Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 31 de Julio, 2011, 16:16

Uno de mis primeros clientes me dijo (allá a principios de los ochenta): "Vos en las películas de Tarzán hinchás por el cocodrilo" ("hinchar por" es "estar a favor de", acá en Argentina). Lo decía porque en una discusión yo muchas veces defendía la posición minoritaria o la menos difundida. Pienso que hay que tratar de ver otras posiciones y no dejarse influir sólo por las más conocidas. Algo de todo eso me quedó al llegar al día de hoy. Mas que defender posiciones minoritarias o menos discutidas, trato de exponer y defender posiciones que me parece importante o interesante poner "en el tapete". Es decir, no expongo algo por ser minoritario, sino por ser importante exponerlo. Lo que pasa, que muchas de las posturas que defiendo notablemente están en minoría, por lo menos acá en mi país, Argentina.

Por ejemplo, hace un tiempo escribí en defensa del pensamiento crítico. Cuando la mayor parte de los que me acompañan en esta sociedad tomen posiciones y decisiones utilizando la razón, entonces yo levantaré la mano y diré: "Muchachas, muchachos ¿no nos habremos sobrepasado, y dejado de lado a los sentimientos y a la pasión? ¿no nos habremos transformando en un Sr. Spock?" Pues bien, mientras eso no pase, yo seguiré abrogando por el cocodrilo del pensamiento crítico para tomar decisiones. La pasión la dejo para la acción (y hasta discutiría esto: prefiero que se base en la voluntad).

Mi larga exposición del realismo es otro cocodrilo clásico contra los Tarzanes que afirman "la realidad es como yo la veo", "sólo hay puntos de vista y el tuyo es tan bueno como el mío". También hay ahí posts defendiendo la actividad científica como mejor forma de acceso a la realidad. Veo que el estudio humanista, por estos lares, está separado de la ciencia, a la que parece considerar un conjunto de "grandes relatos" apenas construidos socialmente. La ciencia aparece como un fruto olvidable de la Ilustración, posición que no puedo dejar de combatir. Pariente de estas posiciones es eso de considerar los resultados científicos como construcciones de nuestra mente, sin correspondencia con la realidad. O quienes afirman que la actividad científica no nos muestra la realidad, a la que se accede mediante capacidades humanas nunca bien descriptas. Esas posturas que afirman que hay otros modos de acercarse a la realidad: no las niego, pero no encontré postura de ésas que ante tan grande afirmación, aporte gran prueba. El Tarzán del postmodernismo increíblemente sigue aún en boga en mi pais. De vez en cuando, me descargo con un Posmolitan ;-)  La separación de filosofía y ciencia (que me parece promovida por esa depreciación de la ciencia por algunas corrientes de pensamiento) también es un tema que cada tanto ataco. Ver La filosofía y la ciencia.

Mi defensa de la claridad en las discusiones es otro cocodrilo a defender: hoy parece estar más de moda la exposición literaria, evitando deficiniones, argumentos claros, yendo y viniendo visitando temas, negando y afirmando, usando expresiones ambiguas o vagas, o prefiriendo lo "cool" a lo claro. Ver Claridad en Filosofía, por Georges Politzer para más enlaces sobre el tema. Siempre aspiro a que lo que escribo y expreso por acá, llegue a quedar clarito como huevo de tero. Dejar la claridad de lado, permite el ascenso de cualquier cosa, ver: Para triunfar en filosofía.

El cocodrilo de la neurociencia tiene como Tarzán al psicoanálisis (Argentina es el país del psicoanálisis). Mientras en otros países el estudio de la mente (y la práctica de una medicina) se basa en el estudio de la realidad mental, sus modelos y corroboraciones, acá el psicoanálisis prácticamente domina en los planes de estudio, sin mayor crítica. Ejemplo: las carreras de psicología de la Universidad de Buenos Aires deberían nombrarse "de psicoanálisis". En otros lados, se prefiere la lectura "amplia" de Castaneda y sus brujos, que la formación y discusión de modelos de cómo funciona nuestra mente. Freud, Jung, Adler y otros (hay varias escuelas) parecen dedicarse a inventar modelos y explicaciones generales (que hubieran podido dar origen a una protociencia), pero se enamoran de esos modelos, sin ponerlos bajo mayor prueba, análisis y crítica. Ver Sobre el psicoanálisis, Mario Bunge, primer contacto con el psicoanálisis y con la ciencia, Bunge y psicoanálisis: Macaneo I, Macaneo II, Macaneo III. No confundir éxito en algún resultado con corroboración del modelo, ver El limón adelgaza.

Otra mano que levanto: la forma que tenemos de ignorar la división de la sociedad argentina. Ver Argentinos, Carcoveando en Navidad (post de 2007, que sospecho sigue vigente). Pienso que eso es consecuencia de poner la felicidad personal como objetivo de vida, otro de los tarzanes más incrustados en la mente de todos: ver Oye Mike ¿cuál es el sentido de la vida?

Por suerte, muchos de los temas que trato son interesantes para mí, por sí mismos, independiente de la aceptación o rechazo que tengan en el resto de la sociedad. Como saben, gran parte de lo que escribo es para "pasar en limpio" lo que encuentro, leo, estudio y entiendo.

Bueno, basta de patalear por hoy. Aguante el cocodrilo! ;-)

Imagen de este post tomada desde: Tarzan the Ape Man and his Mate and http://www.flickr.com/photos/danrn/3729947736/in/set-72157621826700280 (prácticamente el único lugar donde encontré una lucha de Johnny Weissmuller con un cocodrilo)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía