajedrez postal", donde cada post es una jugada, donde otros pueden apreciarlo o no, pueden comentar o responder o rechazar, con el debido tiempo. Y lo que queda escrito, queda para que se lea hoy, mañana, el año que viene. Además, el blog no es intrusivo: uno puede seguir y leer a quien quiera. Notablemente, la blogosfera nos brinda también su propio "sistema de reputación": uno va descubriendo a quien le interesa leer, a quien pone en su "reader", y tambíén, quien lee y recomienda a quien. La primera vez que me enteré sobre esto de los blogs, pensé: "no va a funcionar", va a generar multitud de escritos olvidables, y no se va a saber qué es interesante para cada uno. Pero, con el tiempo, Google por un lado, con su sistema de page rank, otras herramientas en línea, y las relaciones entre bloggers con sus enlaces cruzados, nos han dado una auto depuración del sistema: lo interesante para cada uno de nosotros, sea la informática, la programación, la filosofía, el juego del go, o la confección de lupines, termina apareciendo.

Por todo esto, no se asombren, cuando alguna vez, ante alguna mención de un tema que me interesa y sobre el cual ya escribí algo, les espete la frase: "¡Vos no lees mi blog!" :-)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Internet