Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 2 de Diciembre, 2010, 9:56

Hoy encuentro este texto de Karl Popper, en su libro "La sociedad abierta y sus enemigos", capítulo 11, "Las raíces aristotélicas del hegelianismo". Popper escribe claramente, exponiendo su argumento. Contrasta las ideas de Aristóteles y Platón sobre la verdad y el conocimiento, con lo que vemos como conocimiento en la actividad científica, de las ciencias fácticas, como la física (y yo extendería al ejemplo de la economía), y muestra la diferencia de las ciencias formales, como la lógica y matemáticas.

.. aunque hacemos todo lo posible por hallar la verdad, en la ciencia somos conscientes del hecho de que nunca podemos estar seguros de haberla alcanzado. Hemos aprendido desde antiguo, a través de múltiples desengaños, que nunca debemos esperar resultados definitivos. Y también hemos aprendido a no desanimarnos cuando nuestras teorías científicas se vienen a tierra por la comprobación de nuevos hechos. En efecto, en la mayoría de los casos podemos determinar con gran seguridad cuál de entre dos teorías es la mejor.

Notablemente, a veces aparecen teorías que describen lo mismo. Recordemos Schrodinger vs Heisenberg. O que no sabemos hoy determinar cuál de dos teorías es mejor, porque una explica un conjunto de hechos, y la otra se ocupa de explicar otro conjunto de hechos. Eso fue el caso en parte de la historia de la física, con las teorías ondulatorias y corpusculares de la luz, que tuvieron que ser unificadas con nuevas teorías del siglo XX.

 Podemos saber, de este modo, si realizamos algún progreso y es este conocimiento el que compensa, a la mayoría de los investigadores, por la pérdida de la esperanza de alcanzar la certeza definitiva. En otras palabras, sabemos que nuestras teorías científicas deberán conservar siempre su carácter de hipótesis pero que, en muchos casos importantes, podremos establecer si una nueva hipótesis es o no superior a la antigua. En efecto, si son diferentes habrán de conducir a predicciones distintas, predicciones que, frecuentemente, son susceptibles de ser probadas experimentalmente; y sobre la base de un experimiento crítico de esta naturaleza, se puede encontrar, a veces, que la nueva teoría conduce a resultados satisfactorios allí donde se atasca la anterior.

Tenemos casos extremos, donde teorías explican pero aún no tenemos lo necesario para algunos experimentos que nos permiten decidir entre teorías rivales. Un caso actual: el avance de los experimentos del Large Hadron Collider del CERN. Popper también tuvo su encontronazo al rechazar la teoría de la evolución, por no verla "refutable". Luego cambió de postura: tendría que buscar detalles de esta "pelea".

De este modo, podems decir que en nuestra búsqueda de la verdad hemos reemplaza la certeza científica con el progreso científico y esta concepción del método científico se ve corroborada por la evolución de la ciencia, pues ésta no se desarrolla por medio de una acumulación enciclopédica gradual de datos esenciales, como pensaba Aristóteles, sino de un modo mucho más revolucionario. La ciencia progresa mediante ideas audaces, mediante la exposición de nuevas e insólitas teorías (como la de que la Tierra no es plana o de que "el espacio métrico" no es plano) y el abandono de las viejas.

La ciencia avanza proponiendo modelos, explicaciones, mecanismos, sean o no "nuevos e insólitos". Ahora, Popper menciona la diferencia de todo esto con respecto a la posición de los antiguos filósofos:

Pero esta concepción del método científico significa que en la ciencia no hay "conocimiento", en el sentido en que Platón y Aristóteles usaron la palabra, vale decir, en el sentido que le atribuye un alcance definitivo; en la ciencia jamás existen razones suficientes para creer que se ha alcanzado la verdad de una vez por todas. Lo que habitualmente denominamos "conocimiento científico" no es, por regla general, conocimiento en este sentido, sino más bien la información concerniente a diversas hipótesis contradictorias y a la forma en que éstas se comportan frente a diversas pruebas; es, para emplear las palabras de Platón y Aristóteles, la información relativa a la última y mejor probada "opinión" científica.

Yo advertiría que esa "opinión" no es simplemente el acuerdo, consenso de la comunidad científica. Hay disenso, hay distintas teorías, y las que hay, no vienen sólo de la negociación entre personas, sino por estar respaldadas por hechos, y por teorías más simples, también corroboradas por hechos. Ahora, en los próximos párrafos, Popper escribe de "prueba", como "demostración", como demostración de un teorema. Hay pruebas en ciencia, pero en otro sentido, el de hecho corroborativo: como cuando la comparación de ADN de distintas especies la tomamos como prueba, dato adicional que respalda, convalida, apoya a la teoría de la evolución.

Esta concepción significa, además, que en la ciencia se carece de pruebas (exceptuando, por supuesto, la matemática pura y la lógica). En las ciencias empíricas -que son las únicas capaces de suministrarnos información acerca del mundo en que vivimos- no hay pruebas, si por "prueba" entendemos un razonamiento que establezca de una vez para siempre la verdad de determinada teoría. (Lo que sí hay, sin embargo, son refutaciones de las teorías científicas.) Por otro lado, la matemática pura y la lógica, que admiten la posibilidad de la prueba, no nos suministran datos acerca del mundo sino que elaboran tan sólo los medios para describirlo. De este modo, podría decirse ... que en "en la medida en que los enunciados científicos se refieren al mundo de la experiencia, deben ser refutables; y en la medida en que sean irrefutables, no se referirán al mundo de la experiencia" [Popper se cita a sí mismo]. Pero si bien la prueba no desempeña papel alguno en las ciencias empíricias, sí lo desempeña el razonamiento y su papel es, por lo menos, tan importante como el que cumplen la observación y la experimentación.

En otros post he mencionado algo así sobre el conocimiento científico, como al pasar. Pero me pareció apropiado tener un post dedicado a este tema. Me gusta destacar del parráfo anterior, algo colateral: que la lógica no está ligada a la realidad. Hay varias lógicas. Pero en la realidad, tenemos que descubrir cómo funcionan los cambios de las cosas, y ver qué lógica es la adecuada para manejar y representar esos cambios: parte de una serie inconclusa mía sobre lógica y realidad. También tengo que seguir comentando la posición de Popper sobre las definiciones, y todo lo que expone en este excelente libro suyo, "La sociedad abierta y sus enemigos". Tengo la edición de Paidós, colección Surcos.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía