Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 11 de Diciembre, 2009, 10:27

El bueno de Bertrand Russell (1872-1970) tuvo una esmerada educación, acorde a la posición de su familia. Perdió a sus padres siendo niño, y fue educado por sus abuelos. Pero no conocía que en la atmósfera de su infancia, no tuvo gran apoyo para que estudiar filosofía o matemáticas, en una familia más preocupada por la virtud que por el conocimiento. Me hubiera imaginado un Russell apoyado por su familia, en sus intereses intelectuales. Encuentro estos párrafos en un "Resumen autobiográfico", incluido en un libro que contiene varios artículos, "Recuerdos de memorio y otros ensayos", Editorial Alianza.

La atmósfera de la casa era la de la piedad y austeridad puritanas. Había plegarias familiares a las ocho en punto, todas las mañanas. Aunque había ocho sirvientes, el alimento era siempre de una simplicidad espartana y, aun lo que había, si era un poco agradable, se consideraba demasiado bueno para los niños. Por ejemplo: si había tarta de manzana y pastel de arroz, sólo se me permitía comer pastel de arroz. Los baños fríos se extendían a todas las épocas del año, y tenía que practicar en el piano todas las mañanas, desde las siete y media a las ocho, aunque el fuego no estuviese aún encendido. Mi abuela nunca se permitió sentarse en un sillón antes de que llegase la noche. El alcohol y el tabaco eran considerados desfavorablemente, aunque una rígida costumbre obligaba a mis abuelos a servir un poco de vino a los invitados. Sólo se apreciaba la virtud; la virtud a costa del intelecto, de la salud, de la felicidad y de cualquier bien mundanal.

Me rebelé contra esta atmósfera, primero, en nombre del intelecto. Yo era un joven solitario, tímido y afectado. No tenía ninguna experiencia de los placeres sociales de la adolescencia y no los echaba de menos. Pero me gustaban las matemáticas, y las matemáticas eran sospechosas porque no poseían ningún contenido ético. Llegué, también, a no estar de acuerdo con las opiniones teológicas de mi familia, y, conforme iba siendo mayor, fui interesándome de manera creciente por la filosofía, lo que desaprobaron profundamente. Cada vez que la cuestión salía a relucir, repetían con inagotable regularidad: What is mind? No matter. What is matter? Never mind . Después de cerca de cincuenta o sesenta repeticiones, la frase dejó de divertirme.

Si bien no lo alentaron, tampoco parece que trataron de disuadirlo. Respetaron sus inclinaciones. Tengo que comentar en otros posts, sobre su llegada a Cambridge, su formación en matemática y filosofía, cómo formó su pensamiento. Russell ha escrito claramente sobre esos temas.

Otros posts relacionados, donde menciono a Bertrand Russell:

Entrevista a Bertrand Russell
Cómo envejecer, por Bertrand Russell
La sentencia de Galileo, en La Perspectiva Científica de Bertrand Russell
Ciencia es más que leyes
La actitud científica en la vida cotidiana
La belleza de las matemáticas según Bertrand Russell
Bertrand Russell y la religión  una serie de posts de Cortito y al Pie
Conocimiento humano, filosofía y ciencia, en Bertrand Russell
La naturaleza de la verdad en Bertrand Russell

La mejor fuente inicial, para comenzar con Russell, es, para mí, su página en la Stanford Encyclopedia of Philosophy: Bertrand Russell.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía