Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 6 de Febrero, 2011, 16:47

Dos palabras de uso común, que se confunden en el lenguaje corriente, son "hecho" y "fenómeno". Ya traté en extenso en esta serie sobre ¿Qué es la realidad? sobre hechos (ver ¿Qué es la realidad? (Parte 8) Hechos). Vayamos a un diccionario, un Webster, para leer algo sobre la definición de "fenómeno":

"un hecho o evento observable [...], un objeto o aspecto conocido a través de los sentidos en lugar de por medio del pensamiento o la intuición no sensorial".

Podemos consultar la Wikipedia: Phenomenom, donde leo:

A phenomenon (from Greek φαινόμενoν), plural phenomena or phenomenons, is any observable occurrence.[1] In popular usage, a phenomenon often refers to an extraordinary event. In scientific usage, a phenomenon is any event that is observable, however commonplace it might be, even if it requires the use of instrumentation to observe, record, or compile data concerning it. For example, in physics, a phenomenon may be a feature of matter, energy, or spacetime, such as Isaac Newton's observations of the moon's orbit and of gravity, or Galileo Galilei's observations of the motion of a pendulum.[2]

Extraigo de ahí también el párrafo sobre cómo se usa en filosofía:

In philosophy, the use of the word phenomenon differs from other uses in that it refers to perceived events.

The term came into its modern philosophical usage through Immanuel Kant, who contrasted it with noumenon (for which he used the term "Ding an sich", or "thing-in-itself") or Absolute. Kant was heavily influenced by Leibniz in this part of his philosophy. Phenomenon and noumenon serve as interrelated technical terms in Kant's philosophy. Noumena, in contrast to phenomena, are not directly accessible to observation.

Nowadays, "phenomena" are often, but not always, understood as 'appearances'. These are themselves sometimes understood as involving qualia.

Ya traté algo de la diferencia entre lo que se nos aparece y la realidad (ver ¿Qué es la realidad? (Parte 13) Cosa, apariencia, modelo, Ciencia, conciencia y realidad). Y sobre las propiedades primarias y secundarias: ¿Qué es la realidad? (Parte 6) Clases de Propiedades. Ahí escribía:

Desde Galileo y Locke, distinguimos entre propiedades primarias y secundarias. Las propiedades primarias son objetivas, inherentes a la cosa a la que pertenecen. Ejemplo: la composición, la frecuencia, la masa. En cambio, las propiedades secundarias, como el color, o el "está caliente", no son sólo dependientes de un objeto, sino de un sistema objeto-sujeto. Más en detalle, el color es la frecuencia según se la percibe: si cambia la frecuencia (propiedad primaria) o cambia la percepción (defecto en nuestros ojos, cambios en el metabolismo), cambia el color (propiedad secundaria).

Así que hay propiedades fenoménicas o, como menciona mi fuente el beato Bunge, "sentimientos crudos" ("raw feelings"). El sabor del limón, lo terso de una piel que acariciamos, son todos fenómenos. Y como menciona el artículo de la Wikipedia, también se llaman qualia. Los organismos sensibles son los que experimentan qualia, y nosotros, los seres humanos, somos organismos sensibles (no de "sensible" de ponerse a llorar al final de "E.T.", sino de "sensible" de tener sentidos, como olfato, vista, tacto y otras sensaciones, productos de la evolución para poder percibir el ambiente).

Al nacer e ir creciendo, nuestro primer encuentro es con los fenómenos. Y pronto aprendemos que los fenómenos son lo que nos llega de las cosas: la mesa no es sólo el fenómeno de verla; aprendemos a no llevárnosla por delante y golpearnos la rodilla. No hacemos distinciones tan sutiles entre cosa y fenómeno, pero es bueno plantear esa distinción si queremos filosofar sobre la realidad. Al final, casi todos nos convertimos en realistas ingenuos, y algunos, interesados en el tema, en realistas más críticos.

No hay que olvidar que los fenómenos son un subconjunto de los hechos, y por lo tanto, son reales. Los hechos son reales, porque son hechos, eventos, de cosas (objetos reales). Los fenómenos son parte de la realidad, sólo que siempre están ligados no sólo a cosas sino también a cosas de la categoría organismos sensibles. Hay cantidad de hechos que no son fenómenos, como el peso atómico, las vibraciones de los átomos, los pensamientos de otras personas, una crisis política. Entonces, desde el realismo ontológico, tenemos:

Ya hace un tiempo, apareció el sujeto y el conocimiento en esta serie de posts. Entonces, desde realismo gnoseológico, lo que tenemos es:

Partimos de los fenómenos (hechos observables), planteamos teorías y hasta modelos de hechos no observables, y con eso nos acercamos a la realidad. Podemos discutir cuánto de la realidad podemos abarcar de esta forma, y cuál es ese acercamiento. Tenemos la filosofía, y la filosofía del conocimiento humano por un lado (gnoseología), la filosofía del conocimiento científico (epistemología) también, y el pensamiento crítico que debe acompañar a todo esto, para ir discutiendo esos temas.

Queda planteado el tema fenómeno. Tendremos que explorar su "contraparte", como la usó Kant, el noúmeno, la "cosa en sí", y posturas no realistas, como el fenomismo. Esto último para ver, por contraste, el por qué de que haya adoptado la postura que expongo acá. (digo postura y no opinión, ver Posturas y opiniones)

Pienso que alguien que escribe un post con información obtenida de una o varias fuentes, debe mencionarlas. La fuente principal ha sido, como otras veces la obra el beato Bunge:

A la caza de la realidad, La controversia sobre el realismo. Mario Bunge. Editorial Gedisa

Está en el capítulo 2, sección 1, Fenómeno y noúmeno. Y final de la introducción.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía