Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 12 de Diciembre, 2010, 15:14

En mi anterior post de esta serie sobre ¿Qué es la realidad? presenté un cuadro con dos columnas: la izquierda, con elementos de la realidad; la derecha, con elementos que manejamos como seres humanos. Ha llegado, entonces, el momento de presentar al sujeto, al sujeto humano.

Somos parte de la realidad. Somos cosas (en el sentido de esta seria, somos materiales), un sistema (partes con relaciones, procesos, mecanismo, estructura) somos organismos (tema que todavía no presenté: podría caracterizarlo como un sistema que se construye y mantiene a sí mismo). Somos seres humanos. Y como seres humanos, estamos en el medio de todo, de otros seres humanos, de la sociedad, del mundo que manejamos, y del mundo total, el Universo.

Como seres humanos, también somos:

- Seres sensibles
- Seres que conocemos
- Seres que actuamos

¿Qué eso de ser sensible? No es que podemos ponernos a llorar al final de una película o telenovela. Se refiere a que sentimos: tenemos procesos que se disparan por estados y hechos de nuestro cuerpo, o del ambiente. Incluyo en esto, entonces, las impresiones: colores, olores, dolor interno. Pero no es solamente eso lo que "sentimos", lo que está en el proceso de sentir como organismo ser humano. Como otros organismos, no solamente tenemos impresiones (percepciones simples), sino que también las procesamos y con esas sensaciones simples construimos algo más. Ante mí, tengo mi impresión de tacto sobre la mesa, mi impresión del color de la mesa. Pero, al llegar a la mente, tengo también, aparte de esas impresiones (insisto: percepciones simples, de nuestros sentidos), la percepción elaborada de "esta mesa". Lo mismo pasa cuando percibo, por un lado, el color, los bordes, la textura de una piedra, y por otro, el resultado en mi mento "esta piedra". Esa operación de conseguir, desde impresiones algo como "esta piedra", "este perro" y así, lo llamaré intuición, por ahora (pueden encontrar acá cierta influencia de Kant en la terminología). La intuición es operación que produce algo particular.

En cambio, cuando conocemos, o tratamos de conocer, llegamos a representaciones, conceptos, etc.. (podemos discutir la lista), más o menos generales, como "perro", "piedra", "triángulo", "ser humano", "electrón", "fuerza". Mientras que las impresiones deben estar presentes en una ameba (por lo que sabemos), las intuiciones en varios animales (no dudo que un leopardo tenga la intuición de "ese ciervo"), parece que el tener representaciones, modelos, conceptos, puede ser atribuido a los seres humanos, y a lo sumo, a las cercanías animales, los primates (temas a discutir).

Y, finalmente, también actuamos. Nuestra vida no es solamente vida contemplativa, ver lo que nos rodea, sino también actuamos, cambiamos e influimos en las cosas que nos rodean (sean rocas, animales, personas, sociedades...) y también, no hay que olvidar, recibimos su influencia. Pero al contrario de una vaca, o de una ameba, ante un acción desde "el exterior" (como podría ser estar en presencia de un ambiente de PHP inadecuado) no reaccionamos de una forma única (la ameba extendería sus pseudópodos para alejarse de ese ambiente). Tenemos la habilidad de elegir nuestras reacciones, o por lo menos, esa posibilidad, según las circunstancias.

Dicho esto, aparecen tres grandes categorías, a sumar a cosa, propiedad, hecho, que ya he expuesto en anteriores posts:

- Apariencia, fenómeno, por ser seres sensibles
- Concepto, representación, modelo... por ser seres que conocemos
- Intención, por ser seres que actuamos

Los fenómenos son hechos donde interviene el sujeto. Mientras que la mesa refleja tal tipo de luz, yo tengo la percepción "esta mesa es marrón", que es un hecho donde interviene, no sólo la mesa, la luz reflejada, sino también mis sentidos y la elaboración de esas percepciones. Podemos decir, los fenómenos son hechos perceptibles para un ser sensible, un sujeto.

Es decir, los fenómenos son materiales y parte de la realidad. Pero no hay fenómeno sin sujeto. No todos los hechos son perceptibles: podemos percibir el lanzamiento de una pelota de béisbol, pero no la emisión de un fotón desde un electrón. Hay hechos que son procesos que a duras penas podemos conjeturar, como la colisión de dos galaxias, donde el hecho perceptible es la posición actual, y en base a nuestras teorías (como la de gravitación) podemos representar como un fotograma en un gran proceso que puede durar centenas de millones de años.

Ahora bien, las intuiciones que tenemos, pueden ser equivocadas (una ilusión, como el agua que "intuimos" al final de una carretera, en un caso de espejismo), nuestros conceptos y representaciones errados, y nuestros planes de acción, equivocados. Los que hayan leido algo de mi blog, ya habrán descubierto que, en mi postura, todo eso se puede ir corriengiendo, apelando al pensamiento crítico, la filosofía y la actividad científica.

De alguna manera, esas tres ramas nos dan puentes con la realidad. Pero notablemente, en su ejercicio (intuir/percibir, conocer, actuar) termina siempre ejerciéndose alguna actividad humana: accionamos para percibir, conocer y actuar.

Ante algo que tenemos en nuestro ambiente, no siempre aplicamos las tres habilidades de arriba. Podemos contemplar un paisaje, "intuirlo", sin formarnos un concepto o representación general, ni planear un camino de acción para transformarlo. En las actividades de cada día, en cada paso, apenas usaremos uno o dos de esas habilidades humanas.

En fin: las cosas perceptibles, evocan apariencias. Las cosas interesantes, llaman a la formación de conceptos, representaciones, modelos. Las cosas que nos importan, nos llevan a la acción.

Tendremos, primeramente, que visitar el tema de las apariencias y la formación de conceptos y modelos. ¿Podemos mejorar nuestros intentos de conocimiento? ¿Son las cosas cognoscibles, o solo podemos quedarnos en las apariencias? ¿Cuál es el camino de conocimiento? Más adelante, ¿Qué elementos podemos tomar, para punto de partida de una acción?

Como otras veces, mi principal fuente consultada, fue el  beato Bunge:

A la caza de la realidad, La controversia sobre el realismo. Mario Bunge. Editorial Gedisa

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía