Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 23 de Enero, 2011, 14:05

He recorrido un largo camino en esta serie sobre ¿Qué es la realidad? Me ha insumido una gran cantidad de tiempo, pero era hora de pasar por escrito mucho de lo que pienso sobre el tema. Posturas que vengo elaborando desde hace décadas, desde el siglo pasado, pero que en este siglo han, digamos, coagulado, asentado gracias a la claridad y extensa exposición del beato Bunge. Quiero que todo vaya quedando clarito como huevo de tero. No todos tienen que compartir mi postura (que por supuesto, no es "mía" en el sentido de "creada por mí", sino la postura del realismo científico, compartida por muchos; es "mía" en el sentido de haber llevado años pensando en estas ideas, y ahora las expreso con mis palabras). Pero espero que quede todo claro, y si alguien disiente, pueda señalar: "es en este punto donde disiento".

¿Recuerdan a Alicia en el País de las Maravillas? Notable obra de Lewis Carroll. Ya alguna vez la mencioné, como metáfora a contraponer a lo que nos da el realismo. Nuestro Universo (la instancia de la realidad) es una maravilla. Es sobrecogedor encontrarse con lo que es, ha sido, y será. En el medio de todo de esto, el asombro es la respuesta que tenemos como organismos. Ocupados como estamos en el día a día, y con el peso que significa ser mortales y darnos cuenta (el gran tema humano, la consciencia de la muerte, tan tabú en nuestras actividades, que podrían ser una forma de correr, alejarnos de ese tema), a veces se nos pasa que estamos en medio de toda una maravilla. Los vínculos personales, la familia, la sociedad, nuestro planeta, el sistema solar, la galaxia, las miles de galaxias que se alejan unas de otras, todo esto es lo que está puesto, ante nosotros, ante cada uno de nosotros. De ahí, que estudiar ¿Qué es lo que es? y encontrar una respuesta (en este caso, el realismo) es a la vez importante, interesante, y mágico.

Pero en el mundo de Alicia, podía aparecer y desaparecer el gato de Cheshire; podía pararse el reloj y tener al sombrerero loco tomando el té todo el día; podía encontrarse un nuevo mundo al otro lado del espejo, o en el huevo de un árbol; las aves servir de palos de cricket, y tener lirones que nunca despiertan del todo. En fin, podía pasar cualquier cosa: cualquier causa o lógica, quedaba suspendida. Imagino que Lewis Carroll se divirtió mucho escribiendo este tipo de obras.

Pero en nuestra maravilla, no pasa todo eso. ¿Y por qué? ¿Qué es lo que pone esta postura realista que estoy desplegando, para que no sea así? Bien, veamos.

Primero, hay realidad, cosas existentes independientes del sujeto. Ya lo hemos discutido (por ejemplo en Realismo) Luego, las cosas son mutables (apareció en Cosas y objetos ). Si las cosas no cambiaran, viviríamos (o mejor dicho, ni siquiera viviríamos) en un universo estatua, inamovible, casi el Uno de Parménides. Entonces, las cosas cambian, independientemente de nuestra presencia como sujetos o de nuestro conocimiento. Las cosas cambian ¿y qué cambian? Sus propiedades, intrísecas (de cada cosa) o relacionales (relación con otras cosas). Pero todo esto también podría ser coherente con el país de Alicia. Falta algo más, que mencioné varias veces al pasar: los cambios de las cosas no son cualquiera, son cambios legales (ver Eventos, Procesos, Espacios de Estado). Lo de "legal" se refiere no a abogados, sino a leyes, leyes de la naturaleza. Acá, la filosofía da paso a la ciencia, para descubir esas leyes.

Pero la ciencia no se detiene ahí. Tanto nosotros como organismos, como la ciencia (actividad científica, producto de varios seres humanos), tratan de explicar los cambios. En el realismo de todos los días, ingenuos, todos tenemos posturas que explican los cambios. Es cuestión de la filosofía y la ciencia ir a ver cuál es el caso en cada caso, ir en busca de explicaciones que estén fundadas y corroboradas de alguna forma. Pero si tienen una esperanza de buscar explicaciones, es porque en la realidad, no hay país de Alicia, sino cambios legales (en el fondo; en un momento veremos que hay algo más, antes).

Pero acá hay un tema: las leyes que explican los cambios, a las que me estoy refiriendo, no son leyes derivadas, como la ley de los gases ideales, o algún principio de termodinámica, economía o sociología. No, son leyes que dan las reglas de juego de la naturaleza, y que no se pueden derivar de algún otro conjunto de cambios y reglas. Quizás sólo la ciencia física, en especial la de altas energías se ocupa de ese tipo de reglas, por lo que sabemos hasta ahora. En general, buscamos explicaciones de otro tipo. ¿Y por qué?

Por que la gran mayoría de las cosas que investigamos (nuestro organismo, sistemas ecológicos, sociedades, animales y plantas, planetas y galaxias) no son cosas simples, sino cosas compuestas. Hasta muchas de ellas son sistemas: compuestas de componentes, con relaciones (el tema sistema es el gran tema pendiente a ir tratando en esta serie). Ahí, al explicar los cambios, no tenemos leyes fundamentales. Tenemos cambios de sistemas de cosas (toda cosa es un sistema o parte de un sistema, es algo que falta exponer en esta postura realista). Y esos cambios, de nuevo, no son cualquiera, no son encadenamientos totalmente azarosos, sino que son procesos, procesos dentro de sistemas. Son lo que llamamos: mecanismos.

Entonces, la mayoría de las explicaciones que buscamos, son mecanísmicas. No me refiero a "mecánica" a la manera de Descartes, como cuerpos chocando y moviéndose. Sino a mecanismos, procesos (eventos en el tiempo) sobre sistemas de cosas. Nuestras explicaciones (ingenuas o científicas) dan MODELOS de los mecanismos. Desde explicar el rayo de la tormenta por la ira de Zeus, o por medio de la descarga eléctrica, explicación recién surgida en el siglo XIX.

Como en otros post, de nuevo: hay que diferencia entre el mecanismo (elemento ontológico, de la realidad) y los modelos que proponemos (descarga eléctrica, ecuaciones de campo, funciones de onda, lucha de clases, libertad para cada vez más personas (como pone Hegel), etc... ).

En fin: somos Alicia, en el País de los Mecanismos.

Temas pendientes: ejemplos de mecanismos, y todo sistemas. Y leyes fundamentales, causalidad y azar.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía