Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 11 de Septiembre, 2011, 16:29

Primer Post
Anterior Post
Siguiente Post

Veamos hoy sistema en la realidad social, pero en contraste con alternativas. Hay dos formas de ver a la sociedad, aparte del sistemismo, y están más difundidas, aunque en los últimos tiempos muchos científicos sociales se han dado cuenta de la existencia de los sistemas. Por un lado, el individualismo que considera al individuo como parte central de toda explicación, olvidando sus vínculos, sus pertenencia a sistemas sociales (familia, sistema económico, sistema cultural, etc..). Y por otro lado el holismo que solo considera totalidades.

Ejemplo de individualismo: los microeconomistas (creo que neoclásicos) que ponen al individuo, con sus necesidades y demandas, como generador de la demanda del mercado. Juan quiere manteca, Juana quiere mantequilla. Pero olvidan que las demandas individuales están inmersas en un sistema económico (que puede ser capitalisma, socialista, y variantes), en un sistema de distribución, inmersos en una sociedad que influye con educación, cultura, etc. La emergencia del lado demanda del mercado va más allá de los individuos. Si olvidamos los sistemas a los que pertenencen los individuos, podemos avanzar pero poco en el modelado y entendimiento de la realidad social.

Otro ejemplo, para poner de manifiesto cuánto influyen los sistemas a los que está vinculado un individuo. ¿Cómo hizo José para llegar a ser científico? Primero, estuvo educado en una familia que alentó su educación. Vivió su infancia en una sociedad donde los libros de divulgación sobre ciencia eran populares. Creció en una época de logros científicos, que en vez de guardarse como secretos militares, se difundían por los medios de comunicación. Y cuando tuvo que decidir por su futuro profesional, se encontró en una sociedad que alentaba el trabajo científico, con becas, trabajos y lugares interesantes, como universidades con recursos o empresas que inviertan en investigación y desarrollo. Si falla uno de esos pasos, bien puede que José no se convirtiera en científico. O, si falla el último eslabón (vivir una sociedad que apenas conoce y reconoce a sus científicos, como en país Argentina), todo lo demás puede existir pero José terminará emigrando y trabajando en otra parte.

En el otro extremo, el holismo se concentra en los vínculos olvidando que se establecen entre individuos. Estos están sometidos a las totalidades. Hay "espíritu de la historia" (a lo Hegel) que lleva a los individuos a formar las sociedades y relaciones que existen. Aparecen la Memoria Colectiva, el Espíritu Nacional, el Destino Manifiesto, la Voluntad General, la Responsabilidad de la Comunidad, poniéndolas como cosas existentes, en vez de considerarlas como modos de hablar, metáforas o analogías.

Volviendo al individualismo, esta corriente pasa por alto la existencia de propiedades emergentes en sistemas, como seguridad, concentración o distribución de la riqueza, la división del trabajo, la cohesión y estabilidad de sociedades, etc. Todo individuo participa de uno o varios sistemas, y si bien podemos separarlo y estudiarlo, como hacen algunas ciencias como la neurociencia, otras ciencias tendrán que integrarlo de nuevo en sus relaciones para poder explicar su conducta (como la ciencia económica).

El reconocer la existencia de propiedades de sistemas (más allá de sus componentes) permite reconocer problemas como la pobreza, la superpoblación, la criminalidad, el marginamiento, la opresión política. El holismo puede detectar y tratar alguno de estos problemas, pero al rechazar la existencia de niveles subyacentes, pierde la capacidad de ver y descubrir procesos no sólo macro sino al nivel micro. El holista sólo puede ver las estadísticas y su evolución, pero ve cada sistema o totalidad como una especie de caja negra. Y muchos holistas explican la evolución de esa caja negra con ideas cosificadas, como la mano de la historia.

Permítanme repetir otra vez más la postura sistémica que defiendo:

- Todo, sea concreto (cosa) o abstracto, es un sistema o un componente, efectivo o potencial, de un sistema.
- Los sistemas tienen características de las que sus componentes carecen
- En particular, los sistemas y cosas concretas, cambian, devienen

Y entonces, la solución de todo problema debe encararse:

- Viendo qué es lo que hay en la realidad (en vez de basarse en ideas cosificadas como la Identidad Nacional y "cosas" así que se consideran "existente")
- Buscando soluciones sistémicas en lugar de sectoriales

En el ejemplo del científico de más arriba, hay que mejorar las condiciones de todos los pasos intermedios para fomentar la actividad científica en una sociedad. Vean cómo de nuevo, este tipo de discusiones sobre qué es lo que hay en la realidad (que pudieran parecer tan abstractos o tan inútiles como argumentar sobre cuántos ángeles pueden bailar en la cabeza de un alfiler) resultan tan importantes. Pienso y afirmo fuertemente, que a esta altura de la historia humana, tenemos que conocer lo mejor posible lo que es real para justamente poder dirigir mejor la acción humana. Vivimos en medio de sistemas cada vez más conectados y complejos. Seguir pensando en "la mano de la Historia" se lo dejamos a Hegel (y a Marx). La realidad social, humana es más complicada. Es tiempo de estudiarla con la actitud científica que tanto provecho nos ha dado en las ciencias naturales.

Como otras veces, mi fuente principal ha sido el beato Bunge, esta vez su

Emergencia y Convergencia, Editorial Gedisa. Capítulo 8, Tres puntos de vista sobre la sociedad, Sección 1: Las dos perspectivas clásicas de la sociedad; Sección 2: El enfoque sistémico

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía