Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 20 de Diciembre, 2009, 14:09

Me encontré leyendo por primera vez a Richard Dawkins hace ya más de un cuarto de siglo. Cada tanto vuelvo a leerlo, su El gen egoísta o El relojero ciego, tengo pendientes sus libros sobre ciencia y religión como The God Delusion. Junto con Desmond Morris y el bueno de Stephen Jay Gould, fue mi autor de introducción a la divulgación en biología, una rama de la ciencia que me interesaba pero que no leía o estudiaba mucho. Con el paso del tiempo, la biología se ha vuelto más y más interesante para mí: es el campo de estudio, de poner a prueba tantos temas, desde filosofía, filosofía de la ciencia, epistemología, como sistemas, sistemas complejos, inteligencia y vida artificial, biología molecular, evolución biológica, y el estudio del ser humano mismo.

Despues de años, he visto que el fascinante tema que plantea Dawkins en su clásico El gen egoísta, y en otros libros, tiene puntos discutibles. Pero ése no es el tema de hoy. Como en estos días he estado escribiendo sobre evolución biológica:

Darwin Now y la aceptación de la evolución biológica
La recepción de la evolución biológica, según Darwin
150 años desde El origen de las especies

les quería traer hoy este párrafo, el primero del primer capítulo de El gen egoísta, titulado ¿Por qué existe la gente?, donde de nuevo vemos por qué es importante el tema de la evolución biológica, y lo que nos ha dado, más allá de la ciencia de la vida:

La vida inteligente sobre un planeta alcanza su mayoría de edad cuando resuelve el problema de su propia existencia. Si alguna vez visitan la Tierra criaturas superiores procedentes del espacio, la primera pregunta que formularán, con el fin de valorar el nivel de nuestra civilización, será: «¿Han descubierto, ya, la evolución?» Los organismos vivientes han existido sobre la Tierra, sin nunca saber por qué, durante más de tres mil millones de años, antes de que la verdad, al fin, fuese comprendida por uno de ellos. Por un hombre llamado Charles Darwin. Para ser justos debemos señalar que otros percibieron indicios de la verdad, pero fue Darwin quien formuló una relación coherente y valedera del por qué existimos. Darwin nos capacitó para dar una respuesta sensata al niño curioso cuya pregunta encabeza este capítulo. Ya no tenemos necesidad de recurrir a la superstición cuando nos vemos enfrentados a problemas profundos tales corno: ¿Existe un significado de la vida?, ¿por qué razón existimos?, ¿qué es el hombre? Después de formular la última de estas preguntas, el eminente zoólogo G. G. Simpson afirmó lo siguiente: «Deseo insistir ahora en que todos los intentos efectuados para responder a este interrogante antes de 1859 carecen de valor, y en que asumiremos una posición más correcta si ignoramos dichas respuestas por completo.»

Me gusta eso de "la primer pregunta". Tal vez, la otra que haría es la de Feynman: "¿ya saben que todo está hecho de átomos?". La contestación a esas dos preguntas no la dió el racionalismo, el mito, la religión, la meditación trascendental, ni el reiki: sino la ciencia. Claro que la respuesta no es completa. Algunas de las preguntas de Dawkins tienen que contestarse más allá de la ciencia, que sólo nos muestra lo que es la realidad. Cualquier cosa que pregunte por significado, propósito y temas relacionados, por ahora, tendrá que ser investigado con la filosofía, siempre ayudado por el estudio de la realidad misma. Y sobre esto, la mejor herramienta que hemos encontrado, es la ciencia.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia