Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 31 de Octubre, 2010, 12:26

Sigo con la serie que inicié con el post ¿Qué es la Realidad? (Parte 1) Introducción. Ahí encontrarán la lista de posts publicados hasta ahora. Hago un descanso en el camino, y paso a comentar "feedback" que me han dejado. Un comentario del bueno de Marcelo que escribió:

Uy, Ángel! En qué tema te has metido!
Felicitaciones, la serie está interesante, aunque recién hayas caído en la cuenta de lo extensó que puede ser esto. Seguiré en la lectura.

Gracias, Marcelo. Es un tema que a mí me resulta muy interesante. Escribir posts es pasar en limpio lo que uno viene pensando e investigando. Es un gran ejercicio, que insume tiempo, pero es como el paso casi final de un proceso de "me cae la ficha": entiendo al fin, un tema, por lo menos al nivel de poder explicarlo. Es la gran prueba de "entiendo X": "puedo explicar X". Y si algo no se puede explicar, pasarlo por escrito sirve para poner en claro cuál es la parte nebulosa o problemática. Como subproducto, sirve para aclarar a los demás mi postura: a qué me refiero cuando hablo de X, Y, Z, sea "cosa", "objeto", o "realidad". Es importante ponerse de acuerdo en las referencias, para entablar un diálogo. Y si consigo (tema pendiente a demostrar) que lo que explico quede "clarito como huevo de tero" (como alguien), otra persona puede decir: "hasta el punto A te sigo, el punto B te lo discuto, el punto C es contrario a mi propia postura, en el punto D estás equivocado, por x,y,z... etc...". Muchas discusiones con diferencias, pienso, se deben a que no se aclararon los puntos de partidas, y las referencias a palabras comunes. Ya escribí que me imagino a dos geómetras, que si exponen desde el principio sus postulados, podrán reconocer fácilmente en qué concuerdan y en qué difieren: uno adoptará el postulado de las paralelas de Euclides, y otro no. Pero si no exponen sus puntos de partida, referencias, definiciones, postulados, podrán discutir de acá a la eternidad sobre la suma de los ángulos de un triángulo, sin ponerse de acuerdo.

Leo también ahí un comentario del bueno de @schuschny:

Las cosas son constructos compuestos de más cosas, por lo tanto, al menos creo yo, que cuando uno va a buscar la cosa no se la puede encontrar. Como lo plantea el budismo, todo lo compuesto está sometido a la impermanencia. Creo sinceramente, que es muy dificil hablar de la realidad como algo unívocamente definido. Intuyo que hay niveles de realidad, en uno de ellos, la cosa, es la cosa real, en otro, no, se entiende?
Igualmente, tu post es sumamente completo y merece la pena meditarlo.

Les recomiendo visiten el blog de @schuschny:

http://humanismoyconectividad.wordpress.com/

donde hay interesantísimos posts, que darían toda una serie de post por acá para comentar, discutir, coincidir y disentir. Tengo pendiente de leer un libro suyo.

Por ahora, me centro en el realismo. Esta serie de posts que estoy escribiendo, lo tenía pensado desde hace unos cuatro años, cuando me encontré con posturas irrealistas, que parecen gozar de cierto apoyo en mucha gente, actitud que me parece, por una parte equivocada, y por otra, hasta peligrosa en la construcción de una sociedad. Pero el disparador de la escritura concreta, ha sido, de alguna manera, el no poder entender a @schuschny cuando habla de realidad, en sus tweets y algunos posts. Así, que no consiguiendo que el bueno de Andrés me clarifique a qué se refiere, comencé a explicar por mi parte mi propia postura, para que no se me acuse de lo mismo.

Veamos a ver si entiendo el comentario:

Las cosas son constructos compuestos de más cosas

Acá, Andrés usa "constructo" en una forma diferente de lo que vengo usándolo en mi serie, donde "constructo" es "abstracto". Interpreto entonces:

Las cosas están compuestas de más cosas

o

Las cosas son construcciones mentales compuestas de más cosas (que a su vez son construcciones mentales)

Vean cómo, yo, encuentro ambiguedad en la más simple de las frases ... ;-) ;-) Por eso, ténganme paciencia cuando pido definiciones, ejemplos, más contexto.

Tomemos la primer interpretación, algo comenté en esta serie. Una cosa PUEDE estar compuesta de más cosas. Pero no todas las cosas son compuestas. No hay un regreso infinito, de muñecas rusas, sin parar (de ahí la imagen de este post ;-). Las cosas, todavía no lo traté, son sistemas o partes de sistemas. Recordemos que, para mí, en mi jerga, "cosa" es "el perro de la esquina", "Juan mi vecino", "el electrón que acaba de dejar curva en la cámara de niebla", etc. (por supuesto, todas esas son expresiones del lenguaje, que refieren a X que es la cosa que nombro).

Si tomo la segunda interpretación, en mi jerga diría:

Las cosas las representamos con construcciones mentales, pero éstas no son la cosa. Y en esas representaciones, tenemos algo puesto nuestro en el proceso, algo le agregamos, que nos da una representación no exacta de la cosa, a la que simplificamos, modificamos, recortamos, etc... La representación de "el perro de la esquina" que tengo, olvida su interior, sus órganos internos, su proceso de digestión que está en curso, etc... Y claro, cuando vamos a ver en más detalle la cosa y su representación, encontramos cosas componentes, ya sea por realismo ingenuo ("el perro de la esquina tiene dientes"), o por actividad científica ("el perro de la esquina, como otros perros, animales, y nosotros mismos, es un organismo compuesto por células, que forman un sistema").

Jeje... vean qué puedo hacer con una simple frase ;-). Una parte que no entendí es:

cuando uno va a buscar la cosa no se la puede encontrar

Yo encuentro al perro de la esquina, no tengo mayor problema. Así que tengo que intrepretar lo de arriba como:

cuando uno va a buscar la cosa encuentra una representación, no el perro de la esquina, sino su sombra

o

cuando uno va a buscar la cosa última, más allá de perro de la esquina, diente, célula... llega a algo que no termina nunca, más allá de neutrón encuentro quarks, y quizás hay más y nunca estoy seguro de terminar la cadena

o

cuando uno va a buscar la cosa última, la cuántica nos dice que no hay nada

o algo así. Veamos la primera interpretación.

Por un lado, uno encuentra la cosa. Yo encuentro al perro de la esquina. Por otro lado, uno nunca encuentra la cosa "completa". Uno encuentra representaciones de cosas. Como organismos, hemos explorado el ambiente (que distingo de realidad, leer mi post del miércoles pasado: Ciencia, conciencia y realidad ) y lo recortamos, nos fijamos en lo que nos interesa, no nos fijamos en todo. Luego, con actividad científica, conseguimos representarnos (conocer, explicar) otras cosas, que no eran evidentes. Dejando el ejemplo de "perro de la esquina", hoy podemos hablar de "célula", "cromosoma", "ADN", "molécula de agua", "electrón". Pero el conocimiento humano maneja representaciones, no las cosas mismas. La representación de "átomo" de hace dos siglos, no es la misma que tenemos ahora. Pero ambas representaciones se referían a los mismos X, átomos de cloro reales, digamos.

Por eso, nuestras representaciones no son representaciones cualesquiera. Detrás de nuestro concepto y representación de "electrón", hay toda una clase de X (individuos, cosas, que llamamos "electrones") ahí afuera que corresponden a nuestro concepto actual. Es un tema que todavía no traté en detalle en esta serie: por ahora, sigo el camino ontológico (lo que es), más que el gnoseológico (cómo conocemos en el día a día) y del epistemológico (cómo conocemos en la actividad científica). También tiene puntos de contactos con la semántica: a qué nos referimos cuando manejamos conceptos y lenguaje.

Por todo eso, acá, en esta serie, se postularon las cosas. Estoy hablando de X, cosas en la realidad, independientemente de lo "accurate" de nuestras representaciones. Nuestras representaciones pueden estar equivocadas (como lo estaba lo de átomo de hace dos siglos), pero eso no quita que ahí afuera, en la pileta/alberca, haya átomos de cloro disueltos.

Pasemos a la segunda interpretación.  De nuevo, es un tema de conocimiento, en mi postura. Las cosas, en mi postura, pueden ser compuestas o no. Habrá que averiguar cuáles son los ladrillos últimos, de los sistemas que se han ido construyendo (organismo, célula, orgánulo, molécula, átomo, neutrón, quark...). Puede que lleguemos a ese conocimiento como que no. Pero eso no invalida que, en la realidad, haya X individuos simples. Simplemente, no conocemos cuáles son.

La tercera interpretación, la comentaría solamente si Andrés me confirma que su frase se dirige a esa interpretación.

Sigamos:

Como lo plantea el budismo, todo lo compuesto está sometido a la impermanencia

Andrés no define impermanencia en este comentario, pero tiene posts en los que la menciona. Me temo que no encontré uno en que la describa: en general la menciona. Puede que tenga un post así, simplemente no lo he encontrado. De vez en cuando, menciona "impermanencia" y va dejando algunas cualidades de ese concepto. Es como jugar al veo veo: "Veo veo" "¿Qué cosa?" "Una cosa, llamada impermanencia", "¿y qué es?" y ahí vienen cualidades "es amarillo", "es duro", "es animal", etc... nunca una descripción completa. Así que tengo que interpretar a partir de sus menciones:

Búsqueda en Google de Impermanencia en el blog de Andrés

y de la ayuda de páginas como:

http://www.thesecretsofyoga.com/spanish/yoga-articles/Impermanence.html

No hace falta apelar al budismo. Algo nos daba Heráclito y el sentido común. Lo que agrega Andrés es "lo compuesto cambia". Totalmente alineado con lo que estoy planteando en esta serie: las cosas se pueden unir a otras cosas, y formar otra cosa (tengo que llegar a sistema, en algún momento). Y así como hay emergencia de cosas, hay extinción de cosas. Una estrella nace, y una estrella muere. Nosotros y el perro de la esquina, también. Y hasta en la historia, se forman nuevos tipos de cosas: al parecer, al enfriarse el Universo, se llegó a un momento donde fue posible tener átomos. No siempre estuvieron. Casi desde el principio, puse que las cosas mutan. Lo que todavía no mencioné mucho, es que las cosas forman otras cosas, muchas veces sistemas (cosas no agregadas, como dos piedras pegadas, sino con relaciones más interesantes y vinculantes, como las células formando un organismo).

Creo sinceramente, que es muy dificil hablar de la realidad como algo unívocamente definido

Hmm... no sé a qué se referirá Andrés con "unívocamente definido". Puede ser:

A está unívocamente definido, de tal forma que se sepa si x,y están en A o no

o

A está unívocamente definido, de tal forma que Juan y Pedro coincidan en qué es A

o

A está unívocamente definido, de tal forma que si x está en A, siempre está x en A (es decir, A no cambia en composición)

Veamos la primera interpretación. No veo dificultad en definir realidad de esa forma. Es lo que estoy definiendo (con postulados, no hay demostración, el solipsismo es irrefutable), en esta serie. Cualquier problema viene en "saber si x está en A", que traducido en nuestro problema es "saber si los taquiones están en la realidad, son reales". Eso es un problema de conocimiento. Pero mientras averiguamos si x es real o no, podemos definir realidad tranquilamente. Y ver si nuestra definición (cosas son mutables, cosas son sistemas o parte de sistemas, todas las cosas tienen energía como propiedad universal) se corresponde con nuestra experiencia. También, si nuestra definición tiene o no consecuencias contradictorias, o difusas, o plantea problemas de claridad.

Si voy a la segunda interpretación, no me preocupa. El tema es que Juan y Pedro tengan cada uno una definición de realidad, que les permita comunicarse entre sí, y discutir, sin tener ambiguedades, o si éstas existen, que queden claramente expuestas: "este punto x es ambiguo, o es vago, o es difuso, etc...". Interpersonalmente, no tenemos ni siquiera una definición unívoca de "mesa" (traten de definirla), o de "juego" (como Wittgenstein tardío se encargó de mostrar).

En la tercera interpretación, aclaro mi postura: realidad es una colección (su composición, la "lista" de sus  elementos pueden cambiar, hoy está X neutrón o perro, mañana no está), no un conjunto (como el de los números pares, cuya composición no cambia desde que ha sido definido).

Sigo:

Intuyo que hay niveles de realidad, en uno de ellos, la cosa, es la cosa real, en otro, no, se entiende?

Hmmm... no, Andrés, no se entiende... bueno, unívocamente ;-). Necesitaría ejemplo de "cosa X es la cosa real", y "cosa Y en tal nivel no es la cosa". Pero veamos. Primera dificultad, Andrés no da ejemplo de "niveles de realidad". Vean cómo, al no dar ejemplo, definición o contraejemplo, o contexto, la interpretación se desboca o es difícil, o peor, cada uno interpreta a su manera CREYENDO que es la única interpretación posible. Pero dejemos ese tema para otro post. Tengo que interpretar, ahora, "niveles de realidad". No se me ocurre otra interpretación que la de mi postura:

En la realidad hay niveles. Hay, por ejemplo, nivel físico, nivel químico, nivel biológico, nivel social, por poner ejemplos. En cada uno de los niveles, hay cosas: un electrón, una molécula, un búfalo, una persona, una sociedad (como siempre, son cosas que puedo expresar ahora porque nacen de conceptos, habrá que ver si la referencia del concepto es real, o simplemente una ilusión, como podría ser "taquión" o "supercuerda").

Si sigo por esta interpretación de lo que escribió Andrés, en mi postura es tan real la molécula como el electrón. Habrá que discutir si existe cosa "sociedad" o es una ilusión nuestra, y solamente existen individuos y familias, y "sociedad" es apenas un rejunte y no un sistema de cosas. Me inclino porque sea cosa: es un sistema de cosas, vinculadas por múltiples relaciones, como un organismo.

Si sigo por este camino, no entiendo:

en uno de ellos [de esos niveles], la cosa, es la cosa real, en otro, no

Lo puedo interpretar:

en un nivel, célula es la cosa y es real, y en otro nivel, veo moléculas, célula es una abstracción humana, lo que existen son las moléculas.

Pero necesitaría la ayuda de Andrés para ver a qué se refería. Esa interpretación no es mi postura: célula es real, molécula es real. Y su realidad se basa en que son sistemas de cosas. Algo no real sería: "todo lo que veo amarillo delante mío desde la cima de una montaña". Es evidente que relacionaría cosas arbitrariamente, que no forman una cosa en la realidad: desde un pájaro a un camión a un "chalet" suizo.

En algún momento, le pregunté a Andrés qué era la realidad para él, pero sólo obtuve una respuesta limitada:

http://www.formspring.me/schuschny/q/1416283164

Sirva entonces, este post para:

- Destacar que necesito ejemplo, definición, contexto, para entender a otro, aún en las más simples palabras
- Me interesa el tema
- Quiero exponer mi postura, para quienes sufren como yo de la necesidad de ejemplo, definición, contexto y demás, la entiendan lo más posible

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía