Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 22 de Julio, 2010, 0:33

En estos días de consolidación de mis libros, me reencuentro con un excelente libro del beato Mario Bunge, "La ciencia, sus métodos y filosofía". Leo hoy en sus primeras páginas:

Mientras los animales inferiores sólo están en el mundo, el hombre trata de entenderlo: y, sobre la base de su inteligencia imperfecta pero perfectible del mundo, el hombre intenta enseñorearse de él para hacerlo más confortable. En este proceso, construye un mundo artificial: ese creciente cuerpo de ideas llamado "ciencia", que puede caracterizarse como conocimiento racional, sistemático, exacto, verificable y por consiguiente falible. Por medio de la investigación científica, el hombre ha alcanzado una reconstrucción conceptual del mundo que es cada vez más amplia, profunda y exacta.

Coincido con el uso de "reconstrucción conceptual", en "exacto pero falibre" (exacto en contraposición a vago, difuso, no como verdadero). Cambiaría "hombre" por "ser humano".

Un mundo le es dado al hombre; su gloria no es soportar o despreciar este mundo, sino enriquecerlo construyendo otros universos. Amasa y remoldea la naturaleza sometiéndola a sus propias necesidades; construye la sociedad y es a su vez construido por ella; trata luego de remoldear este ambiente artificial para adaptarlo a sus propias necesidades animales y espirituales, así como a sus sueños: crea así el mundo de los artefactos y el mundo de la cultura. La ciencia como actividad -como investigación- pertenece a la vida social; en cuanto se la aplica al mejoramiento de nuestro medio natural y artificial, a la invención y manufactura de bienes materiales y culturales, la ciencia se convierte en tecnología. Sin embargo, la ciencia se nos aparece como la más deslumbrante y asombrosa de las estrellas de la cultura cuando la consideramos como un bien por sí mismo, esto es, como un sistema de ideas establecidas provisionalmente (conocimiento científico), y como una actividad productora de nuevas ideas (investigación científica).

Importante nombrar a la ciencia como actividad humana, con todo lo social que eso implica. Como otras veces escribí, la "ciencia" no es una señora que se pasea por ahí, sino un término que empleamos para abarcar una actividad humana y sus resultados. Eso no convalida la posición de algunos de ver a los resultados de la ciencia como una "negociación social", olvidándose de la importancia del soporte en los hechos, experimentos y modelos plausibles.

En el resto del libro, Bunge busca " caracterizar el conocimiento y la investigación científicos tal como se los conoce en la actualidad". Ya comentaré más adelante algunas partes. Hay otros autores que tengo que comentar o seguir comentado por aquí, como Popper, Nagel, Chalmers, Hempel, y más.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia