Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 24 de Febrero, 2011, 10:34

Cuando estuve escribiendo sobre fenómenos y noúmenos y fenomenismo, repasando algunos temas también para los caminos hacia la realidad, varias veces llegué, leyendo al beato Bunge, en su excelente libro "A la caza de la realidad" a este párrafo (en capítulo 2 "Fenómenos, fenomenismo y ciencia", sección 3), que quiero compartir:

El principal sucesor de Kant, Hegel, dejó los fenómenos a la ciencia y conservó para sí los noúmenos. En efecto, les dijo a los científicos que se limitaran a los fenómenos y las generalizaciones inductivas. Entre estas contaba las leyes de Kepler, que no entendió; más aún, afirmó que implicaban las leyes del movimiento de Newton (Hegel, 1969, sec. 270). El, el Profesor Hegel, se encargaría de las cosas en sí, para revelarnos, por ejemplo, que el "aire en sí mismo es fuego" (1969, sec. 283) y que "el imán representa de forma simple e ingenua la naturaleza del concepto y en su forma desarrollada la de la deducción" (ibíd. sec. 312). La salud menta de Hegel es dudosa. Lo que es cierto es que él, junto con Fichte y Schelling, adoptaron los peores componentes del apriorismo de Kant y fueron los primeros modernos en hacer pasar con éxito retorcidos sinsentidos por filosofía profunda.

El libro citado por Bunge es la versión alemana original de Encyclopaedia of the Philosophical Sciences. Debo tener parte en mi biblioteca, pero no la he consultado para revisar esas frases.

Es notable, por lo errado, que Hegel haya caído en esa visión de la ciencia, como una inducción sobre los fenómenos. Si hubiéramos seguido a Hegel, no habríamos pasado de la ley de los gases. Por suerte, los científicos no hacen caso de los filósofos, y siguen su camino (me apresuro a agregar que la filosofía de la ciencia es necesaria, para señalar, levantar la mano, sobre alguna exageración a la que llegue la actividad científica; pienso, por ejemplo, en cosmología). Espero haber mostrado claramente que nuestros modelos van más allá de los fenómenos. Tengo que escribir más sobre la (mas bien escasa) participación de la inducción en el avance de nuestro conocimiento científico. También es de destacar, una vez más por este blog, la falta de cultura científica de tantos filósofos. Hegel no es uno del montón. Y sin embargo, no estaba al tanto de la ciencia de su época, y menos, de una filosofía de la ciencia que realmente partiera de una descripción adecuada de la actividad científica.

Me resulta gracioso lo de "la salud mental de Hegel" ;-) Ese autor tiene algo rescatable, pero hay que trabajar bastante. Bunge cada tanto ataca de forma dura, lanzando una especie grito tipo "el emperador está desnudo", y pienso que es una buena actitud, en el medio de tanta paparruchada que anda dando vueltas. Conectado con eso, destaco lo de "en hacer pasar con éxito retorcidos sinsentidos por filosofía profunda".

En cuanto pueda, comentaré algo de Hegel, sobre su filosofía de la historia.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía