Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 12 de Abril, 2010, 1:18

Prosigo con el comentario del prefacio de Bernulf Kanitscheider al excelente libro del beato Bunge "El problema mente-cerebro", que comencé en

Una reseña de Mario Bunge (Parte 1)

Escribe K:

Esta impresión de que nos hallamos ante una nueva unidad de la Filosofía, basada, por una parte, en las afirmaciones corroboradas de las principales teorías científicas y, por otra, en el método axiomático, queda reforzada cuando se toma en consideración su gran obra Tratado de filosofía básica, en la que se trata, con un rigor completamente desconocido en la tradición filosófica, disciplinas básicas de la Filosofía, como la Semántica, la Ontología, la Teoría del Conocimiento, y la Etica.

Mario Bunge escribe ese tratado, con minuciosidad, como una especie de Principia Mathematica pero de Filosofía. Tal vez su aproximación es algo "dura", pero en estos tiempos de tanta paparruchada por un lado, o la concentración en problemas de lenguaje, la presentación de Bunge es bienvenida.

Con su planteamiento filosófico deshace, al mismo tiempo, el prejuicio de la Filosofía clásica de que las cuestiones de Metafísica no se pueden tratar de una manera sobria, clara, expresablemente formalmente, y la tesis, convertida desde Wittgenstein en dogma, de que los resultados científicos son irrelevantes para la Filosofía.

Esa unión de la filosofía con los resultados científicos, es lo que nos faltaba en esta época. La separación de la ciencia, despreciada por algunas corrientes de pensamiento, es una gran desgracia.

Sus análisis conceptuales detallados ponen al descubierto los múltiples supuestos filosóficos que se han ido introduciendo en la teorías científicas, con lo cual refuta la tesis de la pretendida neutralidad filosófica de la ciencia.

Otra prueba más de la relación entre ambas. También hay una relación inversa:

Normalmente se suele tratar de cientificista a una filosofía que considere relevantes para el tratamiento de sus problemas los resultados de las distintas ciencias descriptivas. Sea lo que sea lo que se pretende decir con este insulto de moda, el reproche que encierra sólo estará parcialmente justificado en el caso de que la filosofía en cuestión haya renunciado a su labor crítica, pretendiendo zafarse de su responsabilidad de poner al descubierto, con medios conceptuales, errores evidentes en la construcción de teorías científicas.

Es importante lo que ahora recuerda K:

Mario Bunge nunca ha tenido miedo de atacar determinadas interpretaciones de teorías científicas, como la concepción de la Escuela de Copenhague de la mecánica cuántica, ni de criticar proyectos teóricos, como la Steady State-Theory. Naturalmente esto es posible sólo cuando se está en posesión de una filosofía de la ciencia afianzada, meditada y bien fundamentada desde la que se puedan criticar de forma no-dogmática pretensiones cognoscitivas desmedidas o esquemas mentales equívocos.

Notable exposición de varias posturas de Mario Bunge. Tengo que seguir presentádola, con breves comentarios, ya es bastante explicativa.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía