Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 23 de Enero, 2010, 16:24

Hace un tiempo, comenté sobre el excelente libro "No está en los genes", de Richard Lewontin, biólogo evolutivo, Steve Rose, neurobiólogo, y Leon J. Kamin, psicólogo. Escribí algo en los post:

Determinismo según Lewontin, Rose, Kumin
Reduccionismo según Lewontin, Rose, Kumin


Lo que exponen los autores es el peligro de tomar a los genes como fuente de explicación de la conducta humana y de otros temas en biología. Y es sano que lo hagan. Pasa muchas veces que detrás de posturas científicas hay intereses ideológicos. Al principio, definen a qué se van a referir con "ideología" (benditos los que definen un término tan abusado):

Deberíamos aclarar que aquí y a lo largo de este libro damos al término ideología un significado preciso. Las ideologías son las ideas dominantes de una sociedad particular en un momento determinado. Son ideas que expresan la "naturalidad" de cualquier orden social existente y que ayudan a mantenerlo.

Y citan un fragmento de La ideología alemana, de Marx y Engels, donde estos autores escriben:

Las ideas de la clase dominante son en cada época las ideas dominantes. Es decir, la clase que constituye la fuerza material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su fuerza intelectual dominante. La clase que tiene los medios de producción material a su disposición tiene al mismo tiempo el control de los medios de producción mental, de modo que, hablando en general, las ideas de aquellos que carecen de los medios de producción mental están sujetos a ella. Las ideas dominantes no son más que la expresión ideal de las relaciones materiales dominantes.

Lo que moderaría, es que también hay ideologías, hoy, en clases que no son dominantes. De alguna manera, Lewontin, Rose, y Kamin, han sufrido, con su libro, el caer en defensores de ideologías. A ver: como ellos declaran, toman una postura liberal, en el sentido que se le da en los países anglosajones. Atacan al determinismo, asociándolo con la nueva derecha, tanto de (en el tiempo en el que escriben) de Ronald Reagan como de Margaret Thatcher, para poner dos ejemplos que ellos mismos mencionan.

Pero con el correr del tiempo, he comenzado a ver citado al libro, para defender posturas liberales, sobre la igualdad de las personas, igualdad de género, y otros temas. Yo veo que la gente defiende un libro, digamos X, y las ideas I que contengan, si justifican su visión de la realidad, la ideología de esa gente, podría decir.

Tenemos que estar "aware" de ese problema: no aceptemos posturas e ideas sólo porque, directamente o indirectamente, soportan nuestros propios supuestos e ideas base. Y menos aceptar ideas y teorías científicas por esas razones. Las teorías científicias se deben aceptar por su explicación de la realidad, por la verdad que aportan sobre los mecanismos de la realidad, no porque soportan otras ideas "políticamente correctas".

Algo de eso le ha pasado con el tiempo, a este libro. Muchos lo citan, pero no se han detenido a analizar si realmente es verdadero lo que dicen. Lo aceptan más porque ataca al conservadurismo que por el valor de las teorías que presentar para explicar hechos. Claro que el libro no pretende ser una pura exposición de divulgación científica. Tiene su ideología. Pero el punto, que trato acá, es el trabajo que tenemos que tomarnos nosotros, la lectura crítica y detenida de todo texto, sin importar la autoridad de quien lo escribe o lo simpático que sea lo que afirman, sino si lo que declaran es así en la realidad.

Como adivinarán, vendrán más posts, como los dos mencionados al principio, para seguir comentando qué pienso que está correctamente formulado y qué no, en este excelente libro.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía