Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 22 de Diciembre, 2009, 12:24

Es frecuente encontrarnos con gente que piensa que la matemática son cálculos, o que se acaba en derivadas e integrales. Para otros, las matemáticas son un mal recuerdo en su educación. O la ven como una materia árida, que prefieren olvidar. También hay quien la ve como un cuerpo acabado de verdades absolutas. Nada más alejado de la verdad. Las matemáticas son, para mí, la rama más asombrosa del conocimiento humano, algo que sobresale sobre todo lo que hemos conseguido en la historia humana, y que están pasando por un periodo de efervescencia notable, ayudadas por la comunicación global.

Hoy leo la introducción del clásico de Eric Temple Bell, Historia de las matemáticas, de Fondo de Cultura Económica, escrito cerca de 1945:

Hace cerca de cincuenta años, un crítico norteamericano, revisando el primer volumen (1888) de la Theorie der Transformationsgruppen, de Lie, fijó su criterio (y el nuestro) en la siguiente observación:

"Probablemente no hay ciencia como las matemáticas que presente tan distinta apariencia a los ojos de quien las cultiva que a los de quien no las cultiva. Para [este último] es antigua, venerable y completa; un cuerpo de razonamiento árido, irrefutable y lúcido. En cambio, para el matemático su ciencia está todavía en el purpúreo florecimiento de la juventud vigorosa, extendiéndose por doquier tras lo "asequible pero no logrado", y traspasada de la excitación de los pensamientos nacientes; su lógica, acosada de ambigüedades, y sus procesos analíticos, como el camino de Bunyan, discurren entre terreno fangoso, de un lado, y del otro un profundo canal, y se ramifican en múltiples veredas que van todas a dar a un yermo."

En base a eso, Bell plantea su libro, y escribe:

Cuando nos aventuramos más allá de los rudimentos, podemos admitir que los que cultivan las matemáticas tienen cosas más interesantes que decir que los que se limitan a venerarlas. De acuerdo con esto, seguiremos a los cultivadores en sus exploraciones de este camino de Bunyan a través del desarrollo de las matemáticas. Si a veces no tenemos ojos para el florecimiento purpúreo, es porque necesitamos todas nuestras facultades para no caer en el canal ni extraviarnos por un desierto de trivialidades, acaso equivocadas para las matemáticas o para su histora. Y dejaremos a los aficionados a antigüedades la tarea difícil y delicada de restaura las rosas de las mejillas de las momias matemáticas.

Así escribe Bell. Es un muy interesante libro, que nos lleva por la historia de las matemáticas, dibujando un desarrollo que tendré que seguir comentando.

Otros posts donde comenté a Bell:

Siete mil años de matemáticas
Gauss, Abel, Galois en la sociedad, según Bell

Otros ejemplos de escritos de Bell, más criticón de ciertas filosofías:

Contra los místicos del tiempo

Posts relacionados sobre la belleza y la importancia de las matemáticas:

La belleza de las matemáticas según Bertrand Russell
Los matemáticos

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez