Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 16 de Octubre, 2011, 19:09

En general, acostumbro escribir sobre realidad y realismo en los posts de los domingos. Hoy voy a escribir sobre un tema relacionado con mi serie ¿Qué es la realidad? Presento un tema antiguo, y luego lo comento a la luz de esa serie de post y mi postura de realismo materialista con sistemas.

El concepto "substancia" es uno que ha tenido varias definiciones en la historia de la filosofía. Hoy entenderíamos substancia como lo que hay, digamos, debajo de las cosas. Cuando Descartes comenta sobre el trozo de cera, que en un momento es sólido, y luego se derrite, igual afirma que algo perdura: su substancia. Cambia la forma, la apariencia, pero algo perdura: la cera substancial, la materia final.

Me costó un tiempo entender que en Aristóteles, "substancia" es algo bastante distinto. Lean la entrada sobre substancia en la Stanford Encyclopedia of Philosophy:

http://plato.stanford.edu/entries/substance

Leo ahí sobre substancia en Aristóteles:

http://plato.stanford.edu/entries/substance/#AriAccSub

Aristotle's account in Categories can, with some oversimplification, be expressed as follows. The primary substances are individual objects, and they can be contrasted with everything else—secondary substances and all other predicables—because they are not predicable of or attributable to anything else. Thus, Fido is a primary substance, and dog—the secondary substance—can be predicated of him. Fat, brown, and taller than Rover are also predicable of him, but in a rather different way from that in which dog is. Aristotle distinguishes between two kinds of predicables, namely those which are "said of" objects and those which are "in" objects. The interpretation of these expression is, as usually with Aristotelian cruxes, very controversial, but a useful way of looking at it is as follows. Dog is said of Fido because it characterizes him as a whole. Fat and the others are described as being in because they pick out a constituent feature that could be said to be, in a logical though not a physical sense, part of, or in him. Fido the individual is not attributable to any further thing at all.

Es decir, para Arístóteles, el perro de la esquina, la silla, Pedro el kioskero, son substancias. Luego habla de "perro" en general, como una substancia derivada. Pero las substancias son las cosas, en mi jerga. Vean cómo el párrafo de arriba nos recuerda que muchas veces Aristóteles no tiene una fácil lectura. Tantos siglos de traducciones, y lo a veces espartana expresión del estagirita (yo siempre digo que muchos libros de Aristóteles son apenas sus "Powerpoint", no tiene las notas completas), conspira con el entendimiento de su postura.

En estos días encontré el muy buen libro "Materialismo Dialéctico y Ciencia" de Paulino Somoza, Editorial Eudeba. Leo ahí en la nota 6 del capítulo 2:

En torno al problema de la estructura del mundo, Aristóteles encuentra que existen "individualidades" o sea cosas que aunque están en acción recíproca, no por eso dejan de ser separables. Si Pedro existe, es una sustancia (algo que existe por sí mismo, en sí mismo, lo que no significa, por otra parte, que haya podido darse a sí mismo la existencia), pero si Pedro es bajo o tiene piel oscura, esa estatura o ese color oscuro, no son substancias porque no pueden existir en sí mismas sino que existen en una sustancia que es el individuo Pedro.

Y aquí viene otro tema interesante:

Cuando Aristóteles se pregunta cómo es que Pedro va cambiando con el tiempo, al mismo tiempo reconoce que Pedro continúa existiendo. Algo permanece bajo los cambios. Eso es la sustancia.

Yo lo llamaría, la cosa compleja, el sistema. Pedro, como organismo, es un sistema, que va cambiando. Pero aunque vaya renovando sus células y cambiando sus moléculas en cada respiro, sigue siendo el mismo organismo, el mismo sistema.

Pero no es algo inmutable, sino que ella misma cambia y eso se manifiesta en nuestro sentidos. Esto lleva a Aristóteles a reconocer que en toda cosa concreta hay sin embargo una composición de dos principios constitutivos, que no existen por sí solos, sino que co-existen, forman un compuesto, una unidad sutancial: la forma o forma sustancial y la materia prima o primera.

Hoy, yo haría corresponder la forma primero con la estructura del sistema, y luego tal vez con otros términos, como los mecanismos del mismo, las funciones y propiedades emergentes, etc.

La forma hará que la cosa sea esto (Pedro) y aquello (una planta). La segunda es una realidad indeterminada que recibe la forma, y que da continuidad a la permanencia aunque sea habiendo recibido otra forma. De la sustancia puede decirse que en modo alguno se puede referir al mundo como una sustancia, sino que en el mundo existen muchas sustancias.

Discutiría lo de "una" versus "muchas", porque otros comentadores lo confunde con "una sustancia" en el sentido "todo es agua", "todo es materia", versus un pluralismo tipo: hay materia, hay espíritu. Lo que Aristóteles entiendo que dice es: hay muchas substancias, tomando "substancia" como "cosa", no como substrato de las cosas.

Vean que aparece "el problema del cambio". Algo que destaca Heráclito, que afirma que la esencia del universo es el cambio. Algo que está presente en mi postura (ver Cosas y Objetos). En otra parte, Somoza escribe:

Nos cuesta creer que en determinados momentos de reflexión no haya reconocido [Heráclito] en silencio que nos es imposible negar, sin caer en el absurdo, que existen cosas que permanecen, al menos durante un tiempo perfectamente delimitable. ¿Habría negado Heráclito que era él la misma persona? Cuando se sentía enfermo y dolorido ¿no habrá reconocido al mismo Heráclito a quien el médico había recomendado una medicina unos días antes? Muchas acrobacias se pueden realizar con la inteligencia y tender trampas y sofismas, celadas y antinomias, pero ante la propia mente, ellas no tienen efecto. Estamos seguros de que Heráclito tampoco pudo engañarse a sí mismo y se limitó a exponer de esa manera desesperada la angustia que producía en su espíritu, curioso y ávido de verdad, la existencia de un problema que no alcanzaba a resolver. Captó un aspecto de la realidad y a él se dedicó con todo su ardor. No supo apreciar o no pudo captar el otro aspecto que las cosas nos presentan: la de su permanencia a través de los cambios.

De nuevo, hoy yo traduciría todo esto a sistemas, cosas compuestas, con estructura, vínculos y mecanismos, que permanencen a pesar de sus partes cambian. La identidad de la mente (el que hoy me reconozca como el mismo de ayer, aunque falte la continuidad de la noche, donde mi conciencia "se desconectó") es un tema disctutir en detalle. Pero en principio, todo indica que resulta de procesos mentales, de nuevo: mecanismos en nuestro sistema, nuestro organismo, que mantiene una relación día a día que pasa: nuestra mente no nace cada día, sino que tiene recuerdos. No somos como el protagonista de Memeno.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía