Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 22 de Agosto, 2010, 20:27

En estos días, gracias a mi reconsolidación de libros, me reencuentro con un clásico que compré en los ochenta del siglo pasado, el excelente "Física cuántica", de Eisberg y Resnick. Es un libro que no llega tan lejos como otros (Feynman, Landau...) (evita la formulación relativista de Dirac, por ejemplo), pero como es libro de texto, se detiene en más ejemplos y ejercicios, y notablemente, en la historia de las ideas que fueron delineando la física cuántica (por lo menos alguna parte: como la mención de la posición de Schrodinger sobre su ecuación y su interpretación como densidad de la carga eléctrica).

En este blog, todavía no he entrado en detalles sobre la física cuántica, pero recordemos que, mientras su formalismo ha sido corroborado por el experimento de manera rotunda, por otra parte ha planteado problemas sobre la realidad de ese formalismo. Es un tema que daría para cientos de posts.

Estudiando algunos puntos en el libro de Eisberg y Resnick, me encuentro que mencionan un fragmento de un prólogo de Louis de Broglie a un libro de David Bohm  "Causality and Chance in Modern Physics, 1957) (David Bohm ha sido uno de los interlocutores y maestros del beato Mario Bunge, en el tema física cuántica, especialmente en los años cincuenta, sesenta; Bunge tiene escrito en esos tiempos un excelente libro sobre la causalidad; me parece que con el tiempo se fueron separando en posiciones, aunque Bunge no lo critica en sus libros más recientes).

Leo ese prólogo de Broglie, en la sección 3.6 de ese libro, titulada "Filosofía de la teoría cuántica":

Razonablemente podemos aceptar que la actitud adoptada, por más de 30 años, por físicos teóricos cuánticos es, al menos en apariencia, la contraparte exacta de la información del mundo atómico que nos ha dado la experimentación. Al nivel de investigación que se tiene actualmente en microfísica, es cierto que los métodos de medición, no nos permiten determinar simultáneamente todas las cantidades que serían necesarias para obtener una visión de los corpúsculos de tipo clásico (esto se puede deducir del principio de incertidumbre de Heisenberg) y que las pertubaciones introducidas por la medición, que son imposibles de eliminar, en general nos impiden predecir el resultado que producirán y permiten sólo predicciones estadísticas. Por lo tanto, la construcción de fórmulas probabilísticas, que todos los teóricos usan actualmente, fue completamente justificada. Sin embargo, la mayoría de ellos, muchas veces bajo la influencia de ideas preconcebidades derivadas de la doctrina positivista, han pensado que podrían ir más allá y afirmar que el caracter incierto e incompleto del conocimiento que la experimentación, en su indeterminación real de los estados físicos y su evolución. Tal extrapolación de ninguna manera puede ser justificada. Es posible que en el futuro, examinando a un nivel más profundo la realidad física, seamos capaces de interpretar las leyes de probabilidad y física cuántica como los resultados estadísticos del desarrollo de variables completamente determinadas que actualmente se encuentra ocultas a nosotros. Puede ser que los poderosos medios que empezamos a usar para romper la estructura nuclear y para que aparezcan nuevas partículas, nos den algún día un conocimiento directo que actualmente no tenemos a este nivel más profundo. Tratar de impedir todo intento de ir más allá del punto de vista actual sobre la física cuántica, podría ser muy peligroso para el progreso de la ciencia y además sería contrario a las lecciones que podemos aprender de la historia de la ciencia. En efecto, esto nos enseña que el estado actual de nuestro conocimiento es siempre provisional y que deben existir, más allá de lo que actualmente se conoce, inmensas regiones nuevas que descubrir.

Interesante texto. de Broglie presenta el estado de la física cuántica en los cincuenta, y la postura de los físicos. Yo cambiaría "medición" por "interacción": la cuántica se transforma en clásica aun en el interior de las estrellas, donde no hay observadores. Tengo que discutir la "posición positivista" que aún en esos años era suscripta por algunos científicos (pueden ir leyendo a Steven Weinberg y "Hacia una teoría de todo", ed. Crítica, si quieren saber algo más, antes de que yo tenga tiempo de postear ... ;-)

Lean también de Broglie-Bohm theory.

El principal punto mencionado, es el tema de las variables ocultas: suscripta por Einstein, esta postura afirma que podremos derivar el formalismo de la física cuántica desde mecanismos que hoy no conocemos. Tengo que revisar el estado actual de todas estas posturas, pero desde los ochenta (y algo antes) se han ido realizando experimentos, relacionados con la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen y la desigualdad de Bell, que inclinan la balanza por la no existencia de variables ocultas (o si existen, habrá que abandonar la localidad, o alguna otra característica básica de nuestros modelos físicos; por favor, confirmen, es lo que entendí de los resultados).

Como menciona de Broglie: "nuestro conocimiento es siempre provisional y que deben existir, más allá de lo que actualmente se conoce, inmensas regiones nuevas que descubrir."

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia