Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 11 de Enero, 2010, 4:29

La actividad filósofica es una actividad amplia, que ha ido cambiando en énfasis y sabores durante la historia. Noto en su historia, una tensión entre la filosofía que trata de explicar el universo, y la que trata de aplicarse al ser humano, explicarlo, darle una guía o sentido a su vida.

Hoy leo el "Tratado de la Ciencia y la Evolucion del Pensamiento Cientifico", de Ramón Ruiz Limón: 

La palabra filosofía se estructura con dos voces griegas: philós (amor) y sophía (sabiduría), por lo que, etimológicamente, la filosofía es el amor a la sabiduría.

En la antigüedad, cuando aún las ciencias no estaban integradas de manera independiente, tal como las conocemos hoy, la filosofía comprendía todos los saberes existentes.

Notemos que en esa definición, tan difundida, basada en la etimología de la palabra original, se habla de sabiduría, en griego, que es distinto de conocimiento, por ejemplo para Platón.

Durante mucho tiempo, no existió la palabra "ciencia" tal como la usamos ahora. Platón usó "episteme" y muchas veces se traduce como "ciencia" (yo la asimilaría a conocimiento, mientras que los griegos reservaban "sophía" para sabiduría). Pero la palabra aplicada como la usamos en nuestros días, parece ser un invento del siglo XIX. Mucho de la ciencia se denominaba antes filosofía natural (en general, la física y aledaños, recordemos que la denominación "Filosofía Natural" aparece en el título de la principal obra de Newton). Y muchas ciencias, con denominación, son relativamente recientes (desde las ciencias sociales, por ejemplo, sociología, "creada" por Comte, hasta biología, ésta fue "bautizada" así recién en el siglo XIX).

Así que gran parte del conocimiento humano, ha sido la historia del desgaje de distintas partes que hoy llamamos ciencia, de lo que era la rama original, la filosofía occidental que nació con los griegos. Sigo leyendo:

Conforme los diferentes campos del saber crecieron, se fueron constituyendo en disciplinas con objetos de estudio propios, principios propios, métodos propios, etc., hasta definirse como actualmente se nos presentan.

La filosofía, por su parte, no fue ya más el concentrado general del saber existente y cedió el tratamiento de realidades particulares a cada ciencia, dejando para sí el estudio de la totalidad de los seres, en cuanto que se ocupa de estudiar los principios del ser.

De la filosofía existen diversas definiciones:
• Ciencia de los principios (Husserl).
• Ciencia de todas las cosas por sus causas últimas (Ortega y Gasset).
• Conjunto científico de las cosas, por las causas primeras, en cuanto se refieren al orden natural (Jacques Maritain).
• Investigación de las relaciones objetivas entre lo contingente y lo absoluto (Cuesta).
• O bien, una definición que aparece en los diccionarios: Conjunto integrado de consideraciones y reflexiones generales sobre los principios fundamentales del conocimiento, pensamiento y acción humanos.

Habría tanto que discutir de estas definiciones. Lo de los principios, no queda claro o definido. Si se apela a las causas últimas, queda por definir qué es una causa última. La definición de Maritain se acerca demasiado a lo que llamamos hoy actividad científica. Lo mismo la definición de Cuesta. La del diccionario parece más interesante: menciona acción humana, eso es algo que ninguna ciencia
nos permite resolver sin apelar a la filosofía o al naturalismo (aceptar que tenemos que ser como nos dicta una "naturaleza humana" que delegamos en nuestra historia como organismos). En cuanto a lo de "principios del ser", me parece que la actividad filosófica de este siglo y medio pasado, ha ido desbarrancando, y hace falta una vuelta a una filosofía con un pensamiento más claro, en lo posible. Y cuando la claridad no fuera alcanzable, que por lo menos se exponga la dificultad, de forma clara. Sino, el estudio de "los principios del ser" desemboca rápidamente en cháchara. Ya estamos en una etapa del conocimiento humano en que podemos hacer el esfuerzo de poner en claro lo que está oscuro.

Pero más que detenerme en las definiciones que se intentaron, quisiera recordar eso que pasó en la historia: desde la distinción de "doxa" (podemos traducir opinión) y "episteme" (podemos traducir ciencia, conocimiento) en Platón, hasta la gran separación que se ha producido entre filosofía y ciencia en estos últimos siglos. Y también, recordar que fue Platón, en boca de Sócrates, el que puso en el tapete el tema de la acción humana: ¿qué hacer? ¿qué es lo bueno? (dos preguntas diferentes, pero que han guiado lo que llamaría filosofía moral).

El asombro ante lo que hay, ha sido el combustible tanto de la actividad filosófica como de la científica. Pero veo que la filosofía nos lleva, por más que quiera centrarse en el todo, a tratar de explicarnos a nosotros mismos, a buscar un sustituto a la religión, a buscar algún sentido a todo lo que nos pasa.

Termino con lo que sigue de la lectura de arriba, en el texto de Ramón Ruiz Limón:

Al margen de una definición a nuestro gusto, la filosofía constituye una tendencia hacia la concepción unificada de los diversos aspectos del mundo y de la vida, a una síntesis de la explicación racional del universo.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía