Angel "Java" Lopez en Blog

12 de Junio, 2011


Publicado el 12 de Junio, 2011, 16:12

Primer Post
Anterior Post
Siguiente Post

Ya vimos qué son los sistemas materiales y sus mecanismos (los sistemas ideales no tienen mecanismos). Y que una explicación por mecanismo es más rica que otro tipo de explicaciones. Hasta afirmo que la ciencia busca explicaciones por mecanismo y solamente en los niveles básicos de la física se buscan leyes fundamentales (no derivadas).

Pero, ¿cómo llegamos a conocer un sistema real (material)? Ya quedó claro que un sistema material es una cosa compuesta. Y en general, los mecanismos no se son evidentes, no se ven (vean la relación con e-vidente) inmediatamente, no se captan por intuición. Hay quienes afirman que la realidad se puede abordar desde capacidades humanas, pero no he visto que haya sustento en esas afirmaciones. La historia del conocimiento humano nos muestra que hemos hecho avances cuando hemos ido más allá de una capacidad humana (razonamiento, intuición, lo que sea) y hemos establecido diálogo, contacto con la realidad. Expresiones como "todo tiene que ver con todo", o "somos uno con el Universo", tienen dos características:

- La porción de verdad que contienen es perfectamente alcanzable por lo que voy a exponer como tema en este blog (análisis y síntesis).

- Muchas veces son más aceptadas por "cool" que por el acercamiento a la verdad que poseen.

¿Qué hemos hecho para poder avanzar en el conocimiento de los sistemas que encontramos en la realidad (organismos, sistemas planetarios, sociedades, etc...)? Hemos apelado no al razonamiento aislado (tipo Hegel encerrado en su cuarto) o a la intuición y razonamiento (podría poner como ejemplo cercano a Edgar Allan Poe y su Eureka (notablemente dedicado a un precursor del sistemismo, Alexander von Humbold)), sino a estudiar la realidad. ¿Y de qué manera? Hoy expongo brevemente dos caminos, que deben transitarse juntos.

Primero, el análisis: es necesario descomponer el sistema en sus elementos para ir descubriendo su estructura. Jamás comprenderíamos un reloj con sólo "aprehenderlo" tal cual es. No está esa capacidad en lo que tenemos de humano. Tenemos que desarmarlo, por lo menos ir más allá de su carcaza, darnos cuenta de sus partes, justamente: analizarlo. El análisis es necesario, pero como siempre, tenemos que estar advertidos de su fuerza y sus limitaciones.

¿Cuál es una de sus fuerzas? Mostranos las partes de un sistema.

¿Cuál es una de sus debilidades? La estructura de un sistema no son sus partes, solamente. También incluyen sus relaciones. De ahí de la necesidad del segundo camino.

Este segundo camino es la síntesis: una vez descubiertas las partes, tenemos que volver a armar nuestro reloj, o el sistema bajo estudio. Tenemos que descubrir, describir las relaciones que tienen, y comenzar a tener modelos de los mecanismos que permiten su funcionamiento. Porque no hay que confundir función con mecanismo: el reloj como función mide el tiempo, pero para conseguir eso hay todo un mecanismo mecánico. Lo mismo en cualquier sistema material, sea natural o artificial.

La actividad científica recorre los dos caminos. Lo que pasa que muchas veces, en la historia de una rama de la ciencia, hay un gran avance en el análisis. Pero siempre, a la larga o a la corta, aparece la síntesis. No hay que olvidarse tampoco que un sistema mantiene relaciones con otros sistemas. En el último siglo (y tal vez desde antes, con precursores como Humbold) ha venido apareciendo el reconocimiento de sistemas más complejos, y hemos pasado de la anatomía (prácticamente análisis) a la fisiología (funciones y mecanismos) y a la ecología (descubrimiento de sistemas más allá de los organismos aislados, que incluyen el ambiente, como el agua y el clima). Esto demuestra que la ciencia puede ir avanzando en la compresión de la realidad. No se le escapa el "todo tiene que ver con todo", y lo pone en el justo lugar: un avance firme hacia el sistema final, el propio Universo.

Imagen: la célebre "Lección de Anatomía del Doctor Tulp" de Rembrandt. Disculpen si resulta algo revulsiva para alguno de Uds. Se ha esgrimido esta pintura como símbolo del análisis en ciencia (preconizada por la Ilustración), y se ha estirado el argumento para rechazar la capacidad de la ciencia para comprender a la realidad. Tendría que repasar algunas lecturas mías, por el ejemplo, la historia de esa pintura que cuenta Damasio en su libro "En busca de Spinoza". Para el tema de hoy: vean cómo el Dr. Tulp muestra los tendones de un brazo, y con su mano izquierda trata de mostrar cuáles serían los movimientos correspondientes de la mano.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía