Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 26 de Septiembre, 2010, 16:28

Sigamos explorando el tema del realismo. Comencé a escribir en:

¿Qué es la realidad? (Parte 1) Introducción

Prácticamente, todo realismo trata de definir la realidad mencionando qué es lo que existe. Por ejemplo, para Platón lo que existía realmente eran sus "Ideas", inmutables, que trascienden (está fuera) de este mundo de apariencias. Lo que vemos en el mundo, para Platón no es la realidad. Lo que tenemos en el mundo son imágenes imperfectas, corrompibles, mutables, sombra (recuerden el mito de la caverna) apenas de lo que es real, las "ideas" de Platón. Este se vió influenciado por las ideas de Parménides, para quien no era posible el cambio, el devenir del "ser", por ser éste único. Por otro lado, Heráclito señaló que todo cambia. Para Platón, lo que cambia no existe, lo inmutable sí. Se dice entonces que su postura es un "realismo de las ideas": los componentes de la realidad, lo que existe, son sus "Ideas". Agrego que también se vió influenciado por los pitagóricos, sus ideas y matemáticas. Platón ve en las matemáticas un nivel inmediato inferior a su "realidad de las ideas".

Pero no es la postura realista que voy a plantear. Al contrario, será casi la opuesta a ese "realismo de las ideas". Trataré de dar los componentes de la realidad, describirla como si fuera una receta de cocina: ¿qué encontraremos en este "guiso" que llamo realidad?

Comencemos por algo más general, el sustantivo neutro de objeto. Examinemos esta enumeración:

El escritorio sobre el que estoy escribiendo
Un electrón
La ciudad de Buenos Aires
Sancho Panza
La montaña dorada
círculo cuadrado
Anubis
El número 3
Un número natural que no sea la suma de dos primos

Todos son objetos. Pero hay diferencias. Del escritorio, electrón, ciudad de Buenos Aires, decimos que existen. Podemos decir "x existe" para ellos y dar una proposición verdadera. En cambio, es más complicado o por lo menos distinto, afirmar "x existe" para Sancho Panza, la montaña dorada, y los demás. A ver, examinemos esto en detalle.

Alguien podría decir "Sancho Panza existe en la literatura española". Pero yo quiero ir delimitando la realidad. Y en mi postura, Sancho Panza no existe en la realidad. Podremos apelar a otro mundo (vean que no digo "otra realidad", prefiero usar otro término, para no dejar la puerta abierta a que "hay varias realidades"): el mundo de la literatura. El predicar la existencia en ese mundo, tiene otras reglas y propiedades.

Lo mismo del número 3. No existe en la realidad: sino, vengan y señálenme "ahí, ahí detrás de aquella cosa, está el número 3". No, existe en otro mundo, el mundo matemático. Y en ese mundo, el predicar "x existe" sigue otras reglas y procedimientos. Es otro mundo, y otros criterios de existencia. Hasta podría decir que todo mundo tiene su propio criterio de existencia.

Al parecer, no existe un número natural que no sea la suma de dos primos (la conjetura de Goldbach). Pero es claro, para un matemático que se maneje en el mundo matemático, que la existencia de tal número se dará mostrándolo.

Tanto Anubis, Sancho Panza, ese número y otros objetos, son objetos abstractos. Un electrón, este escritorio, la ciudad de Buenos Aires, son objetos concretos. Pero debería dar algú criterio para decir que un objeto es concreto. Calma, ya llegaremos. Por ahora, afirmo algo más fuerte:

Postulado 1: todo objeto es objeto concreto o es objeto abstracto. No hay otro tipo de objetos, ni hay objetos que sean concretos y abstractos a la vez.

Gráficamente:

Hay dos palabras que puedo usar en la jerga que adopto para esta serie de post:

objeto concreto = cosa
objeto abstracto = constructo

Queda entonces:

Decir entonces, "objeto concreto" es lo mismo que decir "cosa". Decir "cosa concreta" es redundante, se puede decir directamente "cosa". También usaré otra equivalencia:

objecto concreto = cosa = objeto material

Pues es bastante habitual en las posturas de las que parte la mía usar "objeto material" como sinónimo de "cosa" (al final del posts están mencionadas mis fuentes; hablo de mi postura, porque no quisiera adosar todo esto que escribo con mis palabras a otro; puede que haya diferencias o malas interpretaciones; por ahora sigo avanzando por este camino).

Pero nos queda un tema pendiente: ¿qué tenemos que pedir a un objeto, para considerarlo cosa? Si recordamos a Descartes, para él, las cosas tenían extensión, ocupaban lugar, eran res extensa. Pero hay cosas en la realidad, como un electrón, una biopoblación, una empresa, una sociedad humana, de la que no es fácil predicar extensión definida. Entonces, tenemos que buscar otra característica que nos guíe.

Y acá vuelvo a Platón. El tenía razón en separar lo mudable de lo inmutable (sus "Ideas"). Pero se equivocó al dar a estas últimas la existencia real. No, lo que realmente existe, es lo mudable. Todo objeto material, toda cosa, es mudable. Sea entonces:

Postulado 2: x es cosa = x es mudable

Por eso puedo afirmar: el número 3 no es cosa, no es objeto concreto. Es un concepto que no muta: si mutara, sería seguramente otro concepto, probablemente otro número. Pero acá, en la China, en Japón y Alfa Centaura, el número 3 es el mismo. Podemos nombrarlo de distintas formas, pero el referente final de las distintas expresiones que usemos, es inmutable. Permítaseme entonces, llegados a este punto, pasar a enunciar el principal ingrediente de lo que en mi jerga, es realidad (en contraposición a mundo matemático, mundo mental, otros mundos...) (alguien podría poner "mundo material" a lo que llamo realidad; pero prefiero usar una palabra fuerte, sin adjetivos, para seguir describiendo el realismo):

Postulado 3: las cosas existen en la realidad, los constructos no existen en la realidad

Es decir, si queremos ver si un objeto es real, tenemos que decidir entre si es cosa o constructo. Por supuesto, los constructos "habitan" las mentes de nosotros, organismos humanos, que somos cosas en la realidad. Pero no existen "por sí mismos". Son, digamos, subproductos, bastante especiales, de nuestro procesos mentales.

Como he puesto que "cosa" es sinónimo de "objeto concreto" y "objeto material", podría decir que esta mi postura es un realismo materialista. No admite existentes que no sean cosas, objetos concretos, objetos materiales. Otros realismos son dualistas: admiten cosas e ideas. Tal es, por lo que entiendo, la postura de Hegel, Marx y otros. No voy a seguir ese camino. Sigo por el camino: cosas existen en R=Realidad, constructos no.

Vamos a ver que las cosas no son los únicos ingredientes de la realidad: hay propiedades, relaciones, estados, eventos, procesos, todos materiales (podría decir todos concretos). Así como hay propiedades conceptuales. Ya daré ejemplos. Pero lo importante ahora es ver que la realidad son las cosas, existentes. Y veremos que lo demás que podemos decir que es concreto, está siempre relacionado, montado sobre cosa o cosas (no hay propiedad sin cosa, no hay proceso sin cosas que lo soporten).

Quisiera agregar una definición:

Materia = { x es objeto tal que x es mutable } = { x es objeto tal que x es material }

donde Materia abarca todos las cosas, pasadas, presentes y futuras. Curiosamente, materia, así, es una colección de objetos, pero es una colección conceptual, es un concepto. Materia no existe, es un concepto con el que agrupamos, en esta postura, lo que existe.

Fuentes principales, del beato Bunge:

A la caza de la realidad, La controversia sobre el realismo. Mario Bunge. Editorial Gedisa
Fundamentos de biofilosofía. Martín Mahner, Mario Bunge. Editorial Siglo Veintinuno

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía