Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 28 de Junio, 2010, 15:08

Recuerdo que fue hacia 1998, cuando vi una señora en un cibercafé, acá en Buenos Aires, Argentina, que pedía escribir un email para comunicarse con su nieta en España. La señora tenía dirección de email, creo que en Hotmail, y se comunicaba no sólo con su nieta, sino con sus amigas de su misma ciudad. Eso me indicó que Internet, más que la web, comenzaba a llegar a la gente.

Mi primer cuenta de email la obtuve en 1995. Desde entonces, he visto que ha crecido mi capacidad de expresarme por escrito, y me parece que es bueno. Lo bueno del email, es que permite expresar una idea, una información, un conocimiento, algo, sin que la otra persona tenga que simplemente oirlo, tratando de captar todo en una conversación. Al estar escrito, un email es una comunicación que se puede repasar, consultar, releer, analizar, guardar para usar después. Ejemplo más sencillo: ¿qué es más fácil? ¿que me pasen la dirección de un encuentro en una conversación en un café? ¿o que me lo pasen por escrito en un email?

Ya conocen mi predilección por el texto, como escribí en:

La difusión del conocimiento en Internet
Lo que no está escrito no existe

Como comento en ese primer post sobre el texto, el email permite que la comunicación no necesite que las dos personas estén presentes y disponibles en el mismo lugar y tiempo. Y quien recibe el email, lo puede atender en el momento que considere más conveniente.

También, al estar en texto, se puede copiar, pegar, reenviar a otros. Y notablemente, podemos usar email en una lista de correo, sobre un tema: un email, no sólo puede ser interesante e importante, sino que puede ser compartido por cientos o miles de personas. Una opinión, una información, un poco de conocimiento, puede ser difundido de una gentil y gran manera.

Pero quisiera destacar otra cosa: el email, al no saber si será leído en 10 minutos desde su envio, permite decantar la información importante de la urgente. Eso es muy bueno. Atareados como estamos en el día a día, veo que mucha gente se ocupa de lo urgente, y no de lo importante. Claro que tenemos urgencias: pero también veo gente que no lucha ni hace nada para disminuir esas urgencias. Es parte de lo que me enseñó Stephen Covey en sus libros, e inspirado en la matrix de Eisenhower: ocuparse de lo importante, más que de lo urgente, y hacer todo para que lo urgente sea cada vez menor.

Entonces, esa característica del email (no estar seguros de si va a ser leído o no en 10 minutos), permite que nos concentremos en lo importante.

Hoy me entero (por segunda mano), que un profesional, ya con décadas en su profesión, comentaba:

- "Yo comencé a usar email, porque otros lo usan. Lo uso para las conferencias, comunicarme con colaboradores más jóvenes. Pero tengo colegas que abren el email una vez por semana.". Como diciendo que poco le servía el email con esas personas.

Aconsejaría a esos colegas, prestar más atención. Pero igual, veo que email puede servir: enviar alguna información interesante, que no tenga que "caducar" en una semana: la información de un congreso que se abre en tres meses, la llamada a "papers", un poco de humor, un agradecimiento. Me doy cuenta hoy, qué bueno que ha sido el email en mi vida, en estos últimos quince años.

(Como consecuencia de mi tratar de luchar para que lo urgente sea cada vez menos en mi vida, está mi "hábito" de no usar celular o teléfono de tierra. Pienso igual, que ese tipo de comunicaciones es para lo personal. Todo lo demás, puede decantarse por email: si es urgente y no personal, deberíamos haberlo previsto; si es importante, no neceista de la inmediatez).

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Internet