Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 25 de Julio, 2011, 1:09

Uno de los temas que siempre aparecen cuando se habla de física cuántica es el papel del observador. Mi postura es que no hay influencia de observador humano sino que llega un momento en la evolución de un cuanton (elemento cuántico) donde aparece el salto cuántico. ¿Cuándo aparece ese salto cuántico? Es el problema de la medida (yo lo llamaría interacción). No hay influencia de la observación humana. En realidad, el formuleo de la mecánica cuántica (un subconjunto de la física cuántica) describe la evolución del estado de un sistema, y no dice cuándo hay un salto. Escribí sobre el tema de considerar ese salto sin necesidad de observador humano en:

Interacción más que Observación en Física Cuántica
Einstein vs Bohr, Heisenberg y otros, por Mario Bunge

Encuentro hoy un texto mencionado por Yndurain, en su excelente colección de ensayos "Los desafíos de la ciencia", editorial Crítica. Es un fragmento de Richard Feynman, de sus Lectures on Gravitation:

Ahora bien, la cuestión filosófica que se nos plantea es la siguiente: cuando hacemos una observación de nuestra huella en el pasado, ¿se convierte el resultado de la observación en algo real en el mismo sentido que el estado final se definiría si fuese un observador externo el que hiciera la observación? Esto es muy confuso, en particular cuando consideramos que, aunque podemos de forma consistente considerarnos siempre como un observador externo cuando miramos al resto del mundo, el resto del mundo está al mismo tiempo observándonos a nosotros, y a menudo estamos de acuerdo [el resto del mundo y nosotros] en lo que vemos cada uno del otro. ¿Quiere esto decir que mis observaciones se convierten en algo real [es decir, no meramente probabilístico] sólo cuando observo un observador observando algo que está ocurriendo? Este es un punto de vista horrible. ¿Quién puede seriamente imaginar que sin la presencia de un observador no hay realidad? ¿Qué observador? ¿Es una mosta un observador? ¿Es una estrella un observador?"

Acá Feynman muestra, en su estilo, los problemas epistemológicos de considerar un observador en los fenómenos cuánticos. Pero como escribe Bunge en el segundo de los enlaces mencionados al principio:

Primera, es verdad que en ciertos casos (no en todos) el experimentador produce el fenómeno y crea la propiedad; éste es el caso de la polarización de un haz luminoso o de partículas mediante un polarizador. Pero también es cierto que esto se logra por medios estrictamente físicos, no por acción directa de la mente sobre la materia. Segunda, también la naturaleza puede ejecutar trucos similares, como lo prueba el hecho de que las teorías cuánticas se usan en astrofísica, ciencia que estudia procesos que ocurren en las estrellas, donde no hay experimentadores.

Eso es claro: el problema no necesita resolverse apelando a un observador o a la conciencia o variantes parecidas. Pero sí hay que resolver (no parece que haya teoría que lo resuelva) cuándo se pasa de una evolución cuántica a un salto (como el "sacar la foto a la moneda cuántica" en mi serie sobre física cuántica).

Temas pendientes:
La decoherencia (una propuesta para entender el paso de lo cuántico a lo clásico)
El entrelazamiento cuántico
Los múltiples mundos de Everett (la comentaría para mostrar lo que no resuelve)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia