Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 27 de Abril, 2010, 14:21

Sigo leyendo el excelente libro de Jacques Monod "Azar y Necesidad". Ya lo había comentado varias veces, la última creo fue:

Puntos de materialismo dialéctico, según Monod

y antes en:

El análisis de la ciencia según Monod
La biología y las ciencias, por Monod
Teleonomía en Monod

Monod presenta el fenómeno de la vida, y en los primeros capítulos, repasa las explicaciones que se quisieron dar, a veces a la vida solamente, otras a la vida y al universo. Comenta que Engels propone ejemplos de interpretación dialéctica de la naturaleza. Centrado en la negación, en su tercera ley (recordemos el artículo de la Wikipedia, a revisar:

  1. The law of the unity and conflict of opposites;
  2. The law of the passage of quantitative changes into qualitative changes;
  3. The law of the negation of the negation

) se deja llevar a ejemplos que merecerían mejor explicación. Como ejemplo de la tercera ley, es famoso el del grano de cebada:

Si un grano de cebada encuentra las condiciones que le son normales, se opera en él una transformación específica y, bajo la influencia del calor y de la humedad, germina: el grano desaparece como grano, es negado, reemplazado por la planta nacida de él, negación del grano. ¿Mas cuál es la carrera normal de esta planta? Crece, florece, se fecunda y produce nuevos granos de cebada, y tan pronto como han daurado, el tallo se debilita, la planta se niega por su parte. Como resultado de esta negación de la negación, tenemos de nuevo el grano de cebada del principio, no único, sino en número de diez, veinte, treinta....

Pero luego va y patina, todavía más, apelando a las matemáticas:

Ocurre lo mismo en matemáticas: tomemos una magnitud algebraica cualquiera, por ejemplo a. Neguémosla, tenemos -a. Neguemos la negación multiplicando -a por -a, tenemos a al cuadrado: es decir la magnitud positiva primitiva, pero en un grado superior...

Es evidente que no es un ejemplo convincente. El ejemplo del grano de cebada sólo pudo comenzar a explicarse a fines del siglo XIX (Mendel puso los primeros cimientos) y con todo lo que se aprendió de genética y desarrollo en el siglo XX. Y el ejemplo matemático es pobre intento de ver otra aplicación de la tercera ley.

Monod comenta sobre estos dos ejemplos:

Estos ejemplos ilustran sobre todo la amplitud del desastre epistemológico que resulta de la utilización "científica" de las interpretaciones dialécticas. Los dialécticos materiales moernos evitan en general caer en parecidas tonterías. Pero hacer de la contradicción dialéctica la "ley fundamental" de todo movimiento, de toda evolución, no deja de ser un intento de sistematizar una interpretación subjetiva de la naturaleza que permite descubrir en ella un proyecto ascendente, constructivo, creador; volverla, en fin, descifrable, y moralmente significante. Es la "proyección animista", siempre reconocible, sean cuales sean los disfraces

Debería escribir sobre lo que Monod llama la "proyección animista". Baste hoy decir que Monod dice (en mis palabras): le estamos poniendo algo humano a la naturaleza, la dotamos de un proyecto, de una flecha de la historia. Hay que investigar con cuidado, si ésto es así. De ahí también, mis últimos post sobre cómo descubrimos la actual cosmología del Universo.

Estudiar la vida, el tiempo y el espacio profundo, la evolución biológica, y los cambios con dirección que ocurrieron en el Universo, es el camino más firme que tenemos para ir resolviendo ¿"qué hace" el Universo? por ponerlo en palabras humanas. Y, de alguna forma, con cuidado, ver también de qué estamos nosotros.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía