Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 5 de Diciembre, 2009, 12:25

Es mi costumbre actual no leer diarios (durante años lo he hecho). En estos últimos años he estado más leyendo de temas que me interesan, mientras dejo que las noticias de todos los días me lleguen, a veces, con un pantallazo rápido de televisión, conversaciones con la gente en el día a día, y con la información de alguna radio al azar, en el camino a alguna actividad. Con la disponibilidad de Internet y la Web en particular, con blogs, listas de correo y con Twitter (notable herramienta), veo que me entero de lo que me tengo que enterar, más por esas vías, que por la lectura activa de los diarios.

Así que no he visto el desarrollo del tema que voy a tratar hoy. Al parecer, el gobierno de España trata de promulgar una ley que habilita, en resguardo de la propiedad intelectual, poder cerrar una web o un blog, sin orden judicial. Como adelanté, no tengo los detalles de la historia, así que les pide confirmen por Uds. mismos, la génesis, desarrollo y exactitud de todo esto.

Esto ha provocado una reacción en el mundo de Internet, en blogs, en mensajes de Twitter, de distintas formas, pero todas, apuntando en contra de esa iniciativa del gobierno español. Es saludable ver cómo la gente discute las decisiones de gobierno, de una nueva forma. Veo que Internet es una puerta para la participación de la gente, en lo que le importa. También veo que Internet es sólo para una minoría aún: es para la gente que tiene acceso, que tiene tiempo, que tiene formas de expresarse. Por lo menos, acá en Argentina, no veo que se la gran mayoría de nuestros habitantes. Lo que veo, es que sólo una fracción de los argentinos tiene acceso, y de ellos, sólo una fracción se dedica a discutir, plantear temas y alternativas (la web puede ser usada para cualquier cosa).

I digress... back to topic... Vayamos al grano. Me encuentro en estos días, con un producto de esta reacción de la gente: el Manifiesto de Internet (vayan y léan el texto en la Wikipedia en español). Primera pequeña crítica: sólo avanzando en el texto, uno puedo descubrir que se refiere a una modificación en una ley de España. A ver gente: ¿cuándo aprenderemos a poner contexto en lo que escribimos? He visto tantas entradas de blog, donde se dedican a criticar al "Ministerio de X", y sólo luego de una pesquisa digna de S. Holmes, uno puede deducir de qué país hablan. Gente: vivimos en un mundo, Internet llega a todos lados, no se olviden de poner contexto a lo que escriben (tengo un post pendiente sobre la importancia del contexto). (Esta es la razón de que, prácticamente en cada post donde tiene sentido aclararlo, como éste, escribo que estoy en Argentina, y cuando pongo Buenos Aires, prácticamente aclaro Argentina: nadie está obligado a saber dónde queda mi ciudad. Cuántas veces tengo que buscar dónde queda Barranquilla, si en Colombia o Venezuela).

Me inclino por el manifiesto. Pero, fiel a mi costumbre, también me inclino a ocupar espacio en este post, a levantar la mano, a señalar algo que, quizás, en el medio del entusiasmo, se pasa por alto, o se acepta sin mayor crítica. Siempre es importante acercarse a una postura con una actitud crítica, y no abrazarla sólo porque coincide con nuestras propias posturas, ya sea liberales, conservadoras, coloradas, azules, o amarillo patito. (uno de mis primeros clientes, me dijo, hace décadas: "vos, en las películas de Tarzán, defendés al cocodrilo" :-) sí, es bueno señalar hacia un punto que parece haber sido pasado por alto). Como siempre, lo que escribo es mi postura, no espero convencer a nadie, nada más, levantar la mano, ante el emperador que (posiblemente) pasea sin ropa....

Quisiera detenerme en el articulo que dice:

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

Yo veo que una cosa es la industria, y otra los autores. Ni Borges ni Jorge Sábato, inventaron los "modelos de negocio". Lo mismo podría decir de otros autores, en música, teatro, arte gráfico... Durante siglos, los autores/creadores quedaron a merced de algún mecenas, para sobrevivir. Hoy, gracias al alcance de la difusión de una obra, pueden llegar a gran parte de la población humana. No es menor el caso.

¿Debería recibir ingresos un autor por su obra? Me refiero, supongamos que Pedro escribe un libro, sobre el tema que sea, pero que da valor a millones de personas. ¿Debería recibir ingresos por su esfuerzo, nada más? ¿y de ahí en más, vivir de cobrar entrevistas y conferencias? ¿y si le molesta hablar, viajar, y es un negado para hacer de él un gurú en su tema? Pedro brilla escribiendo, poniendo ideas, esclareciendo a miles o millones de personas, logrando que ellas se desarrollen, o conozcan algo nuevo, o ... podría seguir con una lista de aportes de todos los autores de libros. Lo mismo podría plantear Juan, que escribe música que lleva alegría a miles o millones de personas. ¿Por qué la sociedad no los retruibuiría, por el valor que aportaron (sopesado por la cantidad de personas a las que llegaron), más que por su trabajo en conferencias, y conciertos en vivo?

Por poner un caso concreto, lejos de la literatura, más cerca de la difusión del conocimiento: Stephen Hawkings prácticamente pudo comprar su casa, gracias a los primeros libros que publicó. Si hubiera dependido de las conferencias, no hubiera podido llegar a ese objetivo tan fácil. Y pienso que se lo merece: lo que llevó a millones, es la difusión de un conocimiento, una actividad que tocó a personas, que influyó en su forma de ver el universo, la vida, y hasta habrá convencido a tantos de seguir una carrera científica.

Si bien el artículo del manifiesto no lo menciona expresamente, pero da por descontando, que los autores tienen que renunciar a ese tipo de retribución por la obra. A ver: una cosa es el modelo actual de negocio, basado en editoriales (de libros, de música, etc). Otro: nuestra decisión como sociedad, ¿qué hacemos con los autores? ¿los dejamos librados a ser gente que viva de herencia, o de su trabajo en una empresa, y de vez en cuando, que produzcan una obra? ¿el producir la obra, apenas les pagará los gastos, sino se vuelcan a otra actividad? Me parece que, actualmente, en este momento de la historia humana, necesitamos más autores, más gente que cree, y que consiga una vida digna por sólo el hecho de crear y entregar valor. Insisto: el crear Y entregar valor, a muchas personas, no es algo que debemos dejar librados a "arreglate como puedas, porque ahora está Internet".

No tengo una solución al problema. Pero hay que buscar una forma más directa de retribución al autor: desde la publicación directa en editoriales virtuales, hasta el pago de un "fee" de super portales como Google, derivando parte de los ingresos. Todas estas propuestas son sólo ideas en una mesa de café. Lo importante es: el autor ¿merece vivir de su obra, de lo que produjo una vez? Alguien podría decir: ¿Por qué una persona, trabaja un año, y luego vive diez o más de la renta de ese trabajo? Yo respondería: prefiero eso, y que se apoye la creación de valor, que dejar librado la producción de valor a sólo la gente que, o tenga una herencia o modos de vida asegurado, o que tenga que fatigar gran parte de su vida, viendo cómo da conferencias, cómo vive de viajes, o de tocar la guitarra en el subte (metro en Argentina).

Me apresuro a aclarar que estoy en contra del cierre de un blog o una web, sin mediar orden judicial y motivos justificados. Y que la ley hay que respetarla, o cambiarla (en este caso, me refiero a la ley de propiedad intelectual en general)

Agregado: los autores pueden, hoy mismo, decidir qué tipo de "modelo" quieren para sus obras. Pueden elegir la publicación de obras/copias físicas, o de digitales, y estas últimas, en forma paga o gratuita. Pueden convivir los dos modelos, como he visto, por ejemplo, en los libros sobre divulgación matemática de Adrián Paenza.

Agregado: una cosa es obra, y otra es conocimiento. No soy un especialista en leyes, pero lo que está prohibido es la copia sin autorización de la obra en sí. Pero el conocimiento no. Yo puedo escribir otro libro como los de Hawkings, mencionándolo si quiero como fuente, pero sin "copiar y pegar".

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Internet