Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 4 de Diciembre, 2010, 11:31

Encuentro hoy este artículo:

La ciencia contradice a la ciencia, un aporte a la confusión general

Trata sobre algunas afirmaciones en ciencia (no toda la ciencia, se centra en la ciencia médica y cercanas), como:

Una investigación de la Universidad estatal de Oregon, EE.UU., destacó las propiedades anticancerígenas del xanthohumol, un micronutriente de la cerveza que previene y ataca el cáncer de próstata, mama, colon y de ovarios. La única manera de consumirlo es mediante la cerveza.

y luego:

Contrariamente, los científicos de la Universidad canadiense McGill, en Montreal, señalan que los bebedores ocasionales de cerveza tienen más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, esófago, estómago, colon, pulmón, páncreas, hígado y próstata.

Otro caso:

Según pasan los años, cambian las modas, pero lo cierto es que hoy viven dos paradigmas opuestos acerca del chupete: que atenta contra la lactancia, la dentición y que favorece la otitis, por un lado, pero que previene la muerte súbita, por el otro. Investigadores del Hospital Italiano indagaron en casi mil casos. Los bebes de madres comprometidas con el amamantamiento no mostraron diferencias en la lactancia, utilizaran o no el chupete, dice el trabajo publicado en la edición electrónica del Journal of Pediatrics.

Agrega:

Un estudio que publicó la revista British Medical Journal afirma que los bebes que duermen con chupete reducen un 90% el riesgo de sufrir el llamado síndrome de muerte súbita del lactante.

Otro más:

Un grupo de científicos dedicados a la investigación aplicada de neurociencias del Centro de Innovación de la Universidad de Sussex, en el Reino Unido, aseguran que derretir un trozo de chocolate en la lengua es mejor que un beso apasionado. Realizaron un estudio entre jóvenes parejas que primero derretían trozos de chocolate en sus bocas y luego se besaban. El chocolate duplicó los latidos y causó una mayor excitación.

versus

En cambio, Marcia Pelchat, del Monell Chemical Senses Center de Filadelfia, que investigó el tema por 20 años, asegura que el chocolate contiene componentes con el potencial de mejorar el estado de ánimo, pero que el efecto químico de cada uno es muy pequeño. "Es más un fenómeno cultural que físico", dice.

Bien, en primer lugar, no tengo los estudios originales. Habría que revisar con cuidado cómo se llevaron a cabo. Por ejemplo, en el caso de la investigación de mil casos con chupete, ¿como evaluaron "diferencias en la lactancia"?. Por lo que leo, fue un estudio con mujeres "comprometidas con el amantamiento". Puede que sea como evaluar "obesidad en niños" en un grupo cuyas madres están "comprometidas en que coman mucho".

El caso del chocolate: el primer estudio midió los latidos (no sé cómo analizaron "excitación"). Eso no se contradice con lo segundo: el aumento de los latidos puede ser cultural (o no).

El problema, en varios de estos estudios y conclusiones, es que hacen grandes afirmaciones, en un campo  donde no tenemos claros los mecanismos. Veamos: las propiedades anticancerígenas del xanthohumol. Sin tener los estudios que indiquen eso, me los imagino: son una correlación. Descubrieron alguna correlación entre la presencia de esa sustancia, y alguna baja en la aparición de algunos tipos de cáncer. Pero de ahí a afirmar que el xanthohumol es anticancerígeno, eso es un salto. Si no conocemos cómo es el mecanismo desde "presencia de xanthohumol" hasta "no aparición de cáncer", sólo podemos afirmar levemente. Imaginemos un contra caso: tal vez, la droga X es anticancerígena, pero en presencia de la droga Y (que no se estudia), pero que casualmente está presente en las personas estudiadas (tal vez porque Y está en la alimentación normal de personas blancas de la zona de Boston, donde se hizo el único estudio). Tal vez, sin la droga Y, la droga X no pueda actuar en el camino de la prevención del cáncer. Lo mismo si se afirma que X es cancerígena.

Gran parte de las afirmaciones en ciencia médica, son de este tipo. Desconocemos muchos de los mecanismos. Pueden leer algo anterior mío sobre la necesidad de estar atentos, y distinguir correlaciones de causa y efecto:  Afirmaciones en ciencia.

Otro tema relacionado: influye cómo un descubrimiento es anunciado. Sin ir más lejos, podríamos comparar el descubrimiento que comenté ayer, sobre vida y arsénico, con todo "el bombo y platillos" que se desató en los medios. Es un caso más para tomar las noticias con pensamiento crítico.

Entonces: los investigadores publican resultados, de experimentos. Pero llegan a conclusiones que no son verdades, son conclusiones que alcanzan, pero a revisar. Algunos investigadores defenderan sus conclusiones como "únicas" o las más "plausibles". Otros las enunciaran más como hipótesis de base, a comprobar con más trabajo. Esas actitudes no se reflejan mucho en cuanto el descubrimiento llega a los medios. Tampoco llegan tan fácil, las críticas de sus colegas.

Pero la afirmación y la refutación, son parte de la actividad científica. No hay contradicción, cuando no se afirma verdades. El conocimiento científico puede estar perfectamente errado. Lo que nos asegura que no estamos tomando "el mal camino" es la experiencia, la experimentación, la actividad de otros científicos, la formación de nuevos modelos, la refutación de resultados, el encuentro de evidencia que corrobara mejor algún mecanismo propuesto. Hace poco cité a Popper y al conocimiento científico, donde se describe qué es eso de conocimiento en ciencia.

Lamentablemente, cuando lo que está cercano es la salud humana, se produce la doble conjunción de problemas: por un lado, lo débil de nuestro conocimiento de los mecanismos del organismo humano (aunque hemos avanzado notablemente en las últimas décadas, basta ver los avances de la biología celular) y la importancia que le dan los medios, sin el debido tratamiento crítico por parte de todos.

Y si pasamos de ciencia médica (fisiología, metabolismo, anatomía, etc...) a medicina (práctica de una profesión), podemos leer y aprender mucho sobre las decisiones que se toman en el excelente blog Evidence in Medicine, how evidence impacts medical decision making.

Tendría bastante para comentar sobre todo esto, pero vean que ya algunos post anteriores se referían a estos puntos. Pero hay más en el artículo. En un párrafo titulado "La causa: el paradigma falso de la neutralidad", leo:

"El problema surge porque que solemos creer que la ciencia es neutral. Que los científicos son mayoritariamente buenos y que consagran su vida a la investigación, movilizados por causas siempre nobles. Y no es así. Detrás de cada investigación, hay un mercado que financia los avances científicos y que no es imparcial", asegura Esther Díaz, directora de la Maestría de Investigación Científica de la Universidad de Lanús.

A ver, analicemos esto. La ciencia no es una cosa, es una actividad humana y conocimiento científico acumulado. Y como actividad humana, es pasible de los intereses humanos. No todos los científicos son "buenos", sino que muchos se dedican a la ciencia por diferentes motivos. Pero la actividad científica y su método, permite que lo que un científico afirma tenga que se respaldado por algo más o menos firme, que luego otros se ocuparán de revisar. Pero cuando uno va a ver, a los científicos que avanzan, que realizan descubrimientos, que están comprometidos con la ciencia (y por lo que pude ver, son los que más influyen en la historia de la ciencia), se encuentra que esos científicos están movidos por el conocimiento mismo. Pueden leer el caso de un científico argentino en mi post: Pasa ciencia. Descripciones como ésas las hay en toda biografía de ciencia.

Bien, afirmado esto, veo que Díaz afirma "hay un mercado que financia" y "no es imparcial". No dudo que haya resultados que son anunciados parcialmente. Y que otros resultados no son anunciados al público en general con la misma fuerza. Pero los resultados, en el ambiente científico, se publican y se difunden por otros caminos menos dedicados al público en general. Cualquier investigación en cosmología, biología o sociedad, termina publicada (a no ser que uno trabaje para un laboratorio secreto). Y claro que hay financiación, y también "temas de moda" a las que los tesistas e investigadores se dedican más que a otros.

Pero ahí a decir que la "ciencia no es imparcial", que es decir "los resultados de la ciencia no son imparciales", es algo como mucho. ¿Qué parcialidad de financiación tuvieron Crick y Watson? ¿Qué parcialidad de financiación tuvo Borh? Me imagino a los Cerveza Carlberg que financió a Gamow y a otros, diciendo "Herr Gamow, no queremos que investigue sobre tal ... ". Claro que hay financiaciones de actividades que tratan de encontrar resultados prácticos, como las que recibió Pasteur de la industria interesada en la fermentación. Pero los resultados de Pasteur no cambiaron por esa financiación. Lo que da el contexto social y económico es un vector de temas a investigar. Pero no veo una parcialidad en financiar a Penrose y Hawkings: en todo caso, hay financiación para promover la ciencia, tanto para ganar prestigio como institución académica, como por una razón práctica de fomentar la aparición de técnicas derivadas de descubrimientos científico, pero no claramente previsibles, como el láser. Los laboratorios Bell estaban interesados en comunicaciones, pero su inversión en investigación  y desarrollo produjo algo tan "imparcial" como el fondo cósmico de microondas.

Pero lo que no veo en Díaz, es la presentación de un argumento concreto. Así como lo enuncia, la ciencia no es neutral y hay un "paradigma falso de neutralidad". Para mí, hay un "paradigma falso de no neutralidad". Porque en lo que afirma Díaz, no da un solo caso de que los resultados obtenidos sean parciales. Seguramente habrá casos así (recuerdo a Lysenko, como el peor caso a presentar). Pero, sobre los casos presentados al principio, Díaz debería conseguir pruebas de: "tal resultado es parcial por tal y tal financiamiento". Por ejemplo, que "afirmar que el comer chocolate tiene tal consecuencia" no es un resultado científico sino una afirmación influida por la financiación o la estructura social.

El artículo continua:

Díaz aporta números: en el país, el 70% de las investigaciones son financiadas por el Estado y el 30%, por privados. En los países del primer mundo, es al revés. "No somos el paraíso de los investigadores. En la Argentina, el problema es que después no tenemos los recursos para incorporar los hallazgos a la vida de las personas o para desarrollar los proyectos", apunta

No veo que ese aporte de números apoye la gran afirmación de Díaz, que necesita una gran prueba. Declara:

"El discurso científico hegemónico declara que la ciencia se rige por un método único, que sus proposiciones gozan de validez universal y que quienes producen conocimiento no tienen responsabilidad ética. La responsabilidad sería, en todo caso, de quienes deciden qué hacer con los productos científicos. Pero no es así. No hay ciencia pura que busca el conocimiento por el conocimiento mismo, por un lado, y la tecnología, por otro", agrega Díaz, que acaba de publicar su libro Las grietas del control, de editorial Biblos.

Bueno, eso de "discurso científico hegemónico", es demasiado. Lo de "validez universal de sus proposiciones", desconozco de donde Díaz abreva para semejante afirmación, que haría revolcar a Popper en su tumba. La ciencia no tiene ese discurso. En todo caso, sus resultados son tomados así por los que no están al tanto de lo que es la ciencia. Díaz está levantando la mano sobre algo que no es así. En todo caso, habrá gente que piense que es así, que toma la ciencia con resultados que son "universalmente válidos". Pero no es el caso. Y hay que divulgar eso, no que la ciencia es parcial por financimiento e intereses humanos.

Hay ciencia pura que busca el conocimiento. Y hay ciencia aplicada que busca descubrimientos que puedan transformarse en aplicaciones útiles.

Si alguien piensa que la "las proposiciones de la ciencia son de validez universal", tenemos que atacar ese punto. Pero no englobar en tanta medida a la ciencia misma en ese problema.

El siguiente párrafo menciona "cientificismo", que parece ser la "bestia negra" de Díaz. Leo:

Silvia Rivera es la responsable de la cátedra de Pensamiento Científico del Ciclo Básico Común de la UBA y profesora de Epistemología. "Es importante el modo cómo la gente procesa estas contradicciones. Pueden servir para socavar la pretendida neutralidad y universalidad de la ciencia que proclama el cientificismo. Esto es así porque muestran los compromisos de la tecnociencia con los intereses de clases o grupos. La estimulación del juicio crítico en torno a los intereses que guían la investigación tecnocientífica permite que nos posicione de un modo activo frente a cuestiones, tales como las prioridades en investigación. La racionalidad instrumental no alcanza a definir los valores que orientan el proceso de producción de conocimiento, entonces queda abierto el espacio para un debate ciudadano acerca del tipo de ciencia y tecnología que elegimos responsablemente generar."

A ver. La universalidad de la ciencia que proclama el cientificismo (tema del que conozco poco todavía), no es la "verdad universal", sino la universalidad de los resultados: se puede reproducir, y refutar o contrastar.

Una cosa es cómo la gente procesa estas "contradicciones". Pero afirmar que puede socavar "la prentendida neutralidad... porque muestran los compromisos de la tecnociencia con los intereses de clases o grupos", es de nuevo, algo demasiado. ¿Qué interés de clase o grupo nos da que el chocolate tiene efectos químicos o sólo sicológicos? ¿La estructura de ADN, a qué oscuro movimiento e interés responde? Seguramente, las ecuaciones de Schrodinger responden a una conspiración mundial machista.

En todo caso, por más interés que se filtre, la publicación del resultado, el análisis crítico, la repetición de experimentos, corroboraciones y refutaciones, parciales y completas, son lo que no hay que olvidar de la ciencia. Hay que divulgar más la ciencia, su método, el concepto de conocimiento científico como algo aproximado, perfectible. Y promover el pensamiento crítico. No hace falta pasar del cientificismo a una especie de relativismo social de la ciencia. La crítica de toda actividad humana, es bien recibida. Pero no tiremos por la ventana, al bebé junto con el agua.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia