Angel "Java" Lopez en Blog

29 de Noviembre, 2009


Publicado el 29 de Noviembre, 2009, 13:55

Hoy envíe a procesar un año de mis mensajes de Twitter al servicio de http://tweetcloud.icodeforlove.com/ creado por @icodeforlove. Genera una imagen con la "nube" de palabras más usadas. A mí me ha dado este resultado:

http://tweetcloud.icodeforlove.com/ajlopez/17182

Las palabras más usadas, ordenadas de mayor a menor uso:

feedly post clojure para code daily nhibernate spanish blog google using writing online java team list medusa programming starting heading scrum microsoft software commitments video framework agile como development 2009 language data time generation life business buenos aires source simple norris chuck project read breakfast pero model local book world closing course free nice esta dynamic windows infoq application sobre

Algunos comentarios:

- Atención que la aplicación nos pide loguearnos a Twitter. Por lo menos, no pide las credenciales ella misma, sino a través de Twitter.
- A pesar que pedí un año de mensajes, parece que tomó más peso en las palabras que usé en los últimos meses.
- Es bueno constatar que estoy practicando bastante inglés en Twitter.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Internet

Publicado el 29 de Noviembre, 2009, 12:53

Recuerdo un capítulo de la vieja serie americana "The twilight zone" (la primera, la original, acá en Argentina se conoció como "La dimensión desconocida". Vean si sería antigua que el presentador y productor, Rod Serling, abría el programa fumando, sin que nadie le criticara nada). En un episodio muy conocido, Time Enough at Last, el protagonista, Mr. Henry Bemis, un empleado bancario, amaba leer y leer. Leía de todo: libros, notas, diarios, avisos clasificados. Pero no lo dejaban dedicarse a la lectura. Un jefe, el trabajo, la familia, la gente, todo el mundo lo interrumpía, no podía dedicarse a lo que más le gustaba. Su lugar para leer tranquilo, era la bóveda del banco. Un día, en su hora de descanso, se encierra ahí, para leer y leer. Se lleva un diario, en los titulares aparece la bomba H. Disfruta la lectura, y al salir, se encuentra con un desastre: su ciudad, su país, su mundo, ha sido destruido por una guerra relámpago (miedo siempre presente en esos años en el pensamiento norteamericano, reflejado en varios episodios de la serie). Luego de recuperarse del shock inicial, se da cuenta que ahora puede dedicar todo el tiempo a la lectura: se sienta, en la biblioteca, rodedado de todos los libros que podría querer tener, y justo cuando va a tomar un volumen, sus anteojos se caen, y se rompen. Por el resto de su vida, no podrá leer...

(Recién investigando sobre ese episodio, caigo en cuenta que el protagonista fue Burguess Meredith, sí, el mismo de El Pinguino, en la serie Batman primera, y sí, el entrenador de Rocky... ;-)... Por supuesto, Meredith es recordado en la escena americana por ser uno de esos actores todo terreno, un gran actor, con excelente manejo de la actuación, debería investigar sobre su carrera de teatro).

I digress... Back to topic... Quisiera hoy encarar un post personal, sobre mis hábitos de lectura, para poder explicar más adelante algunas de mis actividades e intereses, dando más contexto sobre su origen.
Digo hábitos, porque ya son formas de leer que he adquirido con el tiempo y la costumbre. Pienso que uno no tiene por qué depender de hábitos, pero es bueno tener algunos que nos ayuden en lo que queremos hacer en la vida. Para mí, debe primar la voluntad sobre la costumbre, pero una vez adquirido un hábito que nos beneficia, no veo por qué no apoyarnos en él.

Leo desde hace años, desde mi infancia. Siempre que tenía un libro nuevo, lo leía de corrido.  En la adolescencia, comencé a leer los diarios, por pocos años. Un poco antes de llegar a estudiar en la Univerdad de Buenos Aires, llegué a tener contacto con libros que iban más allá de la divulgación de un tema, y pienso que ahí comenzó la verdadera lectura. A partir de entonces (fines de los setenta, principios de los ochenta del siglo pasado), la lectura fue acompañada más de investigación, pensamiento, escritos complementarios, toma de notas. Ya fue algo más raro leer un libro de corrido, excepto, quizás, alguno literario. Durante años, viviendo en el Gran Buenos Aires (en Quilmes) y viniendo a Buenos Aires (capital de Argentina) cada día, aproveché el viaje para dedicarme a leer, pensar (no pude escribir mucho en un tren o colectivo, transporte público por estos lares). Fueron años donde profundicé en varios temas, de mi ámbito profesional y de otros intereses. Pienso que tenemos que tener aprendizaje continuo, y entonces, lectura continua.

Un buen libro es un mundo. Nos muestra un mundo que puede que no conozcamos, y nos da un viaje por un planeta nuevo del conocimiento humano. Otros libros nos ayudan a entender a otras personas, autores, pensadores, posturas. Es raro que adquiera un libro que no me ayude, que no me haga crecer de alguna forma: en estas décadas, he aprendido a seleccionar, y aún así, me veo tapado de lecturas pendientes. Tantos libros, tantos temas, una sola vida.. ;-)

Dos hechos en este siglo XXI, cambiaron algo mis hábitos: la mudanza a Buenos Aires, y la llegada de una notebook. Al mudarme a Buenos Aires, desaparecieron los largos viajes de ida y vuelta diarios. Antes, debía levantarme temprano, para llegar a Buenos Aires sin problemas de tránsito, y volver tarde, luego de terminar con actividades que van más allá de la tarde (en esta última década, he dado cursos y charlas nocturnas sobre mi actividad, el desarrollo de software, en distintos institutos). Ahora, sigo saltando de la cama temprano (otro hábito que recomiendo), pero aprovecho el desayuno para más lecturas y meditaciones. Y a la noche, puedo volver a mi cubil principal, donde tengo la parte de mis libros que elegido para estos dos últimos años. Antes, cuando tenía que estar lejos de mis libros y revistas, tenía que elegir al salir de casa qué llevar como lectura. Eso hizo que por años (aún lo hago) me encuentren con una bolsa de libros, en cada reunión (durante mucho tiempo fue una bolsa de la librería Cúspide, donde compraba gran parte de mi biblioteca). Ahora tengo más libros disponibles durante el día, no sólo los de "una bolsa al día", así que he dejado de comprar muchas revistas, y desde hace años que no compro el diario. También he ampliado mi "repertorio" de librerías a visitar, como habrán comprobando si siguen este blog.

La llegada de la notebook habilitó otra actividad: la escritura, que antes practicaba, pero con notas breves, en otras "notebooks" que conservo, cuadernos de papel (siempre me costó algo de esfuerzo escribir sin teclado, siento el cansancio en las manos). También habilitó la lectura de libros digitales, y de páginas, blogs, feeds en línea. Si bien prefiero el libro en papel, el libro digital tiene algunas facilidades: en general, puedo cambiar el tamaño de letra, para leer mejor, tomar notas, cortar, pegar y comentar, y más. Creo que una Kindle está en mi futuro... :-)

Al llegar a Buenos Aires, durante un par de años tuve gran parte de mi biblioteca en mi cubil principal. Ahora, tengo la mayor parte en un cubil secundario, y eso impide que a veces me sumerja en un tema, porque sé que me falta uno o varios libros o autores, que no tengo a mano. Igual, eso es bueno, ha permitido que me concentre en los temas que tengo en libros de mi primer cubil, digamos, mis "libros locales", que he seleccionado para tener más a mano. Eso evite que pase fácilmente a otros temas, o perder el foco en temas que me gustan pero que me llevarían tiempo (por alguna curiosa causa, el resto de la humanidad no envía apoyo a mis actividades de lecturas y pasado en limpio en escritura, ni a mis meditaciones y creaciones, y en vez de decir "Maestro, por favor, prosiga iluminando la historia humana, he aquí nuestro humilde aporte para su actividad", nones, no hay nada de eso, y sigo sufriendo aún en cuerpo propio el Efecto Coto ;-).

Actualmente, tengo separadas en pilas y bolsas, fuera de la biblioteca, los "libros actualmente en lectura", que, debido a mi forma de leer, pueden llevar algunos meses terminarlos. Durante el desayuno o viajes de mañana, encaro los textos más importantes o interesantes, a medio día tal vez alguna lectura técnica, y los más livianos, quedan para el final del día. De vez en cuando, la lectura de un fragmento, dispara investigar un tema nuevo o conocido, escribir uno o varios posts, tomar notas, pensar, compulsar posturas, tomar posición. Es más interesante la lectura ahora para mí, en estos años he ganado en profundidad, en solidez en algunos temas, y eso ha permitido que entienda o comience a entender tópicos que me fueron esquivos por años. Una de las razones de escribir en este blog, y en otros míos más técnicos, es pasar en limpio estas lecturas y pensamientos generados. Como comentaba, antes tomaba apuntes y escribía en cuadernos, pero me resulta más fácil, claro y perdurable (y encontrable por el propio Google) el escribir por aquí, y de paso, compartir algo, algún descubrimiento, algún autor, alguna nota de color, alguna "pelea intelectual" mía, alguna obsesión.

Temas pendientes a tratar, entonces: lecturas de este mes que está por pasar (Noviembre 2009), y formación de hábitos. Sirva mientras tanto este post como un nuevo item para justificar mi admisión en Mayfield.... :-)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez


Por ajlopez, en: General